<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las aplicaciones de transporte en moto son ilegales en Colombia, pero así funciona su negocio

Las apps de mototaxismo se han popularizado en la región. Las más conocidas en Colombia son Picap y Didi Motos.

  • Las motos son consideradas un medio de transporte ágil, y su uso se ha popularizado en Medellín. FOTO: Julio César Herrera
    Las motos son consideradas un medio de transporte ágil, y su uso se ha popularizado en Medellín. FOTO: Julio César Herrera
29 de febrero de 2024
bookmark

Seguramente cuando va en el trancón de Medellín y ve pasando a las motos por en medio de los vehículos, quisiera ir en una de ellas, eso sí, si no está lloviendo. Esa es la realidad de muchos colombianos que han decidido hacer uso de aplicaciones de motos para el trasportarse más rápidamente. Pero es importante saber que este sistema de transporte no está autorizado y que su uso es ilegal.

Lea aquí: En caso de accidente en moto o carro usando plataformas de transporte, ¿qué garantías hay para los usuarios?

Desde 2019, la Agencia Nacional de Seguridad Vial advirtió que “el Código Nacional de Tránsito expresa de forma clara que la motocicleta no está habilitada para ser un vehículo de transporte público. Por lo tanto, el servicio de transporte en moto es un servicio ilegal que pone en riesgo la vida y la integridad de sus usuarios”.

Pese a los insistentes llamados de las autoridades, aplicaciones como Picap, que mantienen la moto al alcance de un solo clic, han venido creciendo en usuarios y en presencia en las principales ciudades del país.

Picap es una empresa fundada en 2018 por Daniel Rodríguez y Héctor Neira, entonces dos universitarios, que arrancaron el negocio con 250.000 dólares que puso Fahim Saleh, el empresario nigeriano fundador de Gokada, la app de mototaxismo más importante de su país.

Al cabo de cinco años, esta aplicación colombiana ya cuenta con 1,5 millones de usuarios, más de 80.000 motos registradas y realiza 1.900 viajes al mes. Sus ingresos son de más de 600 millones de dólares anuales.

Y aunque en marzo de 2019, el Ministerio de Transporte declaró ilegal la aplicación, ese mismo año sus socios cerraron una ronda de inversión por 2,5 millones de dólares.

Entonces, ¿cómo explicar su éxito? La respuesta está en que la movilidad cada vez es más complicada. De acuerdo con un informe de Inrix, en 2022 los bogotanos gastaron 122 horas en promedio en trancones (5 días enteros), y los medellinenses 91 horas (3,88 días). Lo peor es que este indicador aumentó ese año con respecto a 2021, 30% en Bogotá y 72% en Medellín.

Lo que prometen las aplicaciones de mototaxismo es el arrendamiento de una moto con conductor, para llegar al destino de una forma rápida y barata.

Picap, por ejemplo, da algunos datos para seducir a sus usuarios: “Si andas en moto ahorras hasta el 60% de tiempo, eso equivale a dos capítulos más de tu serie favorita”. Y es que sus matemáticas son simples, un bus avanza a 12 kilómetros por hora en un trancón, mientras una moto logra hacerlo a 33.

En cambio, a los “pilotos”, en Picap les prometen la posibilidad de ganarse hasta $4 millones al mes, y en Didi hablan de un potencial de hasta $3.5 millones brutos en un mes, siempre y cuando estés dispuesto a trabajar unas 9 horas al día, incluyendo los sábados.

Este no es un dato menor cuando se entiende que en Colombia el desempleo es de 12,7%, según reveló el Dane este jueves.

Según La República, si estas aplicaciones se prohibieran, 8 millones de usuarios quedarían desatendidos y 44 % de los conductores que prestan este tipo de servicios de transporte pasarían a engrosar las estadísticas de desempleados.

¿Un simple alquiler?

Lo cierto es que estas aplicaciones no se hacen responsables por los viajes, sino que operan como intermediarios entre el dueño de la moto y el usuario afanado. Funcionan igual que Cabify, Uber, Indriver, pero con motos.

La tarifa de Didi Motos varía entre el 12% y el 20% y el caso de Picap es del 15%, dependiendo las calificaciones del conductor, la hora y el recorrido.

Los documentos que se le exigen al conductor, en el caso de Didi Moto y Picap, son cédula, licencia de conducción (categoría A1 o A2), Soat y tarjeta de propiedad de la moto. No hay exigencias sobre seguros todo riesgo, ni extracontractuales, como los tienen los taxis. En el caso de Didi, la motocicleta debe ser modelo 2000 en adelante y su cilindraje debe ser de 99cc o superior.

La exigencia del Soat no es suficiente, pues el exministro de Transporte, Guillermo Reyes, aclaró que este seguro obligatorio no cubre accidentes en mototaxis, por no estar permitidos por ley.

¿Y en caso de accidentes?

La plataforma de Picap en caso de accidente, indica que la empresa sancionará a conductores que se nieguen a prestar el Soat al usuario en tales situaciones y una reserva especial para asistir a usuarios en casos de emergencia. Esta sanción consiste en la suspensión temporal hasta la cancelación definitiva de la cuenta del usuario infractor.

Esta semana el mototaxismo volvió a ser noticia en Medellín, tras la muerte en accidente de Isabela García Martínez, de 20 años, quien fue arrollada en un tractocamión mientras iba como pasajera en una moto arrendada en una aplicación.

Para controlar esta modalidad de transporte ilegal, los agentes de tránsito están facultados para sancionar a quienes practiquen esta modalidad de transporte ilegal con multas de 1.300.000 pesos, además de la inmovilización de la moto.

De hecho, este año se han sancionado a 12.411 conductores de motocicleta y se han inmovilizado 4.915 de estas. En cuanto a temas de informalidad, se han multado a 101 motociclistas por esta infracción y se han inmovilizado 36 motos en Medellín.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD