<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Gobierno y ELN acordaron seguir adelante con el proceso de paz, pese a crisis de Nariño

En un comunicado conjunto, ambas delegaciones señalaron que pasarán la página para seguir adelante. Permanecieron reunidas entre el sábado y este lunes en La Habana, Cuba.

  • La guerrilla congeló la mesa de negociación tras denunciar que la delegación del Gobierno planeaba desarrollar un diálogo regional en Nariño, pero no les habría informado. FOTO: Colprensa
    La guerrilla congeló la mesa de negociación tras denunciar que la delegación del Gobierno planeaba desarrollar un diálogo regional en Nariño, pero no les habría informado. FOTO: Colprensa
26 de febrero de 2024
bookmark

Pasada una semana desde que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) denunció supuestos incumplimientos por parte del gobierno de Gustavo Petro en la mesa de paz y alertó por una “abierta crisis” –lo que escaló hasta un congelamiento de los diálogos–, este lunes las partes emitieron un comunicado en el que, si bien reconocen los problemas, anuncian que seguirán adelante con el “buen desarrollo del proceso de paz”.

Recién el pasado martes, la guerrilla denunció que el comisionado de Paz, Otty Patiño, las Fuerzas Armadas y la Policía estaban realizando “acciones violatorias a lo pactado en la mesa. Puntualmente, reclamaron que el Gobierno montó “un diálogo regional en Nariño por fuera del proceso nacional”, desconociendo tanto a la delegación del ELN, como a la comunidad internacional, los garantes, la ONU y la Conferencia Episcopal.

Sin embargo, por solicitud de los propios países garantes y de los acompañantes permanentes del proceso, el Gobierno y la delegación de la guerrilla se reunieron entre el sábado 24 y este lunes 26 de febrero en La Habana, Cuba, para analizar lo ocurrido y buscar soluciones que permitieran seguir adelante con la mesa de diálogo.

“Analizamos los avances en los acuerdos y los problemas que enfrenta la mesa de diálogos, frente a los cuales cada parte ha adquirido compromisos para el buen desarrollo del proceso de paz. Continuaremos con las actividades previstas en los acuerdos”, declararon las partes a través de un comunicado conjunto.

En esa línea, señalaron que realizarán una evaluación de las gestiones y compromisos durante el séptimo ciclo que se adelantará en Venezuela entre el 8 y el 22 de abril. Adicionalmente, la delegación del ELN cumplirá las consultas internas a la que fue convocada.

“Ambas delegaciones agradecemos a la República de Cuba por su hospitalidad y apoyo, y a los Países Garantes y Acompañantes Permanentes, así como al Grupo de Países de Acompañamiento, Apoyo y Cooperación (GPAAC), por sus buenos oficios durante el sexto ciclo y en el desarrollo de la presente reunión”, precisaron en el comunicado.

La génesis de la disputa, según el ELN, fue que el Gobierno montó “un diálogo regional en Nariño por fuera del proceso nacional”. La guerrilla se refería a la autorización por parte del Gobierno Nacional de unos acercamientos regionales con esa guerrilla, que iniciarían en marzo en Nariño y que contarían con la participación de la Gobernación de ese departamento.

De hecho, el gobernador Luis Alfonso Escobar indicó en su momento que el fin de estos diálogos regionales era “hacerle entender al país y al mundo que una cosa son los diálogos nacionales, pero que otra es territorializar la paz, como lo propone su administración”, como sostuvo en diálogo con Blu Radio.

De hecho, esa guerrilla calificó estos diálogos como un “montaje disfrazado” que generó que “el proceso entra en abierta crisis y nos vemos en la obligación de llamar a consultas a nuestra delegación”, en referencia a que los miembros de esta se reunirán con los comandantes para analizar el futuro del proceso de paz.

En respuesta, el Ejecutivo emitió un comunicado en el que defendió que han cumplido con todo lo pactado y señaló a la guerrilla de crear “crisis innecesarias”. Según el Gobierno, las decisiones que unilateralmente tome el ELN “son su entera responsabilidad” y las “crisis innecesarias” no son otra cosa que la causa de que se prolongue la confrontación armada y la violencia, así como una situación que debilita la confianza de la sociedad en su voluntad de paz.

“Está en manos del ELN valorar lo avanzado en el proceso, los compromisos cumplidos por el Gobierno, sus propios esfuerzos en función de la paz, y profundizar en una solución negociada que responda al clamor de paz de la población en los territorios”, aseveró la delegación del Gobierno encabezada por la jefa negociadora Vera Grabe.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD