<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Roy Barreras y Armando Benedetti serían el as bajo la manga de Petro

Ambos fueron sus alfiles en la campaña presidencial. Son estrategas políticos cuyas realidades contrastan, pero que continúan a disposición del mandatario para cumplir labores en Palacio.

  • Roy Barreras (izquierda) y Armando Benedetti (derecha) fueron determinantes en la campaña presidencial de Gustavo Petro (centro) en 2022 y ahora suenan para aterrizar en el Gobierno. FOTO EL COLOMBIANO Y COLPRENSA
    Roy Barreras (izquierda) y Armando Benedetti (derecha) fueron determinantes en la campaña presidencial de Gustavo Petro (centro) en 2022 y ahora suenan para aterrizar en el Gobierno. FOTO EL COLOMBIANO Y COLPRENSA
20 de noviembre de 2023
bookmark

En las últimas semanas el gobierno de Gustavo Petro ha sufrido una serie de desavenencias políticas, sociales y económicas que lo han puesto en el ojo del huracán. Por esa razón, en los pasillos de la Casa de Nariño ha tomado fuerza de que el mandatario está contemplando la posibilidad de echar mano de dos viejos conocidos que podrían ayudarle a afrontar las crisis.

Lea también: Petrismo planea crear un partido único para no naufragar en 2026

Se trata de los exsenadores Roy Barreras y Armando Benedetti, dos estrategas políticos que le hablaron al oído a Petro durante la campaña presidencial de 2022 y al inicio de su mandato. Ahora ambos suenan para darle otro matiz a las decisiones en Palacio que permitan enfrentar la contingencia y destrabar los debates de la reforma a la salud en el Congreso, así como buscar estrategias para calmar el inconformismo social e impulsar la rezagada economía nacional.

Hace seis años atrás a nadie le cabía en la cabeza que Petro –entonces senador– se aliara con estos dos políticos tradicionales que en su momento le demostraron lealtad a Álvaro Uribe Vélez y a Juan Manuel Santos. Pero hoy es otra la realidad, ya que en ambos casos se trata de un cálculo político y de dos personas que potenciaron las campañas de Petro y del Pacto Histórico.

Roy juega papel fundamental

Barreras se metió de lleno a la campaña de Petro, se echó al hombro la creación del Pacto, incluso con el rechazo de grandes figuras de la izquierda, comenzando por el entonces senador Gustavo Bolívar. Una coalición que en marzo de 2022 se llevó por delante las elecciones legislativas.

En el caso de la Presidencia, Barreras –hoy embajador en Londres– logró ser un estratega clave sacando provecho de su experiencia legislativa. Pero eso no le quita lo polémico, pues el país recuerda las diversas grabaciones de video que salieron pocos días antes de la primera vuelta, en mayo de 2022, en donde se veía a Barreras hablando de estrategias de campaña sucia para derrotar a Alejandro Gaviria y a Federico Gutiérrez.

Con el triunfo, Petro dio una muestra de verdadero compromiso con Barreras, lo impuso al Pacto Histórico para que fuera el presidente del Senado, incluso por encima de congresistas como María José Pizarro, Gustavo Bolívar y Alexander López, de quien se aseguraba sería el aspirante oficialista.

Barreras luego cumplió a cabalidad su tarea, lograr que los acuerdos políticos con otros partidos se consolidaran, como también que las reformas salieran. La tributaria fue el proyecto clave que se aprobó más pronto de lo que se pensaba, pero con el paso del tiempo y el cambio de posturas de Petro, la coalición de gobierno se desgastó y las reformas que encabeza la de salud, se fueron estancando.

El exsenador de La U tuvo que dar un paso al costado cuando en mayo el Consejo de Estado le anuló la elección por doble militancia. Barreras, además, le hizo frente a un cáncer que enfrentó por varios meses. Ya fuera del Congreso, entró de lleno al Gobierno, lo hizo como el embajador ante el Reino Unido en Londres, en donde despacha desde hace poco más de dos meses.

Pero en medio de la crisis política y de favorabilidad entre la ciudadanía que vive Petro, esta semana volvió a aparecer, muy figurativo, ese alfil. El embajador Barreras estuvo en Colombia y dio mucho de qué hablar. El lunes, en un tradicional consejo de ministros que se hace en la noche, apareció como invitado especial del mandatario, en donde habló de esos temas complejos por los que pasa el Gobierno.

