<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Tendencias | PUBLICADO EL 21 marzo 2022

Por estas razones ¡no se aplique la comida en la cara!

Sea cuidadoso con los ingredientes que utiliza como mascarillas faciales. El limón, la miel, el aguacate o el azúcar son peligrosos y hacen más mal que bien.

  • Lesiones en la piel, quemaduras, irritaciones y acné son algunos de los riesgos de utilizar productos caseros en la cara. FOTOs sstock
    Lesiones en la piel, quemaduras, irritaciones y acné son algunos de los riesgos de utilizar productos caseros en la cara. FOTOs sstock
  • Lesiones en la piel, quemaduras, irritaciones y acné son algunos de los riesgos de utilizar productos caseros en la cara. FOTOs sstock
    Lesiones en la piel, quemaduras, irritaciones y acné son algunos de los riesgos de utilizar productos caseros en la cara. FOTOs sstock
Vanesa de la Cruz Pavas

Está acostado después de un masaje. Le van a aplicar una mascarilla en la cara para ayudarle a mejorar el acné y para hidratarlo. Primero le hacen una exfoliación con azúcar y limón para eliminar las células muertas y luego le aplican una mezcla de aguacate con miel para dar más brillo a la piel y eliminar la inflamación y las manchas negras. En los ojos le ponen unas bolsas frías de té de manzanilla con dos rodajas de pepino para ayudarle con las ojeras. Mientras usted está ahí, relajado, en su piel están ocurriendo los procesos más indeseados para un dermatólogo profesional: está cambiando el ph, causando pequeñas heridas que podrían infectarse, quemando la piel y bloqueando los poros.

Porque no importa cuántas veces lo haya leído o escuchado, no importa quién se lo recomendó o a qué conocido que lo intentó sí le funcionó. La regla es clara: los alimentos, por muy naturales que parezcan, ¡no se deben aplicar en la piel del rostro!, y mucho menos siguiendo recetas en línea sin fundamento científico ni médico.

Para desmentir algunos de los mitos más populares, EL COLOMBIANO consultó con la dermatóloga de la Universidad CES, Camila Pérez Madrid, directora médica del Centro Dermatológico Doctora Skin.

No es su culpa

Seguramente usted ha leído o le han dicho que el limón tiene propiedades astringentes y antibacterianas, que la miel es un antibiótico natural utilizado incluso para sanar heridas y que el hielo o la crema dental desinflaman y secan el acné.

Son los mitos más difundidos sobre el cuidado facial: compartidos por celebridades, por expertos en salud y belleza, por influencers y por las abuelas o las tías en el hogar. Solo como ejemplo reciente, la actriz Carolina Cruz, hace un par de semanas, explicó en sus historias de Instagram que el bicarbonato mezclado con limón era efectivo para eliminar grasa y manchas oscuras.

Entonces no, no es su culpa. Sobre todo, porque muchas de estas propiedades son reales, sí existen, solo que no para este fin y mucho menos para la cara. No siempre lo natural es mejor y menos aún si no tiene tratamiento.

Más mal que bien

Haga de nuevo el ejercicio de imaginar: usted va a la tienda o “revueltería” y compra banano, aguacate y un par de limones; el señor que lo atiende, con las manos untadas de dinero, le empaca las frutas en una bolsa que usted luego pone en su cocina; después, con el mismo cuchillo con el que ayer cortó la carne hoy corta el aguacate y lo agrega en la licuadora en la que ayer licuó los aliños, la cebolla, el tomate y el pimentón. ¿Se imagina qué microorganismos puede haber en todo este proceso? ¿Lo considera un proceso seguro, higiénico?

Como recuerda la doctora Pérez Madrid, “muchos productos, aunque sean naturales, pueden generar dermatitis de contacto, irritación o lesiones, incluidas quemaduras. Además, pueden empeorar enfermedades preexistentes en la piel, como el acné y la rosácea”.

Entonces, además de que no sabe qué bacterias y organismos puede estar aplicando en la piel, tampoco sabe cómo su cuerpo reaccionará a ciertos ingredientes en cantidades al azar. “No es comparable la estabilidad y la selección adecuada de los componentes de un producto dermatológico con los ingredientes naturales con que normalmente se realizan las mascarillas caseras”, añade la experta.

Finalmente, en lugar de hidratar, de eliminar acné, de secar la grasa, terminará haciendo un daño mayor, como cambiando el pH de la piel que es ligeramente ácido y que, al aplicar cualquier producto sin conocerlo, puede desestabilizarlo y generar irritaciones, manchar, entre otros. Se puede prevenir de una forma simple: si quiere tener mejor salud cutánea, lávese la cara en las mañanas y en las noches, sin falta, y utilice siempre protección solar. Comience por ahí. Mientras tanto, estas son algunas recomendaciones de alimentos y productos que están en su casa que no se deben aplicar, menos en la cara.

Contexto de la Noticia

Exfoliantes físicos

El café, el azúcar, la sal y demás alimentos en forma de gránulos suelen ser utilizados para “remover las células muertas” de la piel y exfoliar, pero estos son agresivos, causan pequeñas heridas y pueden generar o empeorar el acné y la dermatitis. Se recomienda optar por exfoliantes químicos.

Aspirina

Tiene ácido salicílico que, efectivamente, sí disminuye los comedones (o espinillas) y hace una exfoliación química, pero debe ser en cantidades específicas que, de no seguirse, pueden quemar la piel. Ya hay productos que contienen las cantidades requeridas.

Limón y cítricos

No se debe aplicar en la piel y, menos sobre el rostro, porque tiene un pH ácido que puede alterar la barrera cutánea, causando infecciones o empeorando las manchas, sobre todo en contacto con el Sol.

¿Aplicar aceites?

Ni el aceite de oliva ni el de coco ni ninguno sirve para hidratar la piel porque son oclusivos y pueden generar más acné y taponar los poros.

Miel, ¿sí o no?

Aunque la miel sí es conocida para curar heridas y puede ser hidratante, no se recomienda su aplicación en la cara porque proporciona un ambiente perfecto para el crecimiento bacteriano.

El hielo quema

Es cierto que desinflama y que el frío es utilizado para diferentes tratamientos dermatológicos, pero suele ser para descongestionar, no para cerrar los poros, porque los poros no se abren ni se cierran sino que son unidades genéticamente definidas. No quita el acné y puede quemar la piel.

Bicarbonato

Está prohibido, explican los expertos, porque es abrasivo. El pH de la piel es ácido y el del bicarbonato es alcalino, así que altera el pH de la piel, disminuye su barrera de protección y genera más acné.

¿Quitar celulitis?

La celulitis no se quita ni con masajes de café ni con aceites. Es una condición natural en hombres y mujeres que está en el panículo adiposo, en la grasa, mientras que el café solo llega hasta la parte superficial de la piel llamada epidermis, logrando exfoliación superficial.

Cremas dentales

Crema dental, definitivamente no. Aunque sus ingredientes mentolados den la sensación de frescura y de sequedad, es peligroso porque puede resecar la piel. Una piel con acné requiere estar hidratada.

única solución

Lo único cierto es que la alimentación sí está relacionada con la salud de la piel y comer o dejar de comer algo sirve para mejorar su aspecto. La leche, por ejemplo, aumenta el acné. Se recomienda regular el consumo de leche, grasas, chocolate y fritos.

.