<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Coronavirus, contra el miedo | PUBLICADO EL 17 septiembre 2020

A equilibrar el trabajo en casa y la vida familiar

Una encuesta de la Andi mostró que la reducción de ingresos por la covid impulsó el desarrollo de nuevas actividades de los empleados.

El aislamiento declarado para contener el avance de la pandemia y las actuales condiciones de nueva normalidad llevaron a desarrollar las tareas laborales de manera principal en la casa, lo que evidentemente hace que el uso de medios digitales sean las herramientas por excelencia para cumplir esos compromisos.

En ese contexto, Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), presentó ayer la Encuesta de Conciliación de Vida Laboral, Familiar y Personal en la que participaron, 277 empresas y 8.669 personas.

Los hallazgos

El trabajo evidenció que las jornadas laborales han sido en promedio mayores a ocho horas diarias, según el 57,7 % de los encuestados. En términos de género, 61 % de las mujeres y 53,2 % de los hombres han visto aumentadas sus jornadas de trabajo.

Y aunque las jornadas laborales y las actividades domésticas aumentaron para todos los casos, las personas mantuvieron su interés en desarrollar actividades académicas y de formación, en comparación con el tiempo que venían destinando antes.

En ese sentido, el 69,9 % de las personas manifestó realizar este tipo de actividades: el 73,8 % de los hombres y el 65,7 % de las mujeres.

La muestra, realizada con el apoyo del Ministerio del Trabajo, dejó ver que la convergencia de las actividades en el hogar con los asuntos laborales, familiares y personales ha representado un reto a la hora de encontrar un balance adecuado, armónico, y de establecer límites entre ellas.

El 36,8 % de los consultados aseguró que no estaba realizando actividades como atender citas médicas, tratamientos de cuidado, ejercitarse, meditar o atender actividades espirituales. Además, 32 % observó una reducción en sus ingresos, y 46 % aseguró que sus gastos aumentaron (ver Para saber más).

Esto significó la búsqueda de otras actividades económicas en 17 % de los casos: desarrollo de ventas de productos o alimentos por redes sociales y domicilio (71 %), de servicios (8 %) y emprendimientos familiares (6 %) son algunos.

Las acciones

María del Rosario Gómez, socia de la firma Duarte García & Abogados, explicó que los resultados coinciden con los estudios y observaciones elaborados en otros países, y sugirió que las empresas realicen una caracterización del personal para tener claridad sobre cómo es el impacto del trabajo en casa y las condiciones en los hogares.

“Hay que ser conscientes de que estar trabajando en la casa o el trabajo remoto no significa abusar de las horas de trabajo y estas tienen que ser racionales para que los empleados tengan horarios flexibles que le permitan manejar su vida personal, familiar y tener espacios de esparcimiento”, expresó Gómez.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, señaló que la encuesta permitirá visualizar los cambios que se han generado para revisar cómo aportar a la creación de una nueva forma de atender lo laboral con lo familiar, especialmente en las mujeres y, en particular, entre las jefas de hogar.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS La nueva normalidad

En contraste con la encuesta de la Andi, la semana anterior, Ronald Bakalarz, presidente de la junta directiva de Analdex, sostuvo que es exagerada la importancia que se le está dando al trabajo en casa. Según el empresario las carreteras, los puentes, las viviendas, las manufacturas no se pueden hacer trabajando desde la casa. “Hay que aterrizar un poco para entender que esa no es la solución del futuro ni es la nueva normalidad, porque todavía el 90 % de la creación de riqueza de cualquier país se genera con el trabajo físico”, expresó Bakalarz, quien añadió que los trabajadores de cuello blanco si pueden trabajar en casa.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.