<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Empresas | PUBLICADO EL 12 octubre 2021

Bimbau: la innovación al servicio de la construcción

Lo que inició como una solución interna para Conconcreto, hoy le quita un dolor de cabeza al sector y se expande en el exterior.

  • Juan Alejandro Saldarriaga planeó Bimbau como directivo de Conconcreto, hoy es el presidente de la nueva compañía. FOTO Julio Herrera
    Juan Alejandro Saldarriaga planeó Bimbau como directivo de Conconcreto, hoy es el presidente de la nueva compañía. FOTO Julio Herrera
  • Bimbau: la innovación al servicio de la construcción
  • Juan Alejandro Saldarriaga planeó Bimbau como directivo de Conconcreto, hoy es el presidente de la nueva compañía. FOTO Julio Herrera
    Juan Alejandro Saldarriaga planeó Bimbau como directivo de Conconcreto, hoy es el presidente de la nueva compañía. FOTO Julio Herrera
  • Bimbau: la innovación al servicio de la construcción
Por OLGA PATRICIA RENDÓN M.

En Colombia no había manera de hacer diseños de proyectos constructivos con materiales colombianos. Las aplicaciones tecnológicas utilizadas por los arquitectos y constructores venían con estándares internacionales, que se aproximaban a nuestra realidad, pero no había forma de saber a ciencia cierta cuántos ladrillos, cemento o hierro eran necesarios para construir un edificio.

Y ni qué decir de las condiciones técnicas de los materiales, era necesario hacer muchos cálculos matemáticos y proyecciones para saber si soportarían el peso de la estructura y si durarían los años necesarios, o cuál era el mantenimiento requerido una vez entregado, lo que hacía que los proyectos tuvieran sobrecostos y desfases preocupantes.

Para solucionar esos problemas, en el área de abastecimiento de Conconcreto crearon una unidad de negocio, la meta era que los recursos fueran invertidos de forma eficiente, agilizando los procesos, mitigando los sobrecostos y garantizando la disponibilidad de materiales para cada momento de la obra.

“Nos fuimos con papel y lápiz a preguntar en cada área qué les dolía, y nos dimos cuenta que habían muchos problemas e ineficiencias. Y que muchas de esas dificultades ya estaban automatizadas en otras industrias, pero la construcción seguía estancada en un modelo muy viejo, lo que en Estados Unidos llaman old fashion”, cuenta Juan Alejandro Saldarriaga, entonces líder de abastecimiento estratégico de Conconcreto.

Lo que encontraron, inicialmente, era que la empresa planeaba muy bien la construcción pero no la compra de los materiales, por lo cual muchas veces se presentaban retrasos por desabastecimiento, o la obra se encarecía por no haberlos comprado con anterioridad.

“Encontramos que había unos patrones de consumo que se habían desconocido, los edificios de viviendas por lo general requerían los mismos materiales, los centros comerciales también tenían similitudes, así como las vías”, detalla. Así que por ahí arrancaron, calculando unos estimativos por metro cuadrado a construir.

Y entonces se decidieron a crear aun merketplace que juntara la oferta de todos los proveedores de Conconcreto, para que, una vez conociendo en detalle cuáles materiales eran necesarios y en qué momento de la obra, se hicieran las licitaciones de forma rápida y segura. “Lo que antes tardaba cinco días, hoy se demora cinco minutos”.

Todo este andamiaje costó un millón de dólares, aunque inicialmente calculaban que costaría 300 millones de pesos. Saldarriaga reconoce que cometieron muchos errores, entre ellos tercerizar el desarrollo tecnológico en dos oportunidades y en ambos intentos fracasaron. Así que decidieron llevar el talento a Conconcreto y hacer la plataforma in house.

Ese primer año lograron un 10% de margen, cerca de 5.000 millones de pesos solo por esa innovación. El experimento fue tan exitoso que esa unidad de negocio se convirtió en Bimbau, una empresa independiente que atiende a las principales constructoras del país, acercándolas de forma transparente a los proveedores.

“Viajamos a Perú, a Estados Unidos y México y vimos que este era un dolor global en el sector de la construcción, entonces pensamos en construir una empresa aparte, porque ya entendíamos lo que había qué hacer y sabíamos hacerlo, pero los directivos de Conconcreto decidieron que nuestra idea valía mucho y que podían invertir en nosotros, así que nos financiaron”, agrega Saldarriaga.

Una nueva empresa

Bimbau nació en marzo de 2020, Saldarriaga se convirtió en CEO de la nueva compañía y Conconcreto fue su primer cliente, aunque sabían que el negocio tenía que crecer con el propósito de atender a las demás constructoras del país. Y para ganar en transparencia crearon unos criterios de evaluación que garantizan que el constructor pueda elegir al mejor proveedor cumpliendo con todos su requerimientos técnicos y de manera confidencial.

Obviamente, cuando crearon la empresa no contaban con que llegaría una pandemia y la construcción se paralizaría. Sin embargo, ese tiempo se utilizó para llegar a más actores del mercado, de modo que pudieran fortalecer su oferta comercial. “Creamos los elementos de la librería BIM, ya no solo con los proveedores de Conconcreto sino con todos los proveedores del mercado que quisieran participar de las licitaciones”, cuenta Saldarriaga.

Hoy Bimbau incluye en su librería 8.000 objetos en más de 60.000 referencias de 3.500 proveedores, todos en formato 3D para la elaboración de diseños y proyecciones de las constructoras.

Y sorprendentemente, ese primer año se negociaron productos a través del marketplace de Bimbau por 1,3 billones de pesos, y este segundo año el cálculo va por $1,12 billones. En total se han realizado más de 9.000 licitaciones. De cada objeto vendido en su plataforma Bimbau gana una comisión, pero también lo hace por la asesoría a los proyectos.

Hoy las principales constructoras del país contratan su abastecimiento a través de Bimbau, no solo como una forma de ahorrar en materiales, sino de hacer una construcción más coherente y planeada, que abarque no solo el diseño y construcción, sino que incluso vaya hasta el mantenimiento. “Cuando desde que diseñas sabes cuáles material utilizarás, sabes también cuándo habrá que hacerle mantenimiento y cuánto te costará”, dice el CEO.

Por ahora, Bimbau proyecta convertirse en el “Netflix” de la construcción, que pueda ser utilizado en cualquier lugar para hacer desde una remodelación hogareña hasta un gran proyecto constructor, sin que eso sea un dolor de cabeza, y ya le está llegando el momento de abrir las alas y buscar nuevos inversionistas

Contexto de la Noticia

el espacio Un lugar para crear la construcción

En el Centro de Innovación de Bimbau, ubicado en la Milla de Oro de Medellín, se construye y alimenta la biblioteca BIM, y se desarrollan proyectos a la medida de las necesidades de los clientes. La idea es que la aplicación cada vez sea más amigable para el usuario y este tenga que hacer el menor esfuerzo, tanto así que pueda utilizarla alguien que no haga parta del sector de la construcción, para hacer arreglos y remodelaciones en su hogar. Bimbau también tiene oficinas en México y está próxima a abrir otras en Miami (Florida, Estados Unidos), en donde ya empezó a formar su biblioteca BIM.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

.