<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Literatura | PUBLICADO EL 10 septiembre 2021

Luto en la literatura colombiana, falleció el poeta Jaime Jaramillo Escobar

  • El poeta de 89 años falleció esta mañana en su casa. Foto: Donaldo Zuluaga Velilla
    El poeta de 89 años falleció esta mañana en su casa. Foto: Donaldo Zuluaga Velilla
  • El poeta de 89 años falleció esta mañana en su casa. Foto: Donaldo Zuluaga Velilla
    El poeta de 89 años falleció esta mañana en su casa. Foto: Donaldo Zuluaga Velilla
Redacción Cultura

El poeta nadaísta Jaime Jaramillo Escobar, de 89 años, falleció en Medellín, en su casa cerca de la avenida San Juan.

La noticia fue confirmada por el Taller de Poesía que dirigió en la Biblioteca Pública Piloto por más de 30 años y por su sobrino Gabriel J Henao.

El poeta de quien Gonzalo Arango escribió “Para mí no hay mejor compañía que la de Jaime Jaramillo Escobar“ se le conocía en el mundo de las letras como X-504.

El fundador del nadaismo dijo en un famoso perfil que le escribió en 1966 llamado El poeta X-504: un artista con placa de carro: “De X-504 se dice que es el mejor poeta de nuestra generación nadaísta (con perdón de los otros mejores). Es silencioso como un secreto; misterioso como una cita de amor; solitario y profundo como un río profundo. Su seudónimo de placa de carro se debe a su desprecio por la popularidad, y también para que su patrón no lo echara del puesto al enterarse de que era poeta, y además nadaísta”.

Añadió Arango en su perfil que él mismo “se embola todas las mañanas antes de salir para el trabajo, y a las 8 en punto marca su tarjeta y le da los buenos días al patrón. Almuerza en lóbregos restaurantes para clase media donde no corra peligro de encontrarse con intelectuales, ni con poetas que tengan el desayuno envolatado. De las mesas siempre elige para sentarse la que está en el rincón”.

Creciendo entre libros:

“Yo nací bobo desde el principio y por eso siempre he estado con un libro en la mano”, se lo contó a EL COLOMBIANO cuando este diario lo entrevistó por sus 80 años.

Contó que lo del libro en la mano seguro tenía que ver con su mamá y su papá. Ella pintaba, él era maestro de escuela. Esa escuela en la que Jaime iba a leer, sin que nadie le controlara lo que leyera, “porque nadie se daba cuenta”. Nació en Pueblo Rico, Antioquia.

El seudónimo aquel de placa de carro, el X-504, nos contó que lo sacó de la cédula. Son tres de sus primeros números. Él lo usó esa vez porque trabajaba en una entidad oficial y publicaba en periódicos y le parecía mejor tener un seudónimo e independizar las actividades.

Pero después no volvió a firmar nada así. Ya no, porque “en buena parte es como el que tira la piedra y esconde la mano. Me pareció que si el escritor es franco y directo debe poner un nombre”, contó.

Lo particular es que Jaramillo Escobar se hizo popular en Colombia y afuera con ese seudónimo, y así lo siguieron buscando, como el poeta X-504.

Gonzalo Arango escribió de esto que: “Le será difícil deshacerse del fantasma que ocultaba su verdadera realidad, tan real que es otro misterio”.

Muchos de sus amigos decían que Jaime era un hombre raro, pero no raro en sentido común.

Su amigo, el poeta Eduardo Escobar explicó a este diario hace algunos años que era difícil hablar de él, “porque es el tipo más raro del mundo. Es un hombre de una decencia y una pulcritud en el trato y una delicadeza, que no parece de este mundo. Gonzalo Arango lo llamaba monstruo, y decía que era el único nadaísta que trabajaba”.

Jaime fue un hombre que trabajó toda la vida. Tuvo una agencia de publicidad, fue técnico de computadores cuando los computadores eran gigantes, y hasta inspector de policía, aunque él mismo anotó que en ese entonces no tenía nada que ver con la policía, sino que los inspectores trabajaban en los corregimientos, en una oficina que era como una alcaldía, pero no del todo.

Siempre escribió poesía y dio conferencias, hacía lecturas y el año pasado nos contó que su taller literario, el tradicional de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, lo estaba dictando por WhatsApp.

Un homenaje

Por ser un icono de las letras nacionales y un maestro de la poesía desde la Biblioteca Pública Piloto, este espacio le ofrecerá un homenaje por la vida en cámara ardiente de Jaime Jaramillo Escobar, a partir de las 7:00 p.m. de este viernes en su Hall Principal y la ceremonia de exequias en la Plazuela San Ignacio en la parroquia San Ignacio este sábado 11 de septiembre a la 1:00 p.m.

Y aquí puede escuchar a Fernando Mora, docente y director de la Maestría en Escrituras Creativas de la Universidad Eafit hablando del legado de Jaime Jaramillo Escobar.

Contexto de la Noticia

Su poesía Comentario de la muerte

Os preocupáis demasiado de que vuestra casa esté limpia,

y de que vuestros negocios estén sucios.

Lo importante es mantenerse ocupado todo el día,

porque no sabéis qué hacer con el tiempo libre.

Y por eso vivís inventando cosas permanentemente.

Pero yo os digo:

Hay que hacer esta noche una fiesta privada en casa de cada cual,

porque hoy es víspera de la muerte.

Apuráos.

.