<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Otros Deportes | PUBLICADO EL 02 junio 2022

Conozca al colombiano que descendió 112 metros en el mar y sin respirar

El antioqueño se convirtió en el primer colombiano en descender 112 metros sin respirar en el mar.

  • John Muñoz Aristizábal, una de las figuras de la apnea a nivel mundial. FOTO: CORTESÍA
    John Muñoz Aristizábal, una de las figuras de la apnea a nivel mundial. FOTO: CORTESÍA
  • John Muñoz Aristizábal, una de las figuras de la apnea a nivel mundial. FOTO: CORTESÍA
    John Muñoz Aristizábal, una de las figuras de la apnea a nivel mundial. FOTO: CORTESÍA
Conozca al colombiano que descendió 112 metros en el mar y sin respirar
Jheyner Andrés Durango Hurtado
Infográfico
214
m en la modalidad sin límites, récord mundial que ostenta Herbert Nitsch (Austria).

La Piedra de El Peñol tiene una altura de 220 metros. Imagínese bajarla sin respirar, y dentro del agua.

Esta hazaña, en total 224 metros sosteniendo el aire (entre descenso y ascenso) logró el apneista antioqueño John Muñoz Aristizábal en Sharm el-Sheij, Egipto, convirtiéndose en el primer colombiano en llegar a más de 100 metros (112) de profundidad en el mar.

Seis días después de esta gesta en la modalidad sin límites, que consiste en utilizar un trineo con peso que baja a 1.6 metros por segundo hasta llegar a la marca anunciada por el nadador, para luego regresar a la superficie mediante un mecanismo que se activa con un globo lleno de aire, el deportista, lleno de alegría, orgullo y motivación, se prepara para afrontar este viernes un nuevo reto.

Desde Egipto, el medellinense de 47 años, quien practica la apnea (aguantar la respiración y sumergirse lo más profundo posible) desde hace un lustro, habló con EL COLOMBIANO sobre su nuevo logro en una especialidad que, por los riesgos que conlleva frente a los límites de la capacidad humana, la Asociación Internacional Desarrollo de Apnea (Aida, por sus siglas en francés) no avala los récords obtenidos.

Se necesitan nervios de acero para practicar lo que hace...

“Aquí no hay cabida para los nervios, debo ir en paz interior completa. Si llego a sentir ansiedad o miedo a esa profundidad sencillamente me muero. Mientras se desciende simplemente se va focalizado en una ecualización perfecta para no dañar el pulmón ni el oído por la presión del agua, ya que voy a mucha velocidad, entre 1.5 y 1.7 metros por segundo”.

¿A qué se refiere con una ecualización perfecta?

“A compensar los oídos. Debido a la presión, todas nuestras vías aéreas reciben la presión del agua y se van aplastando. Si no lo haces el agua rompe la membrada del tímpano”.

Lo que acaba de hacer es de héroes...

“Me siento demasiado contento. Es que ser el primero de un país es lograr algo como tal es valioso y gratificante. Esto es bueno para los apneistas y la gente que ama el agua y el mar. Me doy cuenta que el trabajo constante, la disciplina y estar focalizado en el entrenamiento trae su recompensa. Agradezco a mi grupo de trabajo, a personas como Marco Nones, italiano que me entrenó para lograr esta marca en ‘no limits’; Walid Boudhiaf, mi mentor y con quien inicié en la apnea, o Branco Petrovic, mi entrenador y campeón del mundo en la modalidad de estática”.

Y eso que logró esa distancia con un registro de 2 minutos y 47 segundos en la modalidad más peligrosa de este deporte extremo...

“Así es, es una modalidad en la que ha muerto mucha gente. Por eso hay que estar muy seguro como atleta de lo que vas a hacer. De hecho la Aida (Asociación Internacional para el Desarrollo de la Apnea) tomó la decisión de reconocerla mas no avalarla”.

¿No le dicen que está
loco al sumergirse a tal
profundidad?

“Claro que sí, mucha gente me lo pregunta. Otros me dicen que no son capaces de aguantar bajo el agua ni 20 segundos. No tengo ningún súper poder, de hecho cuento con alumnos demasiado talentosos. Entonces es algo que podemos hacer todos, solo se trata de trabajarlo y estimularlo”.

¿Por qué se motiva a practicar este deporte?

“El agua siempre ha sido mi pasión. Hace mucho, con la familia, tuve una escuela de buceo. En realidad siento paz y tranquilidad. Siempre hice métodos de meditación, pero no he encontrado uno mejor que la apnea. Es algo difícil de explicar, hay que vivirlo, es lo más profundo que encuentro de estar viviendo el ahora realmente, sin tener que distraerte debido a un ruido, un celular o un pensamiento. Es otro mundo el que encuentras allá abajo”.

¿Y no le da temor interactuar con el mundo submarino?

“Es fascinante, hermoso, la interacción con los animales es más cercana porque ellos vienen con mayor curiosidad a mirarte. Me ha tocado hacer apnea con ballenas y hasta tiburones. Es una experiencia imponente y hay respeto pues somos visitantes en su casa. Se va siempre con expertos para saber cómo comportarse en ese tipo de encuentros”.

¿Qué quiere mostrar con lo que hace?

“Con la apnea también trato de influenciar de manera positiva a las personas en un deporte que es longevo, que lo pueden practicar los niños pero también los adultos. Recuerdo que en el Mundial de 2019 conocí a un japonés de 75 años que descendió 75 metros. La campeona del mundo, Natalia Vadímovna Molchánova, inició esta disciplina a los 45 de edad y a los 51 tenía todavía récords mundiales en su poder. Es decir, el solo hecho de entrar al mar es bonito y más si se dura un poco más de lo normal logrando mirar un pez o un coral. Todo esto motiva para conocer otro mundo”.

¿Qué meta deportiva se traza ahora?

“Este viernes, también en Egipto, intentaré batir el récord nacional de estática, en poder de Cristian Zuluaga, en 6 minutos y 3 segundos. Luego viajaré a las Bahamas para actuar, en inmersión libre y monoaleta, en la competencia más importante del mundo de apnea”.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES DEPORTISTA DESDE QUE ERA PEQUEÑO

John Muñoz Aristizábal nació en Medellín hace 47 años. De pequeño practicó taekwondo; luego snowboard (tabla sobre nivel y después parapente, ante de inclinarse por la apnea.

Sus marcas certificadas en esta disciplina son las siguientes: estática (5.47 minutos), inmersión libre (81 metros), monoaleta (78) y bialetas (65).

Jheyner A. Durango Hurtado

Periodista del área de Deportes

.