cultura | Publicado el

La cultura, ese cuento al que todavía le faltan lectores

ElColombiano
Entre los indicadores culturales los índices de lectura y eventos del libro hablan muy bien de Medellín. Un programa como la Fiesta del Libro es vital para la ciudad. Foto: Andrés Camilo Suárez
ElColombiano.com

No se trata solamente de leer libros, escuchar música o ver cine. La Encuesta de Consumo Cultural del Dane, que define preferencias de actividades de los colombianos, incluye en el mismo envoltorio de “culturales” a las corridas de toros, las ferias municipales y el zoológico.

Esto quiere decir que en el escenario de las políticas de Estado, ir a un concierto de Madonna, leer una novela, revisar Facebook o visitar la Hacienda Nápoles son eventos culturales.

El indicador en este campo que se destaca en Medellín es la lectura de libros, que creció del 17 %, en 2017, a 22 %, en 2018. Así lo define la Encuesta de Percepción Ciudadana, hecha por Medellín Cómo Vamos, que examina lo que piensan los paisas sobre su calidad de vida.

Además, la Encuesta Nacional de Lectura, realizada por el Dane en 2017, posicionó a la ciudad como la que más lee en Colombia con 6,8 libros por persona al año, por encima de Bogotá, con 6,6 (aunque la encuesta se hizo solo entre personas que leen).

Para el exdirector de la Fiesta del Libro de Medellín, Juan Diego Mejía, estos números son el reflejo de aciertos sociales. “Mantener el vigor de la Fiesta del libro ha sido fundamental. Esto hizo que se abrieran más librerías y editoriales, contrario al resto del país”, explica Mejía, quien fue Secretario de Cultura entre 2004 y 2005.

El funcionario agrega: “Una política que ha tenido continuidad entre los últimos cuatro gobiernos. Los parques biblioteca, con todas sus debilidades, son una realidad”.

De hecho, en 2017 y 2018 la Fiesta del Libro alcanzó su cifra más alta: 500.000 espectadores, la cuarta más significativa de América Latina, según la Secretaria de Cultura Ciudadana de Medellín, Lina Botero. “Eso da cuenta de una ciudad que viene desde hace años generando promoción de lectura y escenarios para el libro”, comenta.

Más público y escenarios

Por otro lado, asistir a espectáculos públicos sigue siendo importante para el colombiano y, particularmente, para el medellinense.

El informe de la web del Gobiermo Pulep, que monitorea artes escénicas y espectáculos en Colombia, muestra que Medellín se posici0nó como la segunda ciudad del país con mayor recaudo de contribución parafiscal por espectáculos públicos como conciertos, obras de teatro o danza. Este impuesto se reinvierte en la infraestructura del sector.

“Estas cifras dan cuenta que en Medellín cada vez se va más a este tipo de actividades”, comenta Lina Botero.

Así mismo, la Encuesta de Consumo Cultural en Colombia, publicada hace dos semanas, indica que dentro de la categoría de Espectáculos y Presentaciones, la asistencia a conciertos fue la más relevante, con un 31,6 %.

Otra mirada

No todos los datos son alentadores. El informe Medellín Cómo Vamos muestra un indicador alarmante. La gente no ve con interés la cultura, sobrepone otros temas como salud y educación. 34% no ve con interés ninguna actividad de esparcimiento. La cultura aparece en el último escalón de preferencias del paisa y de la administración municipal –tuvo el presupuesto más bajo (2 %) de todas las áreas para 2018–.

Para Juan Diego Mejía, esos porcentajes hablan de una apatía hacia este campo. “Nuestra sociedad todavía no tiene en su imaginario los asuntos culturales. Comparada con la salud, la cultura es marginal”.

Sin embargo, Lina Botero no lo ve así. “La cultura de todas maneras aparece en el top 10 de los intereses más importantes. Sigue siendo este un tema prioritario para el ciudadano”.

Así no sea lo principal para estos ni para la Administración, es claro que está entre sus rutinas diarias: sea leyendo un poema, asistiendo a un centro comercial, visitando la nueva sede de la Biblioteca Pública Piloto o viendo los hipopótamos del Nápoles. .

