<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 15 noviembre 2021

El revolcón al Icetex para fomentar el ingreso a la universidad

Se podrá pagar la cuota de acuerdo al ingreso salarial, dice Manuel Acevedo, su director. Y ya no se cobran tasas de interés en los créditos subsidiados.

  • Manuel Acevedo, director del Icetex desde agosto de 2018, aseguró que ya se trabaja en los decretos requeridos para que haya nuevos alivios para los solicitantes de créditos. FOTO Colprensa
    Manuel Acevedo, director del Icetex desde agosto de 2018, aseguró que ya se trabaja en los decretos requeridos para que haya nuevos alivios para los solicitantes de créditos. FOTO Colprensa
  • Manuel Acevedo, director del Icetex desde agosto de 2018, aseguró que ya se trabaja en los decretos requeridos para que haya nuevos alivios para los solicitantes de créditos. FOTO Colprensa
    Manuel Acevedo, director del Icetex desde agosto de 2018, aseguró que ya se trabaja en los decretos requeridos para que haya nuevos alivios para los solicitantes de créditos. FOTO Colprensa

El director del Icetex, Manuel Acevedo, quien estuvo esta semana en Medellín socializando los cambios que la entidad está implementando para fomentar el ingreso a la educación superior, le explicó a EL COLOMBIANO –entre otras cosas– que los jóvenes que acudan a sus créditos no tienen que pagar tasa de interés y que, desde 2022, se pagará la cuota del préstamo oficial de acuerdo al ingreso salarial.

¿Cómo están las cargas en cuanto a estudiantes universitarios del sector público y privado?

“2,4 millones de jóvenes tienen sistema de educación superior. 1,2 millones están en públicas y 1,2 millones en las privadas. Es un miti-miti, aunque obviamente hay más instituciones privadas que públicas”.

Y de esos, ¿cuánto financia el Icetex?

“Tenemos hoy 870.000 activos y 9 de cada 10 están al adía, pero hace 3 años teníamos 670.000; y hemos ayudado a 5 millones en 70 años. Pero ahí nace un tema clave para entender nuestro sistema de educación superior. Una institución superior privada no recibe ningún subsidio por parte del Estado, por lo que los costos de prestación del servicio educativo deben ser transferidos vía matrículas y es ahí donde las familias tienen muchas alternativas”.

¿Eso incluye el programa Generación E?

“Es de públicas. El componente de excelencia donde el estudiante puede elegir qué estudiar y dónde, está cobijando a 1.600 estudiantes al año. Ahora, hay un efecto de Ser Pilo Paga, que generó una distorsión en la dinámica del sistema. Ser Pilo Paga nace de un concepto interesante, porque muchos jóvenes han logrado ingresar al programa que querían en la institución que querían y no quedan debiéndole nada al Estado. Yo, personalmente, ahí tengo una pequeña diferencia de opinión: si los recursos de todos nosotros te ayudaron a ti a tomar una decisión de esa naturaleza, pues debería haber un ejercicio por lo menos de retorno parcial. Pero el programa no lo contempló. Además, los jóvenes que no terminan la carrera sí quedan con una deuda con el Estado, y son personas de escasos recursos”.

¿Ese programa no midió la desigualdad, la brecha que hay entre la educación urbana y la educación rural?

“No la midió. Pero no solamente generó eso, sino también que las universidades privadas encontraron un ‘papá’ que cada año estaba matriculando a 10.000 hijos al precio que fuera”.

Pero es un programa del Estado...

“Claro, pero cuando se hace un programa a largo plazo se espera un Compes y vigencias futuras. No hubo Compes, no hubo Confis. Aquí es pague”.

¿Cómo operan los créditos subsidiados del Icetex?

“Los jóvenes que acceden al crédito no tienen que pagar tasa de interés porque la paga la Nación; algunos no pagan nada mientras estudian, otros pagan el 10% del valor del semestre y otros el 25%”.

¿Eso de qué depende?

“Depende de si tienes unas condiciones: si eres víctima del conflicto o estás en un Sisbén por debajo de 6-7; es decir, estar en vulnerabilidad. Abrimos cada año la convocatoria, son 20.000 nuevos créditos con subsidio. Antes era en orden de llegada, pero observábamos que hay jóvenes que llegan tardío y que son mucho más vulnerables. Ahora lo que estamos haciendo es abrir dos meses la ventana de solicitudes y luego priorizamos de más necesidad a menos necesidad hasta que nos dé el puntaje de corte.

¿Cuántos créditos se entregan el próximo año?

“Estamos otorgando 11.000 nuevos créditos para el primer semestre de 2022 y, para el segundo, se otorgarán 9.000; ahí se cumplen los 20.000 del año. Aquí, desde el primer día hasta el último, no va a haber tasa de interés que se cobre. Al final cuando se gradúa, que es cuando va a tener ingresos, cogemos el valor que no ha pagado aún y hacemos un plan de pago. Eso lo va a pagar ya el profesional”.

¿Y cómo afrontar eso con la tasa alta de desempleo joven?

“Hay un año de periodo de gracia. Es, según nuestros estudios, el promedio de tiempo que se tarda un recién graduado en obtener un trabajo con al menos 2 salarios mínimos”.

¿Se evalúa la capacidad económica de los solicitantes de créditos del Icetex?

“Hay un umbral que es el puntaje de la prueba saber 11. Por debajo de ese umbral, no se le otorga el crédito. Pero eso también es algo que el presidente Iván Duque nos pidió cambiar. Nosotros tenemos una definición de construcción de sociedad, no podemos simplemente decir no pasa. Vamos a empezar con programas especiales para mejorar capacidades”.

¿Qué beneficio se estableció con la ley de borrón y cuenta nueva?

“Es retirarle el certificado negativo en las centrales de riesgo si pagan o si normalizan. No tienen que pagar todo para salir, porque pueden llegar a un acuerdo de pago”

Contexto de la Noticia

Paréntesis planes de alivio para estudiantes

La recién aprobada ley del Presupuesto General de la Nación (PGN) estableció que estímulos para que quienes acceden a créditos del Icetex puedan hacer pagos anticipados, tengan estímulos por desempeño académico e investigación y alivios. Según Manuel Acevedo, su director, solo hacen falta unos decretos reglamentarios –que se están trabajando– para que el pago sea proporcional al salario. Eso se logra, dijo, con el intercambio de información entre empleadores y Estado. Todo eso, añadió, es parte de los acuerdos logrados con los jóvenes tras las marchas del paro que se registró este año.

.