<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Imágenes | PUBLICADO EL 26 febrero 2018

Atrapados en el Darién

  • Un helicóptero de la Fuerza Aérea colombiana aterriza en Capurganá durante un operativo conjunto con la Armada y la Policía para capturar a los refugiados que tratan de huir hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
    Un helicóptero de la Fuerza Aérea colombiana aterriza en Capurganá durante un operativo conjunto con la Armada y la Policía para capturar a los refugiados que tratan de huir hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
  • Capurganá es un pueblo que vive del turismo, pero por su cercanía con Panamá y su zona selvática es un punto de paso de los migrantes que caminan desde allí para atravesar el tapón del Darién. Foto: Esteban Vanegas
    Capurganá es un pueblo que vive del turismo, pero por su cercanía con Panamá y su zona selvática es un punto de paso de los migrantes que caminan desde allí para atravesar el tapón del Darién. Foto: Esteban Vanegas
  • El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
    El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
  • Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
    Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
  • Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
    Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
  • Viajan con pocas pertenencias, algunas de las cuales deben dejar abandonadas en las playas y la selva cuando ocurren los operativos y huyen hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
    Viajan con pocas pertenencias, algunas de las cuales deben dejar abandonadas en las playas y la selva cuando ocurren los operativos y huyen hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
  • Desde las montañas del Darién se camina entre seis y nueve días para cruzar hasta Panamá, tratando de huir del ejército de ese país que patrulla la zona. Foto: Esteban Vanegas
    Desde las montañas del Darién se camina entre seis y nueve días para cruzar hasta Panamá, tratando de huir del ejército de ese país que patrulla la zona. Foto: Esteban Vanegas
  • Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
    Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
  • Los migrantes de Asia y África dicen temer mucho a los animales de la selva porque no los conocen, la mayoría expresa que las arañas por su picadura venenosa y los mosquitos por la transmisión de enfermedades como la malaria son su mayor miedo. Foto: Esteban Vanegas
    Los migrantes de Asia y África dicen temer mucho a los animales de la selva porque no los conocen, la mayoría expresa que las arañas por su picadura venenosa y los mosquitos por la transmisión de enfermedades como la malaria son su mayor miedo. Foto: Esteban Vanegas
  • Los hitos internacionales de frontera entre Colombia y Panamá son el referente que quieren cruzar todos los refugiados, desde allí pierden todo contacto con poblaciones y están solos en la selva panameña por varios días. Foto: Esteban Vanegas
    Los hitos internacionales de frontera entre Colombia y Panamá son el referente que quieren cruzar todos los refugiados, desde allí pierden todo contacto con poblaciones y están solos en la selva panameña por varios días. Foto: Esteban Vanegas
  • Los caminos que cruzan son de gran dificultad por los valles que forman la cordillera del Tapón, en época de lluvias la dificultad se incrementa por la creciente de los ríos y lo pantanoso del terreno. Foto: Esteban Vanegas
    Los caminos que cruzan son de gran dificultad por los valles que forman la cordillera del Tapón, en época de lluvias la dificultad se incrementa por la creciente de los ríos y lo pantanoso del terreno. Foto: Esteban Vanegas
  • El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
    El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
  • La Isla de Narza (Narcisa Navas en honor a una de las pioneras de Capurganá) es el punto de referencia cuando los migrantes son trasladados en lanchas durante la noche, maniobra muy peligrosa que ha ocasionado el hundimiento de algunas embarcaciones y la muerte de refugiados por ahogamiento. Foto: Esteban Vanegas
    La Isla de Narza (Narcisa Navas en honor a una de las pioneras de Capurganá) es el punto de referencia cuando los migrantes son trasladados en lanchas durante la noche, maniobra muy peligrosa que ha ocasionado el hundimiento de algunas embarcaciones y la muerte de refugiados por ahogamiento. Foto: Esteban Vanegas
  • La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
    La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
  • Ibrahim Muctar Jalloh de Sierra Leona lleva varios meses en Capurganá. Su única forma de comunicarse con la familia es a través de redes sociales en su celular. Pasó varios meses detenido en un campo de refugiados en Panamá donde según él tuvo que cortarse el brazo izquierdo para que lo dejaran salir. Foto: Esteban Vanegas
    Ibrahim Muctar Jalloh de Sierra Leona lleva varios meses en Capurganá. Su única forma de comunicarse con la familia es a través de redes sociales en su celular. Pasó varios meses detenido en un campo de refugiados en Panamá donde según él tuvo que cortarse el brazo izquierdo para que lo dejaran salir. Foto: Esteban Vanegas
  •  La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
    La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
  • Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
    Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
  • Un helicóptero de la Fuerza Aérea colombiana aterriza en Capurganá durante un operativo conjunto con la Armada y la Policía para capturar a los refugiados que tratan de huir hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
    Un helicóptero de la Fuerza Aérea colombiana aterriza en Capurganá durante un operativo conjunto con la Armada y la Policía para capturar a los refugiados que tratan de huir hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
