<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 28 octubre 2022

“El Indio” usó su propia casa como centro para esconder secuestrados

El narcodisidente revivió las temidas pescas milagrosas. Todo lo hacía delante de su esposa e hijos.

  • Este fue el gesto de Bertulfo Ultengo Mussi, alias “el Indio”, cuando los policías del Gaula le leyeron la orden de captura en el parque de La Plata, Huila. No aceptó los cargos. FOTO CORTESÍA POLICÍA
    Este fue el gesto de Bertulfo Ultengo Mussi, alias “el Indio”, cuando los policías del Gaula le leyeron la orden de captura en el parque de La Plata, Huila. No aceptó los cargos. FOTO CORTESÍA POLICÍA
  • Este fue el gesto de Bertulfo Ultengo Mussi, alias “el Indio”, cuando los policías del Gaula le leyeron la orden de captura en el parque de La Plata, Huila. No aceptó los cargos. FOTO CORTESÍA POLICÍA
    Este fue el gesto de Bertulfo Ultengo Mussi, alias “el Indio”, cuando los policías del Gaula le leyeron la orden de captura en el parque de La Plata, Huila. No aceptó los cargos. FOTO CORTESÍA POLICÍA

En su propia casa, delante de su esposa y sus pequeños hijos, un presunto disidente de las Farc escondía a conductores secuestrados para cobrar los rescates.

Se trata de Bertulfo Ultengo Mussi, alias “el Indio”, a quien las autoridades enviaron a la cárcel, señalado de ser el azote de los choferes en varios corredores viales que comunican a los departamentos de Huila y Cauca.

Investigadores del caso le contaron a EL COLOMBIANO que las acciones de “el Indio” se detectaron hace dos años, cuando la columna móvil Dagoberto Ramos comenzó a instalar retenes ilegales para cazar a los transportistas, en una nueva versión de las “pescas milagrosas” de las antiguas Farc.

Uno de los tramos más afectados era la carretera que va del municipio huilense de La Plata a la localidad de Inzá, en Cauca.

Allí llegaban hombres armados y secuestraban a los transportistas que pasaban en sus camiones o camionetas, para luego llevarlos al hogar familiar de “el Indio”, según la investigación.

La Policía cree que son decenas las víctimas, pero apenas cinco se han atrevido a denunciar, por físico miedo.

“Paraban camiones repartidores de comida, de pilas o mercancía en general. Les retenían la carga, se llevaban al conductor y a su ayudante, y después llamaban a su empresa o al dueño de la mercancía. Le pedían recompensa por dejar ir a las personas y soltar la carga, esa era su modalidad delictiva”, contó uno de los investigadores, y añadió: “Si la empresa se negaba, entonces ‘apretaban’ (intimidaban) a las familias del conductor y del ayudante”.

Su esposa pagó el rescate

Una de las víctimas, cuya identidad reservaron las autoridades, explicó el drama que padeció en enero de este año.

“Yo estaba en La Plata, Huila, ya en límites con el Cauca, trabajando para una empresa electrificadora contratista, y nos llegaron tres personas en dos motos. Yo era el conductor de la camioneta, me apuntaron con armas de fuego y se presentaron como integrantes de la columna Dagoberto Ramos de las Farc”, explicó.

Los disidentes obligaron al chofer a tirarse al suelo y lo sometieron a interrogatorios.

“Llamaron a mi empresa, porque querían un intercambio, que les dieran tres camionetas a cambio de liberarme. A mí también me pidieron $10 millones”, recordó.

Los criminales también llamaron a su esposa, para presionarla y que consiguiera el dinero a como diera lugar.

“Después me llevaron a una vereda y allá me retuvieron en una casa, donde había unos niños. Estuve una noche allá, al otro día cuadraron con mi esposa”, precisó el conductor, quien luego del pago fue liberado.

Según el reporte oficial del caso, algunos de los cautivos estuvieron en la vivienda de “el Indio” hasta por tres días, y a sus seres queridos y empresas les exigían pagar rescates de $10 millones a $50 millones.

Cayó en plena lustrada

El coronel Gustavo Camargo, comandante de la Policía en Huila, comentó que luego de varios días de seguimiento, la captura de “el Indio” se concretó el pasado 24 de octubre en el parque de La Plata.

Bertulfo Ultengo estaba sentado en una de las bancas, haciéndose lustrar los zapatos, cuando los agentes del Gaula lo rodearon. No tuvo tiempo de reaccionar, salvo por una sonrisa nerviosa que se le escapó, según se observa en el video del operativo.

Uno de los policías le leyó la orden de captura por extorsión agravada y concierto para delinquir. En ese momento, su semblante cambió. “¿Cómo así?”, preguntó, mientras cruzaba los brazos.

La audiencia de control de garantías comenzó al día siguiente ante el Juzgado Primero Penal Municipal de La Plata. “El Indio” no aceptó la responsabilidad y el juez le dictó medida de aseguramiento en la cárcel.

De acuerdo con las pesquisas del Gaula, el procesado sería integrante de la red de apoyo de la columna Dagoberto Ramos, a órdenes del coordinador alias “Chinga”.

Esta organización criminal es investigada por la comisión de múltiples delitos en Huila, Cauca y Valle, como homicidios selectivos, masacres, secuestros, terrorismo y desplazamientos forzados.

Las agencias de seguridad sospechan que este grupo ilegal está involucrado en la masacre de siete policías, perpetrada el pasado 2 de septiembre en el corregimiento San Luis, de Neiva. Aquel día fue atacada una camioneta oficial con artefactos explosivos y ráfagas de fusil.

En la actualidad, el principal cabecilla de la columna Dagoberto Ramos es alias “David” o “Cholinga”, quien sigue órdenes de “Iván Mordisco”, el máximo jefe de las disidencias de las Farc en Colombia.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? conversaciones con el gobierno

Las disidencias de las Farc que están bajo la comandancia de “Iván Mordisco”, entre ellas la columna Dagoberto Ramos, han manifestado públicamente su voluntad de negociar un acuerdo de sometimiento con el Gobierno de Gustavo Petro. A partir de allí se han realizado varias reuniones con los delegados de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Danilo Rueda. Como una muestra de voluntad, la organización criminal redujo sus enfrentamientos contra otras facciones, pero continuó con las extorsiones, homicidios selectivos, narcotráfico y control social.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Si quiere más información:

.