Ese día también llamó la atención la ausencia del ministro de la Defensa, Iván Velásquez, de quien se señaló que estuvo en la Casa de Nariño hasta antes de comenzar la reunión del consejo de ministros. De inmediato, el rumor que se corrió por los pasillos del Palacio presidencial y en los medios, es que Barreras sería el nuevo ministro de la Defensa.

Al día siguiente, Barreras estuvo en el Senado retomando sus pasos, en donde habló no solo con los congresistas del Pacto Histórico, sino también de la oposición, con quienes puso sobre la mesa los temas de la agenda legislativa.

Para el analista y exgobernador de Santander, Andrés Fandiño, el embajador está tratando de aprovechar una coyuntura que le es favorable para él. “Debe estar analizando cuál es el mejor escenario para él, si seguir de embajador en Londres o venir a ser ministro del presidente Petro”.

Recalca Fandiño que el exsenador Barreras es “uno de los alfiles más importantes del gobierno, del presidente, en su momento era la persona que lograba hacer consenso en la mayoría de los partidos, manejó muy bien la política en todos los escenarios”.

Y es que eso fue precisamente lo que hizo el ahora diplomático esta semana, habló con distintos sectores políticos, pero, según él, no lo hizo por un llamado que le haya hecho el presidente Petro para llegar a algún cargo en el Gobierno. Se debe recordar que el hoy embajador señaló que estaría en la diplomacia hasta julio del próximo año.

“Él puede ser un muy buen ministro del Interior para Petro, en el Ministerio de la Defensa se pierde, es un buen alfil que puede ayudar. Al Gobierno le hace falta un gran ministro del Interior y le hace falta un gran ministro de la Defensa y un gran consejero presidencial en la jefatura del gabinete”, asevera Fandiño.

Una voz en el mismo sentido de que Barreras sería importante para la Casa de Nariño, la da el consultor en políticas públicas, Néstor Daniel García Colorado, quien considera que “el país necesita todos los cerebros, todas las mentes, todas las manos, evidentemente Roy Barreras tiene una habilidad especial para conseguir acuerdos y lograr el trabajo de agendas articuladas con todos los sectores”.

Incluso el analista García Colorado fue mucho más allá y calificó de manera particular lo que hace Barreras en la diplomacia criolla. “Roy Barreras ‘extraditado’ al Reino Unido poco le aporta al país, podría jugar un mejor papel en la agenda local donde se necesitan líderes que creen puentes como él lo sabe hacer”.

Para algunos sectores, la mano que le ha metido Barreras a la discusión política ya se puede ver con lo hecho esta semana, pues fue determinante en la invitación del presidente Petro a tomarse un tinto con el jefe de la oposición, Álvaro Uribe Vélez, muy propio de su estrategia política.

¿Un nueva oportunidad?

El otro nombre que ha estado sonando, no con tanta fuerza como Barreras, es el de Armando Benedetti, el polémico exembajador en Venezuela, quien también fue fundamental en la campaña para que Petro se ganara la Presidencia.

Sin embargo, la relación de Petro y Benedetti no atraviesa por su mejor momento después de que estalló el escándalo de la entonces jefe de gabinete, Laura Sarabia, cuando se filtraron conversaciones en las que Benedetti decía que el presidente le había incumplido compromisos burocráticos.

Tras su salida de la embajada en Caracas, en medio de esa situación, el nombre de Benedetti ha vuelto a sonar como un posible ministro, posibilidad sobre la cual incluso él mismo se lo estaría contando a amigos cercanos.

Su llegada al gabinete ministerial de Petro no es vista con buenos ojos por el analista Fandiño, quien sostiene que esa sería otra de las graves equivocaciones que ha tenido el presidente Petro por la imagen negativa del exembajador.

La última palabra la tendrá el jefe de Estado y aunque las figuras de Barreras y Benedetti contrastan (ver Para saber más), lo cierto es que son dos estrategas políticos con amplio bagaje que pueden darle un respiro político a la Casa de Nariño en medio de las crisis.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*