<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Petro prefirió el silencio mientras le estallaba nueva crisis con el ELN

Aunque el mandatario suele ser activo en su Twitter, brilló por su ausencia ante los crímenes que cometió el ELN previo al cese.

  • El presidente Petro no se ha pronunciado sobre el asesinato de tres policías y no condenó el secuestro de la sargento secuestrada por el ELN junto a hijos. Menos de la muerte de alias Iván Márquez. FOTO Jaime Pérez
    El presidente Petro no se ha pronunciado sobre el asesinato de tres policías y no condenó el secuestro de la sargento secuestrada por el ELN junto a hijos. Menos de la muerte de alias Iván Márquez. FOTO Jaime Pérez
10 de julio de 2023
bookmark

Justo cuando la paz total del Gobierno pasa por otra prueba de fuego por la escalada de las acciones delictivas del ELN –ad portas de iniciar el anunciado cese al fuego–, el presidente Gustavo Petro prefirió ser cauto con sus pronunciamientos y optó por el silencio en lugar de rechazar con vehemencia los hechos de violencia de esa guerrilla que afectaron a la Fuerza Pública.

Lea también: Twitter es el centro de mando de Petro: trinó 272 veces en un mes

Pese a que el mandatario suele lanzar decenas de trinos en un solo día para criticar a la derecha, retuitea a activistas y bodegueros que defienden a su gobierno, y suele cuestionar duramente a sus opositores, ante el recrudecimiento de los crímenes del ELN solo hizo un escueto pronunciamiento y no ha cuestionado las acciones de ese grupo que tocan las fibras de su paz total.

Petro calla ante ola de crímenes

El presidente guardó silencio mientras el país se horrorizaba por el asesinato de los patrulleros Samir José Vega Velásquez, Renson García Castro y Jerson David Cuevas Pineda, quienes fueron ultimados en Zulia y Tibú, Norte de Santander, a manos de guerrilleros del ELN que iniciaron un plan pistola horas antes de arrancar el cese al fuego bilateral que la Casa de Nariño decretó desde el 6 de julio.

A estos tres crímenes se les sumó el del secuestro de la sargento Karina Ramírez, del Ejército Nacional, quien fue plagiada el 3 de julio por esa guerrilla junto a sus dos hijos menores de edad y su perro mientras se movilizaba por carretera entre los municipios de Fortul y Arauca, y solo fue liberada hasta el viernes 7.

En el lapso de esas más de 90 horas el mandatario prefirió guardar una especie de silencio diplomático frente a este crimen y después de negarse a condenar lo sucedido, hizo dos escuetos pronunciamientos solo tras la liberación de la oficial y sus dos hijos.

Su primera reacción fue en un corto trino con el que celebró que fue “liberada la sargento Karina Ramírez y sus hijos por el ELN”. Luego, 24 horas después hizo otra breve publicación con la que planteó que “el cese al fuego con el ELN implica el fin de los confinamientos y la libre movilidad en los territorios”. No obstante, no llegó a ser contundente en rechazar este tipo de crímenes.

Lo particular del caso es que justo después de la liberación de la sargento en Arauca, se confirmó otro hecho criminal que perpetraron guerrilleros del ELN. Y en este caso tampoco hubo reacción alguna del jefe de Estado.

Se trata del secuestro de 19 empleados de la empresa KMA Construcciones quienes fueron plagiados en Catatumbo el 7 de julio. Estas personas también resultaron en manos del ELN, pues su secuestro se dio en una zona del municipio de Ocaña donde la guerrilla tiene una fuerte presencia delictiva.

¿Qué pasó con el tuitero?

En lo que va de julio, el presidente ha hecho poco más de 40 publicaciones en su cuenta en Twitter, en la que suele ser muy activo. Entre estas publicaciones la mayoría corresponden a retuits de la cuenta oficial de la Presidencia, de su cónsul en México, Andrés Hernández, y de entidades del Gobierno como el Icbf o el Ministerio de Defensa.

Sin embargo, poco se ha visto de opiniones claras del mandatario sobre esos sucesos de orden público. Una situación similar a la que se vivió cuando en la Casa de Nariño estalló el escándalo de las chuzadas y los audios del embajador Armando Bendetti sobre la plata que habría entrado a la campaña. Petro prefirió guardar silencio y tardó unos días en reaccionar.

Esa poca actividad en redes de Petro es inusual si se tiene en cuenta que ha tenido meses en los que su interacción ha tenido picos de hasta 272 trinos y 361 retuits como EL COLOMBIANO lo registró en abril. Además, ha tenido jornadas en las que sus publicaciones superan veintenas en tan solo una mañana.

Lejos de hablar de la situación de orden público, entre esos mensajes de redes, el presidente trató de mostrar su faceta familiar y felicitó a su hija Antonella por su cumpleaños el viernes. “Mi hija Antonella hoy cumple 15 años. Muchos besos”, dijo Petro.

Resulta llamativo que cuando se confirmó, el pasado 9 de junio, el rescate de los niños indígenas perdidos en el Guaviare el mandatario aseguró que el hallazgo de los menores era el mejor regalo de cumpleaños para su hija menor, por lo que lleva más de un mes felicitándola para distraer a la opinión pública.

Ante el silencio de Petro frente a los crímenes del ELN este diario consultó al equipo de prensa de la Presidencia, pero respondieron que no estaba claro si habría un pronunciamiento oficial, con lo que quedó claro que ese ausentismo ha sido deliberado y en Palacio nadie lo impide.

No obstante, en medio de la escalada de tensiones con el ELN, el presidente y su equipo de Gobierno —la vicepresidenta Francia Márquez y los ministros— viajaron a Buenaventura para realizar un Consejo de Seguridad como respuesta al aumento de acciones delictivas de las bandas.

Y esto no impidió las críticas, pues el ministro de Defensa, Iván Velásquez, desató una tormenta política después de asegurar que a la sargento Ramírez la secuestraron porque ella fue imprudente al circular sola, junto a sus hijos, por las carreteras de Arauca.

Fue tal el nivel de críticas que incluso el propio jefe de Estado tuvo que romper su silencio e hizo un duro pronunciamiento para respaldar a Velásquez. “Quieren ministros de defensa que dejen fusilar jóvenes, bombardeen niños y dejen pasar la cocaína. Para estas personas esos si son los buenos ministros”, dijo Petro.

Más allá de ese espaldarazo a su criticado ministro de Defensa, el mandatario se mantuvo callado incluso frente a la muerte de alias Iván Márquez, el jefe del grupo narcodisidente “Segunda Marquetalia”, quien habría fallecido en Venezuela producto de las heridas del ataque a su campamento de 2022. Otro tema más que toca las fibras de la política de paz total del presidente.

Esta situación ha dejado claro que el mandatario es radical y contundente para armar rencillas políticas y cuestionar hechos como los falsos positivos –que también deben ser condenados–, pero prefiere guardar silencio y mantenerse incógnito cuando se trata de hechos delictivos del ELN que ponen a flaquear su ambiciosa propuesta de paz total.

Hechos de talento
El empleo que busca en Antioquia está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter