Tecnologia | Publicado el

¿Por qué trasladamos el pasado a las redes sociales?

1/1
En 2015 Facebook integró “En este día”, herramienta que recuerda los eventos pasados ocurridos en esa fecha. FOTO SSTOCK

Recordar cómo era su vida hace diez años realmente puede ser un desafío. Es posible que sea un reto mucho más grande que el simple hecho de escoger una foto tomada en 2009 para compararla con una de 2019.

Dar un vistazo atrás significa volver a un ser humano distinto: uno con antiguas amistades o familiares que quizá ya no están. Con un cambio de ciudad, avances en el trabajo, hijos o incluso una transformación en su estilo de vida.

Cuando una persona regresa a un evento del pasado, “la memoria se activa con lo que le genera ese recuerdo. Si es algo grato, la gente se conecta con eso”, cuenta la psicóloga clínica Joxie Ferreira.

Pero, ¿por qué existe la necesidad de enlazar el pasado a una red social? Aunque puede ser satisfactorio compartir un recuerdo con otros, hacerlo también tiene mucho que ver con sus logros en el entorno, al menos en el caso del #10YearChallenge.

El psicólogo clínico David Londoño lo explica: “Cuando una persona se sienta en la sala de su casa a ver sus fotografías viejas, eso lo remite a los avances y mejoras que ha tenido, por ejemplo, durante una década”. Ese es un proceso personal.

“La red social da un aval a la autoestima y al reconocimiento externo en términos de un me gusta. Ahora se publica la mejoría que cada quien ha tenido a través del tiempo y eso produce una cierta sensación de bienestar a nivel emocional. Pero es como si quisieras buscar una aprobación de lo que fuiste más allá de lo que eres hoy”.

No es nocivo compartir recuerdos, pero puede ser útil para entender por qué existe esa tentación constante por trasladar la vida a las redes y por ver likes en la pantalla.

Ver esta publicación en Instagram

#10yearchallenge jajaja tengo otras que pondré en la historia ??

Una publicación compartida de Luisa Fernanda W (@luisafernandaw) el

Contexto de la Noticia

10 YEAR CHALLENGE

El “desafío” que está en tendencia en las redes sociales es el de regresar 10 años en el tiempo para ver cuáles han sido los principales cambios físicos de una persona. El usuario compara una foto de 2009 con una de 2019 y las publica frente a frente. El reto ha estado en Facebook, Instagram y Twitter, en donde las personas se han animado a recordar (y hasta a reírse un poco de sí mismas). “Puede tener un efecto en la persona en el sentido de que ha habido momentos buenos y que se puede volver a eso. La existencia es cíclica y aunque en algunos momentos estamos mal, en otros volveremos a estar bien”, cuenta la psicóloga clínica, Joxie Johanna Ferreira.

#TBT (Throwback Thursday)

No es muy seguro cuál fue el origen de esta etiqueta que cada jueves reaparece principalmente en Instagram. Las siglas TBT significan Throwback Thursday (jueves de antaño) y en teoría el primero en usarlo fue el usuario @bobbysanders22 en Instagram en 2011. La etiqueta tiene como propósito que ese sea el día de la semana en el que en vez de publicar una selfie reciente, usted revise su archivo histórico de fotografías y comparta un suceso que pudo haber ocurrido hace algunos meses o años. Lo más común es ver recuerdos positivos de viajes, encuentros familiares, conciertos, fiestas o alguna experiencia significativa con seres queridos.

#FBF (Flashback Friday)

Por la misma línea del Throwback Thursday (TBT) empezó a aparecer el #FBF o Flashback Friday (viernes de retrospectiva), una etiqueta que busca revivir recuerdos del pasado, pero que en vez de invitar a publicar un jueves, lo hace un viernes. Y aunque el Flashback Friday no se ha hecho tan popular como el Throwback Thursday, el principio es el mismo y refuerza la idea de que la gente, así como antes gozaba de ver álbumes fotográficos en familia, siguen queriendo tener ese vínculo de compartir recuerdos. “Es una forma de mantenerse en contacto, no solo por sus memorias buenas, sino también con otros”, dice la psicóloga Ferreira.

#1MMemories

En 2015 surgió una iniciativa que buscaba juntar un millón de memorias en las redes sociales junto a la etiqueta #1MMemories. El propósito era que cada usuario compartiera un recuerdo de un ser querido que hubiera fallecido y al mismo tiempo se promoviera una campaña para instaurar el Día Nacional del Duelo en Estados Unidos. Esa experiencia se convirtió posteriormente en una red social independiente llamada Alife, que aún sigue vigente y tiene más de 57.000 usuarios. Allí se crean perfiles digitales de personas fallecidas y se van nutriendo de recuerdos (imágenes, videos, frases). Es una plataforma para compartir los buenos recuerdos.

Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

  Otras Noticias

 Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba