<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Mundo | PUBLICADO EL 11 mayo 2020

El doble filo de divulgar el estado de salud de los mandatarios

  • El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha confesado en público varios de sus padecimientos. Sectores de su país, sin embargo, pedían conocer la historia clínica. FOTO Gobierno de Filipinas
    El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha confesado en público varios de sus padecimientos. Sectores de su país, sin embargo, pedían conocer la historia clínica. FOTO Gobierno de Filipinas
  • El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha confesado en público varios de sus padecimientos. Sectores de su país, sin embargo, pedían conocer la historia clínica. FOTO Gobierno de Filipinas
    El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha confesado en público varios de sus padecimientos. Sectores de su país, sin embargo, pedían conocer la historia clínica. FOTO Gobierno de Filipinas
Por Sergio Andrés Correa

Rumores llueven cuando un líder mundial deja de aparecer en público. Conozca las implicaciones.

Migrañas, desviación de la columna, enfermedad de Buerger, esófago de Barrett, miastenia grave. Las dolencias de salud que padece el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, y que ha admitido públicamente, bien podrían convertirlo en caso de estudio para especialistas médicos. Pero, ¿hasta qué punto su condición física es asunto de interés nacional?, ¿tienen los ciudadanos derecho a conocer la historia clínica de su mandatario?, ¿los quebrantos de salud de un presidente pueden afectar el desarrollo de un país?

Estas preguntas, que no resultan fáciles de responder, se las planteó el viernes pasado el Tribunal Supremo de Filipinas, a partir de una solicitud del abogado Dino de Leon, quien consideraba que los informes médicos y psicológicos del mandatario debían divulgarse para confirmar o desestimar que se encuentra actualmente impedido para ejercer su cargo. Luego de una sesión virtual, llena de discusiones acaloradas, el tribunal negó la solicitud por solo dos votos a favor y 13 en contra.

Pero Duterte no ha sido el único líder mundial cuya salud ha generado debate este mes. Se le han unido Daniel Ortega, de Nicaragua; y Kim Jong-un, de Corea del Norte, por sus prolongadas ausencias del foco público; e incluso Jair Bolsonaro, de Brasil, semanas atrás, cuando se sospechó que podía haberse contagiado de coronavirus.

Expertos consultados por EL COLOMBIANO coinciden en afirmar que la posibilidad de revelar las historias clínicas de altos funcionarios de un Estado resulta controversial, particularmente porque no hay un consenso internacional al respecto y, por lo general, la normatividad de cada país deja el asunto en un limbo legal.

No obstante, desde una perspectiva económica, la experta en Economía Política y candidata a doctora de la Universidad del Rosario, Nazly López Peña, considera que el estado de salud incide en su manera de administrar: “Cada líder personifica el tipo de poder que ejerce. Donald Trump está asociado a discursos racistas y xenófobos, caza guerras comerciales, y así son las decisiones que toma. Si los ciudadanos o la comunidad internacional se enteraran de que sufre una enfermedad grave, empezarían a pensar en quién podría ser su sucesor y si ese cambio de mando también modificaría la manera de hacer política pública en Estados Unidos”.

De igual forma, añade la académica, “un quebranto de salud de un mandatario genera cierta desconfianza en su capacidad de gobernar”. Sin embargo, opina, hay que trazar un límite claro para evitar vulnerar el derecho a la intimidad: “Si un presidente está enfermo, tanto el ciudadano como el empresario deberían saberlo. Pero habría que evitar una vulneración de la intimidad del mandatario frente a la opinión pública, sobre todo con enfermedades que son estigmatizadas socialmente. Por eso, la única circunstancia en la que el diagnóstico médico debe ser público, es si se trata de una enfermedad que represente un riesgo inminente de muerte o que lo obligue a dejar el poder porque disminuye la capacidad de ejercer sus funciones de lo público”.

Otras miradas

El analista español de Inteligencia y Seguridad Nacional Fernando Cocho, establece por su parte una diferenciación: no es igual de relevante la salud de un mandatario en Estados democráticos que en Estados con gobiernos de corte populista o muy presidencialista.

El experto expone que “cuando en algunos países desaparecen del foco público los líderes que son, de alguna manera, la piedra angular de todo un establecimiento para proteger un sistema, como es el caso de Corea del Norte, el tema toma relevancia porque de ser su salud quebradiza, comenzarían las luchas intestinas entre los poderes fácticos de esos regímenes no democráticos e implicaría a lo mejor algún conflicto. Ya lo vimos cuando cayeron Nicolae Ceaușescu en Rumania o Enver Hoxha en Albania: si el líder enferma o muere y no ha dejado bien definida su sucesión, hay lugar a problemas”.

Pero de otro lado, considera Cocho, en democracias sólidas como Estados Unidos, Francia o España, “la enfermedad de un mandatario no afecta la seguridad nacional, porque el Estado está amparado en un parlamento cuyo poder es derivado del pueblo y el presidente sólo es una figura que articula o desarrolla mientras se pueda esas funciones. Ahí entran en mayor conflicto el interés de la opinión pública por conocer información de un funcionario y el derecho a la intimidad, protegido por las constituciones de los países”.

Finalmente, el experto recomienda tener en cuenta que “lo que sí se ha demostrado a posteriori es que algunas decisiones de dirigentes políticos han estado vinculadas a ciertas patologías psicológicas. Eso genera un problema de confianza y un estigma: Se estima que un 1 % de la población mundial padece esquizofrenia, muchas veces controlada con medicación, ¿pero confiaríamos nuestra salud en un médico con ese diagnóstico? Mucho menos en un político. ¿Hasta qué punto eso es legítimo en un estado democrático?” Es un debate que todavía no está zanjado.

en definitiva

Divulgar datos médicos de los mandatarios sigue siendo un asunto controversial, pues crea tensiones entre derechos fundamentales y la protección de sistemas políticos poco democráticos.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Un caso en Colombia

El expresidente Juan Manuel Santos, el 1 de octubre de 2012, le dio a conocer al país que tenía un “pequeño tumor” canceroso en su próstata y que se sometería a una cirugía para extraer el tumor. “Será una cirugía con anestesia regional, lo cual permite que conserve mi estado de conciencia antes, durante y después del procedimiento”, dijo en ese momento, dando un mensaje de tranquilidad a la sociedad. Incluso, el expresidente aprovechó su situación de salud para recomendarles a los ciudadanos que se practiquen el examen de la próstata como lo mandan los preceptos médicos. “Esto a cualquiera le puede pasar. El cáncer de próstata es mucho más común de lo que la gente se imagina”.

Sergio Andrés Correa

Tengo la maleta siempre hecha y mi brújula, que por lo general apunta al sur, me trajo al periodismo para aclarar mi voz. Busco la pluralidad y no le temo a la diferencia.

.