<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 27 marzo 2022

Los nuevos socios del GEA no se quedarán quietos

La voz de Jaime Gilinski se hizo escuchar en las asambleas de Sura y Nutresa. Su reto: sumar aliados para impulsar ideas.

  • Gabriel Gilinski (izq.) será miembro patrimonial de las juntas directivas de Sura y Nutresa. A la derecha su padre, el banquero Jaime Gilinski. FOTO Camilo Suárez
    Gabriel Gilinski (izq.) será miembro patrimonial de las juntas directivas de Sura y Nutresa. A la derecha su padre, el banquero Jaime Gilinski. FOTO Camilo Suárez
  • Gabriel Gilinski (izq.) será miembro patrimonial de las juntas directivas de Sura y Nutresa. A la derecha su padre, el banquero Jaime Gilinski. FOTO Camilo Suárez
    Gabriel Gilinski (izq.) será miembro patrimonial de las juntas directivas de Sura y Nutresa. A la derecha su padre, el banquero Jaime Gilinski. FOTO Camilo Suárez
Los nuevos socios del GEA no se quedarán quietos
Por Ferney Arias Jiménez

El primer pulso entre el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) y Jaime Gilinski terminó el viernes tras las asambleas ordinarias de accionistas de Nutresa y Sura, compañías en las que el banquero obtuvo representación en las juntas directivas; en cada una tiene dos sillas.

Pero, sin asimilarse aún el alcance de la llegada de los Gilinski a los órganos directivos de los conglomerados claves del GEA, el pulso se mantiene toda vez que está pendiente la publicación de los avisos y cuadernillos de las terceras Ofertas Públicas de Adquisición (OPA), que apuntan a adquirir más acciones de Sura y Nutresa, especies cuyas negociaciones están suspendidas en el mercado bursátil.

Según trascendió, luego de lanzar las OPA consecutivas y simultáneas, el pasado 28 de febrero, la Superintendencia Financiera le hizo algunos requerimientos a los oferentes, JGDB Holding y Nugil, los cuales habrían sido tramitados y respondidos satisfactoriamente, para cumplir las exigencias normativas de este tipo de operaciones.

En la tarde del viernes, y luego de la realización de la asamblea de accionistas de Sura, la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) reportó que la firma comisionista Servivalores GNB Sudameris acreditó las garantías para las OPA así: US$346 millones para la de Nutresa y US$120,3 millones para la de Sura.

Una vez se divulguen los avisos en los que se fijará el periodo durante el cual se recibirán las aceptaciones a quienes decidan vender los títulos, se permitirá que se vuelvan a transar en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) las acciones de las empresas antioqueñas, que en sus últimas negociaciones se cotizaron a $31.950 la de Sura, y a $44.220 la de Nutresa.

Incluso, sin haberse negociado en lo que va de marzo, la especie de Nutresa es la de mayor valorización este año en el mercado bursátil alcanzando 54,4%, mientras que la de Sura ha ganado un 6,5%. Estos aumentos estarían explicados, en buena medida, por las ofertas en las que los precios ofrecidos han ido en ascenso.

En el caso de la holding de inversiones Sura, compañía en la que Gilinski ya posee un 31,5% de las acciones, JGDB Holding pretende adquirir un mínimo de 5,2% y un máximo de 6,5%, pagando US$9,88 por acción.

Y en Nutresa, empresa en la que Nugil tiene un 30,8% de la propiedad, la oferta pública de adquisición se formuló para obtener entre un 9,6% y un 12% adicional, a razón de US$12,58 por acción.

Primeros logros

El martes, durante la asamblea del grupo de alimentos Nutresa, Jaime y su hijo Gabriel Gilinski estuvieron presentes en Plaza Mayor, Medellín, y propusieron una plancha para elegir la junta directiva.

Tras los escrutinios, obtuvieron dos de los siete asientos en el órgano directivo, los cuales serán ocupados a partir del próximo primero de abril por Gabriel Gilinski como miembro patrimonial y Ricardo Fandiño como independiente.

Además de esas dos posiciones en la junta, por las 141,04 millones de acciones que Nugil tiene en Nutresa recibirá $133.709 millones como dividendos, pues en la asamblea se aprobó pagar $948 por acción.

Igualmente, el viernes, los Gilinski hicieron presencia en la asamblea Sura en la que sometieron a votación su plancha para escoger la junta directiva de esta holding financiera, alcanzando dos cupos: Gabriel Gilinski Kardonski (patrimonial) y José Luis Suárez Parra (independiente).

