<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El negociazo de firma mimada de Alcaldía con carpa en el Juan Pablo

El beneficiario es Mauricio Jaramillo, gerente de Cyan Eventos y Logística, quien alquiló el espacio
por $27 millones mensuales y podría ganar hasta $80 millones por día que subarriende.

  • La carpa gigante fue levantada en la parte del aeroparque Juan Pablo II que mira hacia la carrera 70. FOTO esneyder gutiérrez
    La carpa gigante fue levantada en la parte del aeroparque Juan Pablo II que mira hacia la carrera 70. FOTO esneyder gutiérrez
01 de agosto de 2023
bookmark

Hace un mes EL COLOMBIANO publicó un artículo sobre la controversial carpa gigante que levantaron en el aeroparque Juan Pablo II, sobre la carrera 70 entre calles 14 y 16, más parecida a un coliseo cubierto por lo grande y sólida y que en ese momento era objeto de controversia porque no contaba con licencia de construcción.

Casi dos meses después, los generadores de ese proyecto ya superaron casi todos los escollos normativos, pero por los trámites para hacerlo se reveló el entuerto que tenían escondido: que Metroparques le dio la posibilidad de usufructuar este espacio a quien figura como cabeza de una de las empresas operadoras de espectáculos mimadas de la administración del alcalde Daniel Quintero: se trata de Mauricio Jaramillo Botero, representante legal de la firma Cyan Eventos y Logística SAS.

Cyan había contratado alrededor de $14.500 millones entre 2016 y 2019, pero alcanzó un gran apogeo en la administración de Quintero. Del año 2020 para acá ha logrado contratos por $49.600 millones a través de Metroparques, es decir, más de tres veces lo que había alcanzado en un periodo igual de tres años y medio.

En mayo del año pasado, la Procuraduría le pidió a la Alcaldía información sobre la contratación que había suscrito con esta firma desde 2020 y aún así, de ese momento para acá Cyan ha obtenido diez contratos por más de $5.700 millones, incluido uno bastante jugoso para operar eventos en la Feria de las Flores.

En marzo también la veeduría Todos por Medellín había allegado a la Fiscalía una denuncia contra varios funcionarios debido a que, en su concepto, había indicios de presunto interés indebido en la celebración de contratos a través de convenios interadministrativos, mediante los cuales una entidad de la administración contrata con otra del Distrito y esta a su vez les puede entregar los contratos a firmas privadas sin pasar por licitaciones.

De nuevo, en esa denuncia, se menciona a Cyan como beneficiaria de un contrato por $19.850 millones del Presupuesto Participativo, dentro de la modalidad de invitación privada, que presuntamente estaría direccionado. El objetivo era operar torneos barriales y dar implementos deportivos. Todos por Medellín solicitó que se investigue por qué se adjudicó a un solo operador todas las actividades encargadas por el Inder a Metroparques, “incluyendo el suministro de bienes tales como uniformes, valores, papelería y demás” y señaló como las otras dos propuestas que se presentaron con Cyan no habrían sido competitivas.

Uno de los elementos que indaga el ente acusador es si se trató de un concurso amañado y si se incurrió en una especie de presunta cartelización, delito que se castiga con cárcel para los directivos de las empresas y los funcionarios que lo propicien si se trata de contratos del Estado.

En este caso, las otras firmas participantes fueron M.A Agencia BTL S.A.S. e Iluminación Jaime Dussan SAS., y uno de los indicios es la presunta relación de Fernando Dussan, accionista de esta última, con Jaramillo, el representante legal de Cyan.

En particular en el caso de la megacarpa del aeroparque, este diario obtuvo testimonios confidenciales de que ambos serían socios del proyecto. De hecho, quien ha dirigido la instalación de la carpa ha sido Jaramillo, en tanto que Dussan ha promovido el Hangar Park –así se llama— en sus redes.

En otro artículo del 24 de junio, EL COLOMBIANO también había dado cuenta de una relación sentimental que existiría entre Dussan y Diana Fonseca, la bogotana que, según versiones, manda en el comité de la Alcaldía que decide sobre la contratación de eventos con presupuesto oficial, con lo que se cerraría el círculo de las presuntas influencias indebidas en las decisiones sobre estos negocios. Los contratos serían además una manera de pagar favores, pues Cyan habría suministrado tarimas, pantallas gigantes y logística en la campaña de Quintero de 2019.

Cyan y el contrato por 4 años

El contrato con Metroparques le permite a Jaramillo usufructuar la plazoleta de eventos No. 1 y la zona verde de la plazoleta No. 2 del Juan Pablo II para eventos comerciales, desde el primero de mayo de 2023 hasta el 30 de agosto de 2026. Es decir que le prolonga un privilegio más allá de la permanencia del alcalde aliado en La Alpujarra, de manera que si el suceso quiere revocárselo, probablemente lo tendría que indemnizar o someterse a un desgastante proceso civil. El canon mensual es de $27’370.000 pesos, IVA incluido. Luego de la inversión en la megacarpa, el aforo puede dar para 7.500 a 8.000 espectadores y los arrendatarios pueden obtener entre $80 y $100 millones por el subarriendo para una sola fecha.

Hasta ahora, en la carpa los vecinos solo han presenciado dos programaciones: el festival Paradiso en junio y una fiesta de la cooperativa JFK. Pero en la actual Feria hay cuatro espectáculos que se celebran allí.

Curiosamente, en el caso de Paradiso, la campaña del ungido de Quintero para sucederlo —Juan Carlos Upegui— otorgó entradas a quienes más personas registraran en el club de fans del candidato.

Este diario buscó hablar con el gerente de Metroparques, Juan Carlos Gómez, sobre la contratación del espacio para el Hangar Park pero su equipo pidió el envío de un cuestionario. Luego, ante ocho preguntas concretas que buscaban conocer su reacción frente a lo que se dice en este artículo, solo contestaron que el alquiler hace parte de un plan de “autosostenibilidad” que lleva más de 10 años y que con cada cliente se negocia de manera individual. Subrayaron que “nuestros procesos de negociación se ajustan al manual de contratación”. Tampoco Jaramillo había contestado los interrogantes al cierre de esta edición.

Las preguntas sin respuesta

Normalmente en este mismo lugar se ha hecho el tradicional montaje de la carpa cabaret, uno de los espectáculos centrales de la Feria, pero en una estructura de un tamaño menor, que sin embargo suscitó múltiples quejas del vecindario de Belén Las Playas por el ruido. La construcción de la nueva armazón levantó de inmediato el resquemor de que la situación podría empeorar y por eso allegaron quejas a la inspección. El primer inconveniente, constatado además por visitas técnicas de la Secretaría de Control Territorial, era que el proyecto, por su tamaño, requería de licencia de construcción y no la tenía. La Curaduría 4 certificó que no la necesita; sin embargo, aún sigue pendiente de que pase la prueba del Mincultura, pues existe la teoría de que el aeroparque hace parte del aeropuerto Olaya Herrera, que fue declarado bien de interés cultural. Otro visto bueno que en principio se esperaba era el de la Aerocivil, pues también la carpa estaría dentro del cono de aproximación del Olaya y por esa razón tampoco podría ser admitida. De hecho, hace una década un proyecto idéntico ya había pasado el filtro del Concejo se peló por ese motivo. Sin embargo, aunque en un principio se mencionó el tema, en las respuestas a un derecho de petición del representante a la Cámara Daniel Carvalho, nada se habla del asunto.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*