<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Economía | PUBLICADO EL 11 octubre 2021

Alza de precios de alimentos en el mundo este año es de 33%: FAO

  • Según la FAO, hay un aumento general en el costo de los alimentos respecto a 2020. En Colombia, el transporte, la devaluación de la moneda y las secuelas del paro son las principales causas. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Según la FAO, hay un aumento general en el costo de los alimentos respecto a 2020. En Colombia, el transporte, la devaluación de la moneda y las secuelas del paro son las principales causas. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
  • Según la FAO, hay un aumento general en el costo de los alimentos respecto a 2020. En Colombia, el transporte, la devaluación de la moneda y las secuelas del paro son las principales causas. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Según la FAO, hay un aumento general en el costo de los alimentos respecto a 2020. En Colombia, el transporte, la devaluación de la moneda y las secuelas del paro son las principales causas. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
Alza de precios de alimentos en el mundo este año es de 33%: FAO

Según su último informe, los fletes, la mano de obra y problemas en las cosechas son la causa del incremento. Analizamos esta situación que también se vive en Colombia.

30%
es el mayor aumento de precio en un producto que se percibe en la central Minorista

El pasado 7 de octubre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), declaró que en promedio, comparando los precios con el mismo periodo de 2020, hay un incremento de 130,0 puntos, es decir, un 32,8% en el costo de los alimentos a nivel mundial.

Algunas de las razones para el incremento son los problemas para exportar, la baja disponibilidad de mano de obra en algunas partes del mundo y dificultades con cosechas, relacionadas con el cambio climático.

Según el informe, algunos de los productos que han tenido un mayor aumento son el aceite vegetal, el maíz, el azúcar y el trigo, con un incremento del 60%, 41%, 53% y 38%, respectivamente.

Las razones

Estos cuatro artículos ven reforzado su valor por diferentes motivos, indica el informe de la FAO: El aceite vegetal subió principalmente por la alta demanda (el aceite de palma alcanzó su máximo histórico) y por la baja en la mano de obra migrante que afecta a Malasia.

Por su parte, el trigo se vio afectado por la disminución en las exportaciones. Según Javier Díaz Molina, presidente de Analdex, la Asociación Nacional de Comercio Exterior en Colombia, “los costos del transporte marítimo a nivel global alcanzan incrementos del 289% en el último año”. Al haber una menor oferta, aumenta la demanda y con ella su valor.

Así mismo, dentro del informe el economista superior de la FAO, Abdolreza Abbassian, señaló que “entre los principales cereales, el trigo será el centro de atención en las próximas semanas, ya que se deberá evaluar la demanda en relación con el rápido aumento de los precios”.

El incremento del azúcar está relacionado, dice el informe, “con las condiciones meteorológicas adversas y el incremento de los precios del etanol en Brasil, el mayor exportador del mundo”.

En el caso del maíz, su incremento de precio se debe a una mejor perspectiva a lo que se tenía estimado y la bonanza en Estados Unidos y Ucrania que lograron evitar la escasez que se especulaba por los huracanes en el norte de América.

Igualmente, Camilo Herrera, vocero de Raddar, afirmó que para Colombia el caso de este grano es particularmente alarmante, porque “ante el mayor valor de los fletes y la devaluación de la moneda, el precio del maíz sube” y afecta a los pequeños y medianos productores.

Aparentemente estables

En el caso de los productos lácteos, el informe de la FAO no hace una comparación de precios de 2021 con los de 2020, aunque señala que hubo un aumento respecto al mes anterior del 1,5%, referente al incremento en la demanda de productos como la mantequilla.

Ahora, hablando de la carne, esta en septiembre se mantuvo estable respecto a agosto, pero su precio creció un 26,3% respecto al 2020.

Sin embargo, estos dos productos son los que tuvieron un mayor incremento en Medellín, explicó Edison Palacio, vocero de la Plaza Minorista: “Todo lo que tiene que ver con carne bovina y carne porcina ha venido con un crecimiento importante, este insumo está siendo exportado a un precio internacional que está por encima del nacional, por lo que los ganaderos prefieren enviar sus productos a los mercados de afuera y lo que queda aquí en Colombia, en Medellín, está con un valor agregado importante”.

Ese incremento en la cadena de valor implica sobrecostos en los concentrados y pastos, así como en los productos derivados del sector como los lácteos: “Los quesos están con unos costos muy altos y se han mantenido inclusive después del paro nacional que vivió el país, estos precios no se han regulado” cuenta Palacio.

Daniel Luján, comerciante de quesos en la misma plaza, afirma que “últimamente hemos tenido un alza en la leche, que es la materia prima para los quesos. La cuajada fue lo primero que subió, se conseguía a $7.000 el kilo y alcanzó los $12.000. El queso costeño se compraba a $8.500 y en estos momentos se pagan $14.000, depende de la calidad”.