En la reunión se aprobó el pago de un dividendo de $784 por acción. En ese contexto, la sociedad JGDB Holding del Grupo Gilinski que posee 147,4 millones de acciones obtendrá $115.571 millones por este concepto.

Así, al sumar los dividendos que percibirán los Gilinski por sus inversiones en ambas sociedades, entre abril de 2022 y marzo de 2023, serán en total de unos $249.280 millones.

La soledad de los Gilinski

Un aspecto llamativo en las votaciones para elegir las juntas directivas de Sura y Nutresa fue la “soledad” de los Gilinski, pues sus planchas fueron votadas por ellos y en el mejor de los casos sumaron otras 12.000 o 15.000 acciones, que les permitieron acceder a los asientos de los respectivos órganos directivos.

En contraste, se apreció que las planchas presentadas por las sociedades del GEA tuvieron ese respaldo y el de otros que les permitieron conservar la mayor parte de las posiciones en la junta, 5 de 7.

Del bloque que apoyó al GEA hacen parte las sociedades Microinversiones, Libreville, Finesterre, Palarepas, Canapa, Lunapa, Lanapa y Tanana que contabilizan 33,6 millones de acciones (7,3% de la propiedad de Nutresa).

Estas firmas tienen el mismo domicilio (Carrera 50 E 8 sur 63 en Medellín), y como negocio principal se indica que están dedicadas a “actividades de administracion empresarial”.

La cabeza visible de este grupo es Jaime Alberto Palacio, gerente de Coldeplast y Microplast, quien resultó elegido como miembro independiente de la junta de Nutresa el martes.

Estas dos son compañías productoras de empaques flexibles con más 60 años de experiencia en el mercado, especializada en negocios tan importantes y exigentes como alimentos e higiénicos. Justamente una de sus categorías apunta a los negocios de café, chocolate y galletas, en los que Nutresa es líder.

Otra ficha aliada es la sociedad Amalfi, domicilada en Cali, que se dedica “actividades de distribución de fondos”, y posee 4,33 millones de acciones (0,94% de la propiedad de Nutresa). Su gerente, Claudia Betancourt, hace parte de la junta directiva de Grupo Argos desde abril de 2018, y en la última asamblea de accionistas de esta empresa fue reelegida.

Los siguientes pasos

Analistas del mercado explicaron que se debe tener en cuenta que las transacciones ejecutadas por Gilinski tiene implicaciones que van más allá de la simple decisión de venta de acciones por parte de los poseedores de esos títulos.

Por ejemplo, en la actualidad, un 15,4% del valor de Nutresa está representado por el portafolio de acciones que la compañía posee en Grupo Argos (82,30 millones de acciones) y en Grupo Sura (61,02 millones de acciones), que a precio de mercado está valorado en $3,12 billones. A su vez, Argos y Sura son accionistas de Nutresa (ver Para saber más).

Este tipo de cruces o enroque fue el que le permitió al GEA por 40 años el control de los activos y mantener importantes alianzas estratégicas. Con la llegada de Gilinski una posibilidad sería que tuviera interés exclusivamente por negocio de alimentos y desinvirtiera las acciones del portafolio, es decir los $3,12 billones que Nutresa tiene en especies de Argos y Sura.

De hecho, Nugil en sus cuadernillos de las OPA ha sugerido que como inversionista con una participación relevante en la compañía, podrá evaluar la conveniencia o posibilidad de hacer inversiones o desinversiones en algunas líneas de negocio, vender activos o realizar alianzas estratégicas.

A su turno, JGDB Holding que ha invertido en acciones de Sura, ha anotado en los cuadernillos de oferta que una de sus tareas sería sopesar los posibles beneficios y desventajas de una posible alianza estratégica entre Bancolombia y GNB Sudameris, o inclusive una integración de los dos conglomerados

Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS El origen del GEA

El inicio del GEA se dio entre los años 70s y 80s; época en la que empresarios antioqueños veían con preocupación cómo inversionistas de la capital del país (Carlos Ardila Lulle, Julio Mario Santo Domingo y Jaime Michelsen Uribe quien lideraba el grupo Grancolombiano) conseguían la participación controlante de las empresas emblema de la región. En marzo de 1978, tras la compra de Coltejer por Carlos Ardilla Lulle, se promovió una reunión con dirigentes antioqueños por invitación de los líderes empresariales Santiago Mejía Olarte y Ricardo Villa Ángel, con el objetivo de tomar las acciones necesarias para la defensa del patrimonio antioqueño. Para ese propósito se decidió evaluar la rentabilidad de los activos controlados por el GEA y aquellos que no fueran prometedores serían intercambiados por la participación que el capitalino tenía en Nacional de Chocolates y Noel.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

.