La cultura, ese cuento al que todavía le faltan lectores

Contexto de la Noticia

El enfoque de esta encuesta es calidad de vida: trata de mostrar el acceso y el nivel de satifacción de diversos temas de la ciudad como salud, transporte, empleo, seguridad o convivencia.

Una de las preguntas que ponderó la Administración fue la relevancia entre los sectores: la cultura está en el eslabón más bajo de la cadena. “Antes que pensar en ella el ciudadano de a pie está pensando en el pasaje para ir al colegio, o en una cita médica”, explica Piedad Patricia Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos.

Esta es una muestra representativa de 1.500 hogares de todas las zonas, edades y estratos de Medellín.

Mide, por ejemplo, la satisfacción cultural que este año fue de un 70 %, una “cifra muy alta”, según Restrepo. Destaca que el principal indicador sea que en la ciudad la mayoría de las personas encuestadas no fueron a ninguna actividad cultural: “Cuando lo comparamos con otros territorios de la Red Medellín Cómo Vamos seguimos siendo de las principales en las que no hay ninguna participación en este sector”, explica Restrepo.

Entre la razones para esta especie de apatía ella cree que hay actividades que son más aglutinantes y que la gente prefiere, como el deporte. A este tenor, los paisas prefieren ir a jugar fútbol o trotar, en lugar de ir a un concierto o leerse un libro.

El Portal Único de Espectáculos Públicos de las Artes Escénicas (Pulep) desde 2012 hace un registro detallado de los eventos públicos que se realizan en el país. Nació junto con la Ley de Espectáculos Públicos como una forma de simplificar y centralizar los trámites para la realización de este tipo de eventos. Entre otros asuntos, esta Ley dice que solo habrá un impuesto de 10 % sobre toda boleta que supere los tres UVT (Unidad de Valor Tributario), $ 99.468 para este año.

Bajo este marco, a noviembre de 2018, el recaudo nacional va en $ 116.988 millones de pesos, de los cuales $ 16.310 (14 %), se originaron en Medellín. “Este es el segundo municipio con mayor recaudo de Colombia”, dice en un comunicado el Ministerio.

De ello dan cuentan los 3.709 eventos incritos en casi tres años (esto da cerca de 10 por día). Otra cifra destacada es que la ejecución (en lo que se invierte la plata recogida) corresponde al 13 % del total reportado, la segunda más grande del país.

Como consecuencia de esto la infraestructura cultural (teatro, casas de cultura o salas de eventos se han fortalecido a partir de estas inversiones. Hasta ahora han sido 15 escenarios de la ciudad beneficiados (11 son de naturaleza privada), no solo con mejoramiento de las edificaciones sino con dotación en equipos.

Esta investigación es elaborada por el Departamento Nacional de Estadística, Dane. A diferencia de las dos anteriores, presenta resultados en el país, y combina opciones de consumo cultural, como producción y comportamientos. “Es importante teniendo en cuenta que se ha hecho mucho por la formación de públicos, aunque se debería incluir la valoración de las producciones”, comenta Laura Rojas de Francisco, investigadora del Departamento de Mercadeo de la Universidad Eafit.

Para la docente, sería interesante tener comparativos por edades y ciudades. “El consumo es tan diverso, que estos porcentajes pueden parecer bajos si no hay un punto de comparación”.

La cifra que despunta en esta Encuesta es la de lectura, bastión del MinCultura anterior: un 50,3 % de colombianos lee libros como actividad cultural preferida. “Por el contrario parece que las revistas son un formato que se está dejando de consumir por los jóvenes”, indica la profesora.

Le sigue en preponderancia el consumo de cine, con un 40,5 %, el cual asocia Rojas con otros entornos digitales (Netflix, HBO). En conclusión, para la investigadora, estos datos evidencian la influencia de las tecnologías en el usuario final: “Pasó de mero receptor-consumidor a productor-consumidor”.

Youtube es una red en la que los usuarios producen su propio contenido, sin intermediarios.


Powered by