En total, calcula Palacio, los sobrecostos de este sector rondan el 30% y se dan principalmente por un tema de devaluación del peso frente al dólar.

Explica Herrera que, “en la medida en que la moneda norteamericana siga perdiendo fuerza a nivel global, todas las otras monedas se devalúan e inevitablemente disminuye la capacidad de compra de insumos internacionales, se ve limitada y hace que los costos en el mercado local tiendan a crecer”.

Así mismo, agrega que “una cosa es producir con un dólar a $3.000 y otra con un dólar a $3.800, evidentemente es un aumento grande en la estructura de gasto de los productores de alimentos”.

Otras afectaciones

Palacio explica que hay otros productos con problemas de precios, pero no solo por la devaluación de la moneda, también por sobrecostos en el transporte como “los insumos de panadería, (harinas, levaduras, azúcar). Algunos son importados y han venido con aumentos considerables”.

Luján cuenta que, por ejemplo, “un bulto de harina de 25 kg está costando $132.000 y valía $85.000”.

Aunque en el mundo los fletes de transporte marítimo se han encarecido en un 289%, en el caso particular de Colombia, comenta Díaz, “habían aumentado 443%, alcanzando tarifas que superan los US$ 14.000 para un contenedor de cuarenta pies”.

Una de las razones de ese incremento, explica Miguel Ángel Espinosa, vocero de FITAC, gremio del sector logístico en el país, es la “escasez de contenedores y la falta de una regulación en los precios de los fletes, porque la plataforma SICE-TAC no está cumpliendo su objetivo, por lo que los transportadores ponen sus propios precios, afectando directamente a los importadores y exportadores”.

Espinosa además resalta que, aparte de los costos de importación se deben sumar los gastos de “los patios de contenedores internos donde se cobran hasta US$200 por ubicar un contenedor. Se tiene dificultades con el despacho de mercancías, los transportadores llegan a tiempo para ser cargados, pero el puerto retiene la carga hasta 6 horas”.

Las secuelas del Paro Nacional también han influido en los sobrecostos del transporte. En palabras de Palacio, durante ese momento “el porcentaje estaba entre el 30 y 40%, y el problema
es que no han bajado, sigue a ese nivel. Entiendo que también los hidrocarburos han venido subiendo, entonces es una cadena que termina en el consumidor final, que paga todas esas cargas adicionales cuando compra los alimentos”.

Para Palacio, mientras no se resuelva el gran problema de los altos cobros por los fletes, así como los costos
de importación de insumos, los precios de los alimentos se mantendrán altos y continuarán al alza.

El consumidor

Espinosa señala que el incremento de los precios es preocupante porque “Colombia es un país altamente exportador de alimentos, estos representan un 34,6% de las exportaciones totales”.

Al darse un incremento de precios, es probable que los consumidores empiecen a cambiar un producto
por otro, a reducir porciones o excluirlos definitivamente de su dieta.

Y agrega: “Si antes una familia comía cinco libras de carne por semana, ahora solo está comiendo dos o tres, porque no le da el presupuesto, porque el ingreso para muchas familias es el mismo, pero los productos van al alza”.

Para Herrera, en la ciudad estamos “ante un cambio, por los costos del mercado que hace que los hogares no puedan acceder a todos los alimentos y a la calidad que se necesita”.

Palacio resalta finalmente que “nuestra ventaja es que existe ese formato, esa cultura del recateo y el rebusque, entonces voy y busco en la plaza el local donde pueda encontrar el mejor precio o el que se acomode a mi menú, está en juego la creatividad del consumidor”

60%
ha aumentado el precio del aceite vegetal comparado con su valor en 2020.
Infográfico

Contexto de la Noticia

Radiografía Frutas y verduras, fluctuación habitual

En el informe de la FAO se destaca un aumento del 60% en el costo de verduras, al compararlo con el 2020, pero en el caso de Colombia esa diferencia es menos perceptible. Cuenta Edison Palacio, vocero de la Plaza Minorista, que únicamente la mora y el aguacate tienen un precio particularmente elevado, mientras que otros productos que también están al alza como la piña, la papa, el tomate corresponden más a fenómenos de cosecha normales y no a factores externos que encarezcan su producción o su transporte. “Las legumbres en general, todo lo que son las verduras, tienen un ritmo de precio muy similar al año anterior que dependen de las ofertas y las cosechas, pero la plaza mantiene precios muy favorables, porque somos reguladores de precio, eliminamos intermediación” para que el producto que llega a la plaza tenga el menor valor posible.

Miguel Bernal Carvajal

Periodista y magíster en Escrituras Creativas. Buzo de corazón, amante de los viajes, el arte y las buenas historias. También escribo cuentos.

.