<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 16 septiembre 2022

Dos veces le ha fallado Márquez a la paz: ¿lo recibirá Petro?

El desertor busca pista en la “paz total” tras retomar las armas y el narcotráfico. EE.UU. reaccionó a llegada de Maduro a mesa con ELN.

  • Comisionado de paz, Danilo Rueda, y el disidente y jefe de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez. FOTOS: CORTESÍA
    Comisionado de paz, Danilo Rueda, y el disidente y jefe de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez. FOTOS: CORTESÍA
  • Comisionado de paz, Danilo Rueda, y el disidente y jefe de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez. FOTOS: CORTESÍA
    Comisionado de paz, Danilo Rueda, y el disidente y jefe de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez. FOTOS: CORTESÍA

Las dudas sobre el estado de salud del disidente Iván Márquez están disipadas: ni tiene muerte cerebral, como insinuó el Gobierno anterior, ni murió en medio de la selva tras un atentado, como anticiparon los medios. El comisionado de paz, Danilo Rueda, confirmó que está vivo y que, además, busca pista para sumarse a la “paz total” del presidente Gustavo Petro, lo que se convertiría en su tercer intento por pasar a la vida civil.

En sus firmas a procesos de paz, Márquez ha tenido dos oportunidades de obtener una silla en el Congreso y en ambas las ha abandonado para retomar las armas.

En 1986 obtuvo una curul en la Cámara –por la Unión Patriótica– luego de que parte de las Farc fimara la paz con el gobierno de Belisario Bentancur. No obstante, volvió a las armas y llegó al Senado en 2018 tras los diálogos entre el entonces presidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Farc.

Las dos veces, Márquez encontró razones para volver al monte y retomar la guerra. Con la UP dijo que se retiraba por el exterminio a los miembros de ese partido, y con la extinta guerrilla de las Farc argumentó que el Estado no estaban cumpliendo el Acuerdo y que había múltiples entrampamientos a la paz que lo llevaron a conformar un nuevo grupo ilegal al que bautizó la Segunda Marquetalia, actualmente una de las disidencias más reconocidas del país.

Pero, ¿volverá el Estado a confiar en él y a ofrecerle beneficios? La respuesta a esa pregunta –y a otras como qué justicia lo juzgará y qué beneficios le ofrecerían– están ahora en el terreno del Gobierno, quien ha tenido que lidiar con escándalos relacionados con el plan de acogimiento para “narcos” y paramilitares.

Las más recientes de esa cadena de reacciones llegaron desde la Casa Blanca y el Congreso de los Estados Unidos, quienes dijeron estar de acuerdo con la idea de paz pero se mostraron recelosos con la reciente decisión de Petro de nombrar al presidente venezolano Nicolás Maduro como “garante” del proceso con el Ejército de Liberación Nacional, ELN (Ver nota anexa).

¿Perdonar tres veces?

Lo cierto es que el regreso de Márquez a los reflectores ha traído más dudas que certezas. Su expediente enmarca una de las preguntas más frecuentes a la “paz total” de Petro: ¿las disidencias de las extintas Farc serán tratadas como guerrillas o como grupos narcotraficantes?

Si se les da un tratamiento como insurgentes, tanto Márquez como los demás integrantes de la Segunda Marquetalia tendrían un tratamiento similar al del ELN. Podrían volver a la Jurisdicción Especial para la Paz y obtener los beneficios que ella ofrece o hasta pedir la suspensión de órdenes de captura mientras se adelantan las negociaciones.

Si se les trata como a un grupo narcotraficante, en cambio, Márquez continuaría en la justicia ordinaria –donde se encuentra actualmente tras ser expulsado de la JEP– y podría ser capturado y deportado desde Venezuela si Colombia decide activar ese mecanismo de cooperación internacional con Maduro.

Por ahora, ni Rueda ni el presidente Petro han confirmado cuál sería el tratamiento con las disidencias y qué bajo qué condiciones llegarían a la “paz total”. Esperando ese paso, los críticos han insistido en que aceptarlo sería “volver el Estado un escampadero”y “fomentaría la impunidad”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El nuevo proceso en la fiscalía

El jefe de la Segunda Marquetalia se retiró del Proceso de Paz cuando le anunciaron investigaciones en su contra por, presuntamente, realizar negocios ilícitos posteriores a la firma del Acuerdo. Meses después, Márquez reapareció en un video anunciando que retomaría las armas por supuestos incumplimientos al Acuerdo y por “persecuciones jurídicas y policiales” a los firmantes de las extintas Farc. Tras ese hecho, la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, lo expulsó por “reincidir en conductas ilícitas” y trasladó sus expedientes a la justicia ordinaria. Estando allí, la Fiscalía General de la Nación lo ha seguido vinculando a casos. El más reciente se dio este martes, cuando el ente acusador lo vinculó formalmente a la investigación por el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

Si quiere más información:

.