<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Seguridad | PUBLICADO EL 24 enero 2022

Los factores de violencia que Antioquia enfrenta en 2022

El crimen organizado y los grupos terroristas están presentes en las nueve subregiones.

  • La desprotección de las áreas rurales, donde se han venido presentando los mayores actos de violencia, es un gran desafío para la seguridad en Antioquia. FOTO andrés camilo suárez
    La desprotección de las áreas rurales, donde se han venido presentando los mayores actos de violencia, es un gran desafío para la seguridad en Antioquia. FOTO andrés camilo suárez
  • La desprotección de las áreas rurales, donde se han venido presentando los mayores actos de violencia, es un gran desafío para la seguridad en Antioquia. FOTO andrés camilo suárez
    La desprotección de las áreas rurales, donde se han venido presentando los mayores actos de violencia, es un gran desafío para la seguridad en Antioquia. FOTO andrés camilo suárez
Por: Nelson Matta Colorado

Cuando fue capturado hace tres meses Dairo Úsuga David (“Otoniel”), el máximo cabecilla del Clan del Golfo, el Gobierno Nacional comenzó a referirse a esa organización criminal como “un reducto”. Sin embargo, el pasado 8 de enero los sicarios de ese grupo mataron a un mayordomo y a dos caficultores en distintos puntos del municipio de Salgar.

La acción demostró que este cartel narcotraficante sigue activo y continúa siendo una de las principales amenazas para la seguridad de Antioquia y Colombia.

De hecho, tras la detención de “Otoniel” el Clan no ha cambiado mucho: su estructura no se subdividió en bloques, ni sus integrantes huyeron despavoridos, como pronosticaron los halagüeños analistas de la Casa de Nariño.

Según datos de Inteligencia, el Clan sigue teniendo injerencia en 20 departamentos del país, con sus cuatro bloques y 23 frentes, además de células en Centroamérica, Venezuela y España.

En el caso de Antioquia, sus frentes están presentes en las nueve subregiones, y a menudo son los que provocan los conflictos que amedrentan a la población, especialmente en el Bajo Cauca, Occidente, Nordeste, Norte y Suroeste.

El general Fernando Murillo, director de la Dijín, señaló que en 2022 “hay un compromiso con el país de seguir desmantelando a esta organización y capturar a los objetivos de alto valor: alias ‘Siopas’, ‘Gonzalito’, ‘Chiquito Malo’, ‘Antonio’ y ‘Flechas’”, es decir, los integrantes del estado mayor del grupo.

Además del Clan del Golfo, en Antioquia hay otras amenazas latentes que desestabilizan el orden público: tres disidencias de las Farc, once frentes del Eln, una peligrosa expansión de bandas del Valle de Aburrá y una inseguridad rampante en las áreas rurales, donde se están perpetrando la mayoría de asesinatos.

También hay que tener en cuenta a “los Caparros”, otro grupo criminal que las autoridades catalogan como “reducto”, pero que actualmente continúa intimidando a la población en Cáceres y Tarazá.

Otro peligro lo representa el llamado Clan Isaza o Clan Oriente, una facción narcotraficante que opera en el Oriente y el Magdalena Medio.

El secretario sectorial de Seguridad Humana, Luis Fernando Suárez, detalló que la meta institucional para este año es lograr una reducción del 10,7% en los homicidios y aumentar la tasa de esclarecimiento de estos delitos hasta el 40% (hoy está en 29,3%).

A continuación, una descripción de lo que representan las mayores amenazas para la seguridad en Antioquia

870
capturados del Clan del Golfo y 59 muertos dejó Operación Agamenón en 2021.

Contexto de la Noticia

inseguridad en las áreas rurales

De los 2.083 homicidios en Antioquia en 2021, el 54% ocurrieron en zona rural (1.135). De hecho, la primera masacre del 2022 fue en el campo, en la vereda Las Beatrices de Santo Domingo, a una hora del casco urbano, donde los sicarios mataron a cuatro personas en una finca.

Esta inseguridad rural, que va de la mano de la escasa presencia institucional, incluye atracos a fincas y a los conductores en vías secundarias e intermunicipales. El coronel Daniel Mazo, comandante de Policía Antioquia, anunció el plan “Finca más segura” para contrarrestar esos fenómenos.

tres disidencias de las farc en el territorio

En Antioquia delinquen tres grupos residuales de las Farc: el frente 18, liderado por “Ramiro”, en Ituango, Tarazá y Valdivia; el frente 36, de alias “Cabuyo”, en Briceño, Valdivia, Yarumal, Santa Rosa de Osos, Campamento, Angostura, Guadalupe, Toledo, Anorí y Carolina del Príncipe; y el frente 5°, de “Mamarrón”, en Ituango, Peque, Sabanalarga, Toledo y San Andrés de Cuerquia. Tienen alianzas con la confederación de disidentes “Segunda Marquetalia” y se dedican al narcotráfico, extorsión y minería ilegal. Tras la captura de “Mamarrón” el pasado 19 de enero, el comandante de la 7° División, general Juvenal Díaz, dijo que el grupo quedó desmantelado, pero sus redes de apoyo siguen activas y fuentes de inteligencia aseguran que “Diomer”, el subcomandante, asumiría las riendas.

El eln y sus tentáculos en cinco subregiones

La guerrilla del Eln cuenta con 11 frentes y compañías en el departamento, que contabilizan cerca de 300 combatientes y 600 colaboradores de las redes de apoyo. Estos grupos están repartidos en las subregiones de Bajo Cauca, Nordeste y Magdalena Medio, con células en el Valle de Aburrá y el Suroeste. Se dedican al narcotráfico, extorsiones, terrorismo, minería ilegal, infiltración de protestas sociales, secuestros y vandalismo. Una de sus acciones recurrentes es el bloqueo de la vía que va de Medellín a la Costa Atlántica, en inmediaciones de Valdivia y Tarazá, quemando vehículos, poniendo explosivos o disparándole a la Fuerza Pública.

bandas del aburrá van por plazas de vicio

La expansión de las bandas del Valle de Aburrá es una dinámica que ya ajusta más de cinco años sin freno, y es la principal causante de las violentas disputas por las plazas de vicio en distintas subregiones. Según fuentes policiales y de Fiscalía, los grupos que extendieron sus tentáculos mediante el patrocinio o las alianzas con combos de pueblos, son “la Terraza”, “los Triana”, “la Miel”, “Pachelly”, “el Mesa”, “los Chatas”, “Limonar 1”, “la Unión” y “Picacho”. Los sicarios de “la Terraza” están causando disputas por el narcotráfico en Andes, Jardín y Támesis; los de “la Miel”, en Venecia”; los de “el Mesa”, en Carmen de Viboral, La Unión y Sonsón; “los de Pachelly”, en Yarumal y Santa Rosa de Osos.

atención a las zonas críticas del departamento

De las nueve subregiones de Antioquia, en seis hubo incremento de homicidios durante 2021: Norte, Urabá, Nordeste, Occidente, Magdalena Medio y Oriente. Las principales causas fueron los conflictos territoriales entre grupos armados, las disputas de bandas por el tráfico local de narcóticos y los problemas de convivencia. De esas, la más crítica es el Norte, con un aumento del 45%; esta zona no solo alberga a las tres disidencias de las Farc, sino también al frente Edwin Velásquez del Clan del Golfo, que las combate violentamente, situación que ha provocado desplazamientos. Le sigue Urabá, con 29,4% de aumento, donde preocupa el fenómeno de pandillas juveniles y sus peleas en Turbo, Apartadó y Chigorodó.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.