  • Capurganá es un pueblo que vive del turismo, pero por su cercanía con Panamá y su zona selvática es un punto de paso de los migrantes que caminan desde allí para atravesar el tapón del Darién. Foto: Esteban Vanegas
    Capurganá es un pueblo que vive del turismo, pero por su cercanía con Panamá y su zona selvática es un punto de paso de los migrantes que caminan desde allí para atravesar el tapón del Darién. Foto: Esteban Vanegas
  • El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
    El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
  • Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
    Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
  • Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
    Un grupo de 15 jóvenes de Nepal fueron capturados por la Policía y son llevados por la Armada y Migración Colombia hasta Turbo, donde luego fueron liberados, según ellos, después de cobrarles entre 20 y 30 dólares. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
  • Viajan con pocas pertenencias, algunas de las cuales deben dejar abandonadas en las playas y la selva cuando ocurren los operativos y huyen hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
    Viajan con pocas pertenencias, algunas de las cuales deben dejar abandonadas en las playas y la selva cuando ocurren los operativos y huyen hacia la selva. Foto: Esteban Vanegas
  • Desde las montañas del Darién se camina entre seis y nueve días para cruzar hasta Panamá, tratando de huir del ejército de ese país que patrulla la zona. Foto: Esteban Vanegas
    Desde las montañas del Darién se camina entre seis y nueve días para cruzar hasta Panamá, tratando de huir del ejército de ese país que patrulla la zona. Foto: Esteban Vanegas
  • Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
    Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
  • Los migrantes de Asia y África dicen temer mucho a los animales de la selva porque no los conocen, la mayoría expresa que las arañas por su picadura venenosa y los mosquitos por la transmisión de enfermedades como la malaria son su mayor miedo. Foto: Esteban Vanegas
    Los migrantes de Asia y África dicen temer mucho a los animales de la selva porque no los conocen, la mayoría expresa que las arañas por su picadura venenosa y los mosquitos por la transmisión de enfermedades como la malaria son su mayor miedo. Foto: Esteban Vanegas
  • Los hitos internacionales de frontera entre Colombia y Panamá son el referente que quieren cruzar todos los refugiados, desde allí pierden todo contacto con poblaciones y están solos en la selva panameña por varios días. Foto: Esteban Vanegas
    Los hitos internacionales de frontera entre Colombia y Panamá son el referente que quieren cruzar todos los refugiados, desde allí pierden todo contacto con poblaciones y están solos en la selva panameña por varios días. Foto: Esteban Vanegas
  • Los caminos que cruzan son de gran dificultad por los valles que forman la cordillera del Tapón, en época de lluvias la dificultad se incrementa por la creciente de los ríos y lo pantanoso del terreno. Foto: Esteban Vanegas
    Los caminos que cruzan son de gran dificultad por los valles que forman la cordillera del Tapón, en época de lluvias la dificultad se incrementa por la creciente de los ríos y lo pantanoso del terreno. Foto: Esteban Vanegas
  • El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
    El fuerte oleaje que llega a las costas de la región obliga a los coyotes a abandonar a los refugiados a decenas de metros de la orilla, muchos de ellos con niños a bordo, sin chaleco salvavidas y sin saber nadar. Foto: Esteban Vanegas
  • La Isla de Narza (Narcisa Navas en honor a una de las pioneras de Capurganá) es el punto de referencia cuando los migrantes son trasladados en lanchas durante la noche, maniobra muy peligrosa que ha ocasionado el hundimiento de algunas embarcaciones y la muerte de refugiados por ahogamiento. Foto: Esteban Vanegas
    La Isla de Narza (Narcisa Navas en honor a una de las pioneras de Capurganá) es el punto de referencia cuando los migrantes son trasladados en lanchas durante la noche, maniobra muy peligrosa que ha ocasionado el hundimiento de algunas embarcaciones y la muerte de refugiados por ahogamiento. Foto: Esteban Vanegas
  • La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
    La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
  • Ibrahim Muctar Jalloh de Sierra Leona lleva varios meses en Capurganá. Su única forma de comunicarse con la familia es a través de redes sociales en su celular. Pasó varios meses detenido en un campo de refugiados en Panamá donde según él tuvo que cortarse el brazo izquierdo para que lo dejaran salir. Foto: Esteban Vanegas
    Ibrahim Muctar Jalloh de Sierra Leona lleva varios meses en Capurganá. Su única forma de comunicarse con la familia es a través de redes sociales en su celular. Pasó varios meses detenido en un campo de refugiados en Panamá donde según él tuvo que cortarse el brazo izquierdo para que lo dejaran salir. Foto: Esteban Vanegas
  •  La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
    La llegada de las lanchas en la noche se incrementa debido a los operativos de las Fuerzas Armadas durante el día. Así evitan las capturas pero ponen en riesgo la vida de los refugiados que no saben nadar y deben llegar a la orilla. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
  • Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
    Los testimonios de los refugiados que han intentado cruzar varias veces, es que en la selva sufren de hambre y son atacados por el ejército panameño, por grupos ilegales y por los mismos coyotes en algunas oportunidades. Foto: Esteban Vanegas
  • Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas
    Algunos de los refugiados hacen varios intentos por cruzar la selva del Daríen, pagando a los coyotes por el transporte y según ellos a las autoridades para ser liberados luego de cada captura. Foto: Esteban Vanegas

