<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Entretenimiento | PUBLICADO EL 25 enero 2022

“No se habla de Bruno” de Encanto, el mayor éxito de Disney desde 1995

  • “No se habla de Bruno” es interpretada por la familia madrigal en la película. FOTO: COLPRENSA.
    “No se habla de Bruno” es interpretada por la familia madrigal en la película. FOTO: COLPRENSA.
  • “No se habla de Bruno” es interpretada por la familia madrigal en la película. FOTO: COLPRENSA.
    “No se habla de Bruno” es interpretada por la familia madrigal en la película. FOTO: COLPRENSA.
EFE

A poco menos de dos meses de su estreno “Encanto” sigue recibiendo buenas noticias. Hace dos semanas, la banda sonora compuesta por Lin-Manuel Miranda, se coló en el Nº1 del top Billboard 100, ahora la canción “No se habla de Bruno” se ha consagrado como la de mayor audiencia en la historia de Disney desde 1995.

La canción, que ya ha alcanzado el segundo puesto de la lista Billboard 100, arrasa en las listas de éxitos de todo el mundo, desde Spotify con más de 76 millones de reproducciones y 9.000 descargas (tan solo en EE.UU.) hasta Apple Music e iTunes, pasando por encabezar la lista global de vídeos musicales de YouTube.

Hacía tiempo que Disney no sorprendía con una canción tan popular y pegadiza como esta. La última vez fue en 2013, con el estreno de la película “Frozen. El reino de hielo”, por lo que se puede decir que “No se habla de Bruno” se puede comparar con el éxito que tuvo “Suéltalo” (”Let it go”).

“No se habla de Bruno” desplazó a “Colores en el viento” (”Colors of the Wind”) compuesta por Vanessa Williams para la banda sonora de “Pocahontas” y un año antes lo hizo “Es la noche del amor” (”Can you feel the love tonight”) de Elton John para “El Rey León”.

De esta manera, “No se habla de Bruno” (”We don´t talk about Bruno”) no solo ha igualado los logros de estas canciones sino que también los ha superado. Sin embargo, se ha quedado a las puertas de conseguir el triunfo total, ya que el primer puesto en la historia de las canciones de Disney lo tiene “Un mundo ideal” (”A whole new world”) de Tim Rice y Alan Menken para “Aladdin”, que llegó al número 1 en marzo de 1993.

La idea de Miranda era crear la típica canción del villano de Disney pero desde una perspectiva externa, y para ello puso a la familia Madrigal a interpretar la canción en conjunto, presentando así al público a su misterioso pariente llamado Bruno, quien desapareció misteriosamente hace años.

A los Madrigal les disgusta particularmente Bruno por su capacidad para predecir el futuro, ya que la mayoría de sus visiones no necesariamente terminan siendo favorables para la familia, por ello no les gusta hablar de él. Opinión que no comparte el público, al que ciertamente le encanta escucharlo especialmente en las redes.

En Tik Tok el sencillo es protagonista de numerosos vídeos que acumulan millones de reproducciones, desde coreografías inspiradas en Bruno hasta vídeos que utilizan la música de acompañamiento, pasando por niños que juegan a disfrazarse de personajes de la cinta o adultos que no se pueden quitar de la cabeza la melodía.

El personaje de Bruno se iba a llamar Oscar Madrigal en un principio, sin embargo, debido a un problema legal, tuvieron que cambiar de nombre. Había cinco alternativas, pero a Miranda solo le convencía una, la de Bruno.

A pesar de ser la más querida por el público, no podrá ser nominada al Oscar en la categoría de Mejor canción original, ya que Disney presentó en su lugar a la preselección “Dos Oruguitas”, una balada acústica en español interpretada por Sebastián Yatra.

“Encanto” cuenta la historia de una extraordinaria familia, los Madrigal, que viven en una casa mágica en las montañas de Colombia. La magia de Encanto ha dotado a todos los niños de la familia de un don único, desde la súper fuerza hasta el poder de curar, pero se olvidó de un miembro de la familia: Mirabel.

Cuando ésta descubre que la magia que rodea la casa está en peligro, decide que ella, la única Madrigal normal, podría ser la última esperanza de su extraordinaria familia.

.