<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Empresas | PUBLICADO EL 18 agosto 2021

Subió el número de solicitudes de insolvencia en Medellín

  • Medellín es la segunda ciudad con más solicitudes de este tipo, tras Bogotá. Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
    Medellín es la segunda ciudad con más solicitudes de este tipo, tras Bogotá. Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
  • Medellín es la segunda ciudad con más solicitudes de este tipo, tras Bogotá. Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
    Medellín es la segunda ciudad con más solicitudes de este tipo, tras Bogotá. Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
Solicitudes de insolvencia de firmas paisas aumentaron 28 %

Sin dudas, la emergencia sanitaria y los cierres de la economía que provocó significaron un fuerte golpe para el empresariado nacional y entre las múltiples cifras para verlo están los 427.848 micronegocios que desaparecieron en 2020 respecto a 2019, según el Dane, o el aumento de 36 % en las solicitudes de insolvencia (proceso legal para llegar a acuerdos de pago) en el primer semestre de este año versus el mismo lapso de 2020.

Este último dato, justamente, fue entregado por la Superintendencia de Sociedades y está explicado por un incremento de 452 a 615 compañías colombianas que se adhirieron al proceso entre ambos semestres. Tendencia que también se vio en Medellín, pues la intendencia regional de la entidad reflejó un aumento de 28 % en las solicitudes de insolvencia, pasando de 68 a 87.

¿Y qué dicen esas solicitudes de las empresas paisas? El Atlas de Insolvencia de la Supersociedades destaca que de las 87 presentadas a junio de este año, 64 tenían fines de reorganización y 23 de liquidación. Además, por tipo de sociedad 54 las hicieron personas jurídicas (compañías), y 33, personas naturales.

Al respecto, el abogado experto en derecho comercial, Mauricio Gómez Franco, recordó que la diferencia es que con la reorganización se busca poner la casa en orden, renegociar las deudas con los acreedores e intentar salvar la empresa, mientras que con la liquidación se pone punto final y la idea es responder a empleados y a quienes se adeude, en la medida que los activos permitan.

Ahora, es relevante mencionar que los pilares de estos procesos de insolvencia se consagran en la Ley 1116 de 2006, y adicionalmente están los Decretos 560 y 772 de 2020, que contemplan mecanismos exprés como Negociación de Emergencia de Acuerdos de Reorganización (Near), Reorganización Abreviada y Liquidación Simplificada, los cuales expidió el Gobierno en el marco de la pandemia.

De hecho, Juan Pablo Liévano, superintendente de Sociedades, exaltó que esas medidas de emergencia, sumadas a las mejoras en capacidad operativa y herramientas tecnológicas de la entidad que encabeza, explican en buena medida el incremento de requerimientos.

Como bien se explicó, los datos de las empresas reportadas en Medellín y el país corresponden a solicitudes, por lo que no todas han sido admitidas para arrancar acciones de este tipo. Por eso, la Supersociedades referenció que entre las 87 unidades antioqueñas, a 45 se les dio luz verde para arrancar con reorganización o liquidación, 24 fueron inadmitidas, a 14 se les rechazó la petición y hay cuatro que siguen en estudio.

El inventario

Teniendo presentes las cifras que dejó la parte inicial del año, hay que hablar también del balance global de solicitudes de insolvencia, es decir, sumar aquellas que vienen desde antes del primer semestre. Así, son en total 3.679 acumuladas en Colombia, y de ellas 526 –es decir, el 14,3 %– son paisas.

¿Qué tanto representan para Medellín? La Supersociedades describió que los activos de dichas compañías ascienden a 2,11 billones de pesos, mientras que sus pasivos están en el orden de $1,92 billones. Además, un dato importante es que generan 10.970 empleos.

Por los lados del país, la totalidad de las empresas en estos procesos poseen activos por $67 billones, pasivos por $60,7 billones y el número de puestos de trabajo que involucran asciende a 200.287.

Números que en concepto de Jorge Coronel, investigador y docente económico, evidencian que aunque las crisis usualmente eran de oferta o de demanda, la de la covid-19 fue totalmente distinta porque conjugó ambos rubros "y a partir de ello todavía seguimos tratando de entender qué es lo que está pasando con las empresas”.

Para el experto, si bien la vacunación y la reapertura de la actividad económica tienen al empresariado en la senda de recuperación, hay alta incertidumbre sobre si las sociedades en procesos de reorganización podrán salir o no con éxito de ellos.

"Hay unas variables que empiezan a jugar: así como la vacunación es un factor a favor, la devaluación del peso está en contra y no está ayudando. Entonces es muy complejo el pronóstico de estas compañías. Hay que esperar y mientras tanto dinamizar los sectores de industria y agro, para que empiecen a jalonar la recuperación", adhiere.

Y hablando de sectores cabe decir que en la radiografía de insolvencia en el territorio nacional la mayor parte de trámites obedece a los ramos de servicios (3.280), comercio (855), manufactura (638) y construcción (421).

Alternativas

Pero, ¿qué tienen que tener en cuenta quienes quieran reestructurar sus deudas? Según la Supersociedades, el requisito para iniciar el proceso es que debe haber una situación de cesación de pagos de más de 90 días, en dos o más obligaciones, ante por lo menos dos acreedores, y el valor de las mismas debe ser del 10 % o más del pasivo total. Otra opción es demostrar que hay una inminente capacidad de impago en los compromisos financieros que se vencen en un año o menos.

Ahora, entre los requisitos que se deben tener presentes están los estados financieros de la firma, la situación de los pasivos y los activos, las razones para incursionar en esta figura y un plan de negocios que conste cómo será la reestructuración, entre otros.

También debe tener en la lupa que el mencionado Decreto 560, por ejemplo, establece un lapso de negociación de emergencia de tres meses como máximo y se inicia con una solicitud del deudor; además, permite que se suspendan los procesos de ejecución, restitución y de cobro hacia él durante esos meses. El beneficio irá hasta abril de 2022 y su fin es hacer más expeditos estos procedimientos.

Así, aunque las firmas que solicitaron insolvencia crecieron, también es importante evaluar que las posibilidades que establecen los mecanismos de reorganización pueden ser un salvavidas para varias de ellas.

El dato está representado en las 87 que, a junio, decidieron reestructurar o liquidar sus deudas.

526
cifra global de empresas paisas en insolvencia: Supersociedades.
Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS mecanismo del gobierno

Hace pocos días el Gobierno expidió el Decreto 890 de 2021, el cual reglamenta que las empresas colombianas que hayan entrado en procesos de insolvencia como consecuencia de los efectos económicos de la covid-19 puedan “convertir sus créditos en bonos de riesgo como un mecanismo de alivio financiero y recuperación”. La cartera recordó que “un bono es un título valor representativo de deuda que puede emitir cualquier persona” y se puede redimir en dinero o participación en la empresa; además, se habla de bono de riesgo cuando el emisor está en una situación financiera inestable.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.

.