<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 05 mayo 2022

Muerte de un caballo turístico dejó al desnudo maltrato animal en Guatapé

Un acuerdo fijará reglas estrictas para el uso de animales en recorridos turísticos a la Piedra y por el pueblo.

  • Los ciudadanos pueden jugar un papel no montando animales en mal estado de salud o cansados. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Los ciudadanos pueden jugar un papel no montando animales en mal estado de salud o cansados. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
  • Los ciudadanos pueden jugar un papel no montando animales en mal estado de salud o cansados. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Los ciudadanos pueden jugar un papel no montando animales en mal estado de salud o cansados. FOTO EDWIN BUSTAMANTE

Por gustavo ospina zapata

La muerte de un equino que era utilizado por su dueño para prestar servicios turísticos en el municipio de Guatapé el domingo 24 de abril puso de presente la penosa situación que viven muchos de estos ejemplares en la localidad del Oriente antioqueño, donde son sometidos a largas jornadas y sufren una aparente desidia de sus propietarios para tratarlos con la dignidad debida y con todos los cuidados que requieren en cuanto a atención alimentaria, de salud y veterinaria.

El deceso del animal, que se desplomó de repente en pleno malecón, fue divulgada y denunciada por varios ciudadanos y por los grupos animalistas de la localidad, lo que activó las alarmas y obligó a acciones concretas de las distintas autoridades locales y departamentales para darle solución a este problema, que incluye tanto a los caballos que son utilizados para pasear a los turistas por las calles del pueblo, como para subir el trecho entre la vía principal y la piedra de El Peñol.

Sobre las causas de la muerte del animal no hay un diagnóstico preciso. Mientras en el grupo Gente de El Peñol de Facebook se publicó el video del ejemplar muerto y un texto que dice que “uno de los caballos que alquilan para recorridos por el municipio, al parecer se desplomó de cansancio y murió en el lugar”, las autoridades aún no han hecho un pronunciamiento oficial.

Óscar Julián Ayala, veterinario de la Secretaría del Medio Ambiente de Guatapé, sostiene que las causas no están claras, “pero el caso lo está investigando la Fiscalía y es ella la que va a establecer lo que pudo pasar”. Los propietarios de los equinos pusieron a circular la versión de que al caballo ya se lo iban a llevar para la casa, pero como estaba cansado se le puso una inyección y esto le ocasionó la muerte. El ejemplar se desvaneció.

“Ese animal estaba gordito, estaba bien y se murió pero no por maltrato”, dijo uno al que llaman ‘el señor de los caballos’, por llevar en la actividad diez años y tener cinco animales para esta tarea.

En el sector de la Piedra el tema es más complejo debido a que hay personas que dicen llevar hasta cuarenta años en la actividad. Allí los animales trabajan jornadas extensas, permanecen parqueados a la orilla de la vía (que es casi una trocha de la que todo el tiempo brota polvo que ellos respiran y les cae a los ojos), están al sol, al agua y sometidos a las inclemencias del clima. Algunos tienen hasta 10 o más animales, por lo que intentar un proyecto que les cambie la actividad por otra que no sea con animales es complejo.

“Llevo toda la vida acá, la gente nos busca porque le gusta montar, y cuido mis animales porque me dan de comer”, dice Daniel Sánchez y desconfía de un proyecto que busca controlar la actividad. “Hay que esperar a ver”, dice y evita seguir el diálogo.

El proyecto

A instancias de la Gerencia de Bienestar Animal de la Gobernación, del diputado animalista Álvaro Múnera y de la alcaldía de Guatapé se teje una solución a la problemática. La misma semana de la muerte del equino se llevaron a cabo varias reuniones con acompañamiento de integrantes de la junta defensora animal local y se tomó la decisión de elaborar un proyecto de acuerdo en el cual al menos se regulará la actividad, pues por ley no es factible la prohibición.

“Acá no hay forma de erradicarlos, no son vehículos de tracción animal por los que se pueda dar motocarros a cambio y por las trochas que se meten no cabe nada mecánico”, advierte el diputado Múnera Builes. De allí que la opción acordada entre autoridades y animalistas será lograr la aprobación del Acuerdo en el concejo y un posterior decreto de la alcaldía que defina las normas a regir y las sanciones a quienes no cumplan.

El proyecto de acuerdo, que está en los retoques finales, incluye definición de horarios y días de trabajo para los equinos, identificación de los propietarios y microchip a cada ejemplar, que tengan pólizas y revisión por veterinaria periódica, entre otras normas. (ver Qué sigue).

La más positiva con la medida es la Gerente de Protección Animal de la Gobernación, Lina Marcela de los Ríos, quien parte de reconocer que los animales no están recibiendo un buen trato en las actividades a las que los están sometiendo en esta localidad.

“Tengo fe que todo va a salir muy bien. Hay el compromiso de todas las autoridades, de la alcaldía, y cada uno de los temas están contemplados, es un reglamento bastante extenso y quedan muy detalladas las exigencias tanto para los operadores turísticos como para los propietarios de los animales”, indica.

Reconoce que será clave la rigurosidad en los controles: “para cada autoridad habrá la función que deberá cumplir y no habrá forma de evadir responsabilidades”, dice.

La visita a la localidad nos demuestra que a pesar de que allí operan motocarros o motochivas para los paseos turísticos o para llegar a la Piedra, son los ciudadanos los que piden el caballo. Los animalistas, que prefieren obviar sus nombres para evitarse problemas, esperan que al ver estas situaciones los mismos turistas se nieguen a usar esta forma de disfrutar sus paseos, aunque dicen entender que muchos campesinos no tienen otra opción para subsistir.

“La muerte de ese caballo fue la punta del íceberg, pero ha habido varios casos, también han ocurrido accidentes con personas o vehículos porque muchos dueños los dejan solos caminando por el pueblo, y en muchos se nota vejez, descuido en alimentación y en atención veterinaria”, dice una fuente n

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? lo que regularía el acuerdo

Algunas normas del acuerdo: regular el horario de trabajo de los equinos de jueves a domingo, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m.; tener microchips de identificación para facilitar el control; exigir pólizas de salud; brindar evaluación médico veterinaria cada tres meses; no montar hembras preñadas ni lactantes hasta los 4 meses; llevar a los equinos vistos en vía pública en horarios no permitidos al coso municipal y aplicar sanciones; prohibir actividades con coches; carnetizar a quienes cumplan las exigencias; y hacer decomisos.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.

.