<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 03 agosto 2021

Razones por las que a veces le arde la boca del estómago

  • El ardor del estómago a veces es una señal que indica que puede haber una anomalía y es necesario revisar. FOTO
    El ardor del estómago a veces es una señal que indica que puede haber una anomalía y es necesario revisar. FOTO
  • El ardor del estómago a veces es una señal que indica que puede haber una anomalía y es necesario revisar. FOTO
    El ardor del estómago a veces es una señal que indica que puede haber una anomalía y es necesario revisar. FOTO

Este órgano no solo refleja los impactos emocionales, también sufre dolores debido a diferentes trastornos. Conozca las causas y cómo prevenirlos.

Se acaba de tomar un tinto y a los cinco minutos siente un malestar particular, un calor doloroso en la boca del estómago. Le cuenta al compañero de trabajo y él le dice que tuvo la misma sensación el día anterior, pero después de comerse un mango biche con sal, limón y pimienta. Ambos pueden estar sufriendo de dispepsia.

Sara Gómez, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad CES, explica las causas que pueden generar este dolor o molestia crónica o recurrente en el abdomen superior: un reflujo gastroesofágico (parte del contenido gástrico se devuelve por el esófago y genera sensación de quemazón), una gastritis que puede convertirse en úlceras pépticas (llaga en la mucosa que recubre el estómago) o una infección por Helicobacter pylori (ver Para saber más).

A propósito de estas tres patologías, la Organización Panamericana de la Salud informa en su página web que más de la mitad de la población mundial “está infectada por Helicobacter pylori y entre el 15-20% de los casos origina úlceras pépticas, linfomas tipo MALT (tejido linfoide asociado a mucosa) y cáncer gástrico”.

Los desencadenantes para que se presente el dolor, según Gómez, son el consumo de medicamentos como los inflamatorios y los asteroides, algunos alimentos (bebidas oscuras, menta, chocolate, cítricos, condimentos, grasas) o por antecedentes genéticos.

Y hay más motivos que pueden llevar a sentir acidez estomacal: el estrés porque es psicosomático (síntoma físico que se agrava por factores mentales) o el exceso en el uso de fajas que generan alteraciones anatómicas.

“Existen algunas alertas rojas en pacientes con dispepsia que pueden tener un factor de riesgo mayor para desarrollar cáncer de estómago o gástrico: sangrado de tracto gastrointestinal (vomiten sangre), defecar sangre o de color oscuro, una anemia sin explicación, disminución de peso de manera involuntaria en los últimos seis meses o saciedad precoz (se llena muy rápido cuando come)”.

Advierte que si la molestia es persistente, lo mejor es visitar al especialista y en caso de ser necesario realizar una endoscopia. “Una consulta temprana ayuda a prevenir una evolución de algo maligno, no todas las personas con síntomas gástricos van a tener cáncer, pero es mejor saber lo que se tiene para tratarlo y mejorar la calidad de vida”.

Más allá: cáncer gástrico

De acuerdo con el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de estómago fue la patología oncológica más mortal en Colombia el año pasado: hubo 6.451 muertes de los 8.214 casos registrados (4.989 hombres y 3225 mujeres).

“Este tipo de cáncer es la aparición de un cúmulo de células que se han transformado y pasan de ser una célula normal a una con una capacidad de replicación alta y con características de malignidad que invaden el tejido, en este caso la mucosa gastrointestinal”, explica María Alejandra Bravo, oncóloga de la Clínica del Country.

Síntomas persistentes como reflujo, ardor en el estómago, dolor que empeora con las comidas, aumento de gases y pérdida de peso son señales de un posible cáncer gastrointestinal, de acuerdo con la experta.

“Los signos de alarma para el médico son que el paciente presente aumento en el diámetro abdominal y que dentro del abdomen hay líquidos, también cuando se tiene una hemoglobina muy baja de unas características específicas por anemia”.

Los estudios endoscópicos son la principal herramienta para el diagnóstico de estos tumores: se hace a través de un tubo que en la punta tiene una cámara de video y se introduce por la boca, pasa por el esófago (conecta la boca con el estómago) y en ese transcurso se verifica el estado de la mucosa, verificar si hay una sospecha de gastritis, alguna lesión que amerite tomar biopsias para confirmar o no un posible cáncer.

Bravo dice que la comunidad médica internacional recomienda realizar una endoscopia digestiva alta a todas las personas a los 40 años y una colonoscopia a los 50 años, como exámenes de rutina, sin embargo, si hay antecedentes de cáncer en familiares de primer y segundo grado, “los exámenes de diagnóstico deben hacerse 10 años antes de la edad en la que el familiar fue diagnosticado”.

“En la mayoría de escenarios cuando los síntomas se presentan estamos ante una enfermedad que suele estar avanzada, no hay la posibilidad de que haya síntomas tempranos y por eso la invitación es que ante cualquier molestia intestinal persistente es mejor consultar y hacer una endoscopia a tiempo para encontrar los tumores en estadío temprano en los que finalmente sí existe una posibilidad de curación”.

Tener hábitos de vida saludables, una dieta balanceada y evitar el exceso de consumo de alcohol y cigarrillo pueden prevenir muchas enfermedades malignas, entre ellas el cáncer gástrico, según la oncóloga Bravo (ver Claves).

Al cuerpo hay que escucharlo, concluyen las especialistas, porque ante un signo de alarma lo indicado es acudir al médico para prevenir una enfermedad a tiempo.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Helicobacter Pylori: a fondo

Según la OMS, anualmente el cáncer gástrico produce más de un millón de muertes en el mundo y el 90% de esos tumores son secundarios a la infección por Helicobacter pylori (declarada por esta organización como cancerígeno tipo I). Incluso, adicionalmente a la patología gástrica, es responsable de casos de anemia por deficiencia de hierro y vitamina B12, y trombocitopenia inmune. Este microorganismo fue aislado y cultivado por primera vez por los científicos australianos Barry J. Marshall y John Robin Warren, hallazgo que les permitió recibir el premio Nobel de Medicina en 2005.

CLAVES buenos hábitos en la prevención

1
Evitar alimentos que provocan acidez estomacal: picantes, grasosos y bebidas con cafeína.
2
Mantener un peso adecuado y disminuir el estrés haciendo actividades relajantes como yoga o meditación.
3
Cuando tenga reflujo gastroesofágico, suba la cabecera de la cama o intente dormir para un lado.
4
Ingerir los alimentos de manera despacio y acostarse dos o tres horas después de haber comido.
Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.

.