<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Economía | PUBLICADO EL 29 agosto 2021

Tenderos locales evitaron quiebra en pandemia con estas estrategias

  • Algunos tenderos creen que podría trabajarse en una campaña que incentive la compra en sus pequeños negocios para salir de la crisis desatada por la covid-19. FOTO camilo suárez
    Algunos tenderos creen que podría trabajarse en una campaña que incentive la compra en sus pequeños negocios para salir de la crisis desatada por la covid-19. FOTO camilo suárez
  • Algunos tenderos creen que podría trabajarse en una campaña que incentive la compra en sus pequeños negocios para salir de la crisis desatada por la covid-19. FOTO camilo suárez
    Algunos tenderos creen que podría trabajarse en una campaña que incentive la compra en sus pequeños negocios para salir de la crisis desatada por la covid-19. FOTO camilo suárez
Por juan camilo quiceno r.

A propósito del Día Nacional del Tendero, recogemos sus testimonios de cómo sobrevivieron a la pandemia.

La vida en el barrio transcurría sin anomalía hasta marzo de 2020, mes en el que fue confirmado el primer caso de covid-19 en Colombia.

No pasó mucho hasta que el Gobierno ordenó una cuarentena total para evitar la propagación descontrolada del virus mientras se adecuaba el sistema hospitalario para responder a la emergencia.

Quedarse en casa implicó renunciar al encuentro social y poner en pausa todo el engranaje económico y, de un momento a otro, las tiendas de barrio dejaron de percibir el tráfico habitual de compradores.

Casi 18 meses después de este golpe, la maquinaria del comercio comienza a tomar ritmo. Y hoy, a propósito del Día Nacional del Tendero, algunos de ellos relatan cómo han sobrevivido a la crisis.

A Mary Luz Tangarife el coronavirus le arrebató a su padre, titular de la tienda que ella administra actualmente en Medellín. Según relata, las ventas bajaron a una tercera parte con respecto a la facturación registrada antes del virus.

En su caso, evitó las deudas con proveedores y entidades financieras y ha logrado sostenerse con el valor agregado de su negocio: buñuelos frescos, papas rellenas y café. Una oferta que le ha significado contar con unos clientes fijos todos los días. Aunque considera que le hace falta un impulso adicional, prefiere no tomar préstamos y esperar a que la curva de las ventas vaya subiendo.

Domicilios y cercanía

La imposibilidad de salir a realizar compras disparó la demanda por los servicios a domicilio. Así se mantuvo Mercados Rama durante el confinamiento, en donde los clientes son atendidos por Viviana Urrego, quien afirma que los pedidos nunca se detuvieron y los productos de necesidad básica eran muy solicitados.

De hecho, comenta que el volumen de ventas incrementó durante las cuarentenas en comparación con un periodo de relativa normalidad.

Y en época de reactivación la dinámica ha mejorado gracias al retorno de los vecinos que disfrutan una cerveza en las mesitas ubicadas en el prado del local.

Esa, a su modo de ver, es la ventaja comparativa con respecto a los formatos de grandes descuentos que están ganando mercado con velocidad en los barrios.

Más fortalezas

“Aquí te llamamos por tu nombre, si te hace falta plata, no te obligamos a sacar un producto de la canasta”, comenta Esteban Gallo, quien se ha dedicado a las ventas minoristas toda su vida y su granero es un espacio para el encuentro vecinal.

Además, “te ahorramos las largas filas y los grandes desplazamientos hasta las grandes superficies comerciales”, subraya.

A pesar de haber sentido la merma de ingresos durante 2020, coincide en que los víveres básicos aseguraron una facturación aún en medio de la crisis económica de los hogares colombianos.

Eso sí, advierte que, por ejemplo, sería grato contar con una disminución en el impuesto de industria y comercio y, teniendo en cuenta la fuerte competencia librada con los almacenes de gran descuento, podría diseñarse una campaña para que las personas visiten las pequeñas tiendas y no se pierdan empleos en los barrios.

“Nosotros prestamos un servicio muy valioso para la comunidad y se debería apoyar al pequeño tendero”

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Sustento para miles de familias

Según Fenalco, en Colombia existen 450.000 tiendas de barrio y más de un millón de familias dependen de este tipo de negocio. Un reciente sondeo realizado por este gremio indica que el 43 % de los tenderos está preocupado por el número de impuestos nacionales y locales por los que debe responder. Así mismo, el 40 % señaló a los formatos de grandes descuentos como un factor de presión para su supervivencia. Vale mencionar que en Medellín, particularmente, entre las principales afectaciones reportadas por los tenderos están el virus de covid-19 (33 %), los impuestos (27 %) y menores ventas (11 %). “Es necesario ayudar decididamente al pequeño comercio y buscar su reactivación en este momento coyuntural”, señaló Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, quien advirtió que al menos 11.000 tiendas pueden desaparecer.

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

.