<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Mundo | PUBLICADO EL 24 marzo 2022

Rusia quiere la rendición de Ucrania bombardeando a civiles

Putin le insistió al gobierno de Ucrania que se rinda, mientras EE. UU. anunció más sanciones.

  • Los bombardeos han afectado barrios residenciales. FOTO: Getty
    Los bombardeos han afectado barrios residenciales. FOTO: Getty
  • Los bombardeos han afectado barrios residenciales. FOTO: Getty
    Los bombardeos han afectado barrios residenciales. FOTO: Getty
Rusia quiere la rendición de Ucrania bombardeando a civiles
Infográfico

Si con algo no contaba Rusia en la guerra que desató contra Ucrania hoy hace 30 días, es la voluntad de hierro de los ucranianos para defender su territorio.

Las imágenes de civiles que se entrenaron en pocas horas junto a los soldados de Ucrania para evitar la caída de las ciudades estratégicas, se reproducen como una película de guerra traída a la realidad, y las cuentas cortas de Putin sobre la toma y rendición de ciudades estratégicas se alargan, como se alargan los combates con el paso de los días.

“Estamos determinados a combatir en cada edificio, en cada calle, en cada parte de la ciudad”, afirmó a AFP, Klitschkom, un excampeón mundial peso pesado de boxeo que combate por Ucrania.

A testimonios como los del pugilista se suman a diario los de otros civiles que generan la resistencia y funcionan como un muro hasta ahora infranqueable para Rusia.

El cineasta ucraniano Oleh Sentsov, luego de permanecer cinco años preso por protestar por la apropiación de Rusia sobre la península de Crimea, se alistó como voluntario en la Defensa Territorial tras la invasión rusa de Ucrania.

“Realmente no hay combates cuerpo a cuerpo ni disparos de armas automáticas. La mayoría de las veces es artillería y tu trabajo consiste en mantener el frente en una trinchera y no morir en los bombardeos”, expresó el cineasta en una calle de Kiev.

Ante el poco avance en la “conquista” de los territorios ucranianos (ver mapas), el Kremlin decidió cambiar la estrategia de los ataques terrestres con infantería militar, y a pesar de que desde el inicio de la confrontación ha usado las bombas, desde este miércoles intensificó los bombardeos sobre Kiev y Mariúpol para intentar someter a estas dos ciudades importantes para el gobierno de Vladimir Putin.

Fue así como los silbidos que preceden a las bombas y luego las detonaciones se escucharon en la tarde del miércoles en Kiev y Mariúpol. En la primera ciudad fue bombardeado el barrio Nyvky, donde afortunadamente solo salieron heridas cuatro personas, pero fueron destruidas varias viviendas.

“Acababa de volver de fumar un cigarrillo afuera cuando, de golpe, ¡bum! El techo se hundió”, contó a la AFP Volodimir Ojrimenko, quien vive en una de las viviendas afectadas donde los bomberos trataban de extinguir las llamas.

En la segunda, las bombas cayeron sobre la fábrica siderúrgica y metalúrgica Azovsta, la cual terminó seriamente dañada, como lo informó la diputada Lesia Vasylenko.

“Una de las industrias metalúrgicas más importantes de Europa está destruida. Las pérdidas económicas para Ucrania son inmensas”, dijo.

Mientras tanto, Kiev sobrevive a la embestida rusa con un toque de queda en el que, afirman algunos combatientes, se preparan para responder a la ofensiva militar rusa que busca sitiar a las principales ciudades.

Rechazo total al bombardeo

Mientras los bombardeos a las ciudades de Ucrania se pasan por televisión, los gobiernos de distintos países reiteran su rechazo al uso de este tipo de armas en los que mueren civiles como el caso de la periodista rusa, Oksana Baulina, quien perdió la vida mientras grababa los daños producidos por un cohete lanzado sobre un centro comercial de la capital ucraniana.

El repudio también se da porque Rusia ha bombardeado sitios protegidos por el Derecho Internacional Humanitario, como lo son teatros, escuelas, iglesias y refugios en los que se resguardan personas de los combates.

“En función de la información actualmente disponible, el gobierno de EE. UU. determina que miembros de las fuerzas rusas han cometido crímenes de guerra en Ucrania”, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken.

Tras los últimos hechos, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, buscará un nuevo paquete de medidas contra Rusia para ahogar sus finanzas. Para discutir el tema, Biden se reunirá hoy con la OTAN, el G7 y el Consejo Europeo, y el viernes se reunirá con Andrzej Duda, presidente de Polonia.

“Se enfocará no solo en añadir nuevas sanciones sino en garantizar que haya un esfuerzo conjunto para que no se eludan las sanciones”, manifestó el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

En las entrevistas que realizará Biden, está la de potenciar una estrategia para seguir manteniendo al margen de la guerra a China, debido a que si entrara con un apoyo directo a Rusia en el campo económico o enviando armas, inclinaría la balanza a favor de Putin.

Hasta ahora, la posición desde Pekín, que se ha negado a condenar la guerra de Putin o a respaldar las sanciones de Occidente, ha permitido que las fuerzas ucranianas hayan resistido con éxito las embestidas de las fuerzas rusas, pero si tomara partido, esas fuerzas pueden desequilibrarse.

Este es uno de los motivos por los cuales la Casa Blanca considera que el conflicto ruso-ucraniano no terminará a corto plazo “y vendrán días duros en Ucrania, los más duros para las tropas ucranianas en el frente y los civiles bajo el bombardeo ruso”, como lo expresó el portavoz Sullivan.

Por ahora, la OTAN anunció más ayuda a Ucrania con sistemas avanzados de defensa antiaérea, antitanques, armas y municiones para continuar con la resistencia frente a las tropas rusas que ayer se replegaron ante otro intento fallido de tomarse las ciudades.

Todo este escenario de la guerra se caldea aún más con el temor de un ataque con armas químicas por parte de Rusia, que no ha podido doblegar a Ucrania, la que le dijo de manera tajante a Rusia que por ahora no se rendirá.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Si quiere más información:

.