SI YA ESTÁS REGISTRADO

Iniciá sesión con tu correo y contraseña

¿QUERÉS SER UN SUSCRIPTOR?

TENEMOS PLANES DESDE

$14.900,

Seleccioná el que más te convenga:

SUSCRIPCIÓN

DIGITAL

SUSCRIPCIÓN DIGITAL

+

IMPRESO

>
COMPRA AQUÍ TU SUSCRIPCIÓN

9 razones más para compartir tus datos con EL COLOMBIANO

  • 1Te damos contenidos exclusivos y profundos: acceso ilimitado a nuestra información, con análisis y claridad para que conozcas y entiendas lo que ocurre en tu entorno. Además, no te quedarás con una versión de los hechos, descubrirás otras perspectivas.
  • 2Serás parte del Club Intelecto: vivirás un mundo de experiencias, físicas y virtuales, que alimentarán tus cinco sentidos y tus ideas, y por supuesto podrás disfrutar de miles de alianzas con comercios, actividades y eventos en el Valle de Aburrá.
  • 3Tendrás mejores argumentos en tus conversaciones: serás parte de la comunidad de líderes que entiende lo que pasa en la ciudad y el mundo. Recibirás un antídoto a la confusión y los rumores que abundan.
  • 4Infórmate sin obstáculos: no tendrás publicidad invasiva, aquella que se atraviesa en el contenido cuando tratas de leer un artículo. Una experiencia de navegación pensada en tus necesidades y más limpia.
  • 5Sin cláusulas de permanencia: estamos tan seguros de nuestra calidad, que podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento, aunque sabemos que no lo harás.
  • 6Recibirás la llave de nuestro archivo: podrás ingresar a la versión digital de las ediciones impresas y consultarlas hasta un año atrás..
  • 7Te escuchamos para mejorar tu experiencia: trabajamos todos los días para que cuando te quieras informar con EL COLOMBIANO, tu relación sea más útil, intuitiva, cercana y sorprendente.
  • 8Estaremos a tu lado cuando te levantes: recibirás un mensaje cada mañana, en tu correo electrónico, que te permitirá tener a la mano información seleccionada con criterio periodístico y empezar el día bien informado.
  • 9Conocemos a Antioquia, mejor que Google: sabemos qué les interesa (y qué no) a las personas que habitan o se interesan por Antioquia y los mantenemos al tanto de todo lo que ocurre en la región y por qué.
Esteban Vanegas

Editor de fotografía de El Colombiano. La fotografía aérea y la escalada son mis pasiones. IG: @esteban.vanegas

.