<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Política | PUBLICADO EL 23 abril 2022

Las nuevas pifias de Rodolfo Hernández: Acuerdo de Escazú y Mitú

El candidato no conoce el tratado ambiental más importante
de la década. También se rajó en geografía nacional.

  • El exalcalde Rodolfo Hernández volvió a dar de qué hablar al decir que Mitú queda en Putumayo. No sabe qué es el Acuerdo de Escazú ni quién es John Milton Rodríguez. FOTO COLPRENSA
    El exalcalde Rodolfo Hernández volvió a dar de qué hablar al decir que Mitú queda en Putumayo. No sabe qué es el Acuerdo de Escazú ni quién es John Milton Rodríguez. FOTO COLPRENSA
  • El exalcalde Rodolfo Hernández volvió a dar de qué hablar al decir que Mitú queda en Putumayo. No sabe qué es el Acuerdo de Escazú ni quién es John Milton Rodríguez. FOTO COLPRENSA
    El exalcalde Rodolfo Hernández volvió a dar de qué hablar al decir que Mitú queda en Putumayo. No sabe qué es el Acuerdo de Escazú ni quién es John Milton Rodríguez. FOTO COLPRENSA
Por Pía Wohlgemuth

Rodolfo Hernández, el candidato a la Presidencia más disruptivo y que prometía pisar fuerte en la campaña con su discurso “apolítico”, volvió a dar una sorpresa al no saber qué es el Acuerdo de Escazú ni dónde queda Mitú.

El exalcalde bumangués, que prácticamente dejó de hacer campaña desde febrero, ha estado evitando ponerse en situaciones incómodas –dejando de asistir a casi todos los debates y entrevistas– después de aquel video en el que quedó grabado preguntando “¿eso qué es?”, cuando le pidieron enviar un saludo al departamento del Vichada.

Y si bien dijo que por seguridad prefería evitar los grandes eventos de campaña en plaza pública, su poca presencia en todo tipo de espacios visibles han llevado a que cada aparición suya se mire con lupa y a que, cuando mete la pata, sea más notorio.

A propósito, en la semana durante la que decidió volver a arriesgarse en los medios de comunicación, el tema del departamento de la Orinoquia resurgió y aprovechó para defenderse: “No escuché, había mucho ruido y pregunté qué es lo que me está preguntando de Vichada”, dijo a Blu Radio esta semana y agregó: “Lo que pasa es que se pegan a todo para ridiculizarme, porque creen que van a ganar haciéndome el ridículo ante los ciudadanos, y se van a llevar una sorpresa”.

Desafortunadamente para él, el pronunciamiento coincidió con una nueva rajada en geografía cuando dijo, en un contenido para redes sociales del mismo medio de comunicación, que Mitú, capital de Vaupés, queda en Putumayo.

Y a ese momento se le sumó otro, también grabado en cámara en el debate presidencial organizado por la Feria del Libro de Bogotá. Cuando les preguntaron a los asistentes si promoverían en el Congreso la ratificación del Acuerdo de Escazú –tratado internacional ambiental de gran relevancia en la región–, quedó grabado mientras los candidatos Luis Pérez y Federico Gutiérrez le explicaban de qué les estaban hablando.

Finalmente, Hernández no respondió a la pregunta de los moderadores, porque no tenía conocimiento del tema. Dicho tratado internacional fue ratificado por Colombia con otros países de la región y tiene como objetivo promover y garantizar el derecho a la información ambiental y su protección, la participación política y el acceso a la justicia.

Sin embargo, el Congreso actual no ha aprobado el proyecto de ley, haciendo imposible que pueda llevarse a la práctica.

El episodio sucedido ante miles de espectadores –el debate transmitido por Canal Capital ya suma 20 mil visitas en YouTube–, que no parece haberle importado mucho al candidato, sí significó un nuevo golpe para su ya estancada y polémica campaña a la Presidencia.

Los oponentes

Y en la misma oportunidad también reconoció que no sabe quién es el candidato de Colombia Justa Libres, John Milton Rodríguez, y aprovechó la oportunidad para atatcar a sus contrincantes.

Por un lado, llamó “mentirosito” a Gustavo Petro; aseguró que a Luis Pérez “no le cree en que sea el candidato” y que “ya está eliminado”; mientras Sergio Fajardo “no define”, Íngrid Betancourt viene a Colombia cada 4 años a “hacer política” y Federico Gutiérrez es “vanidoso”.

A todos estos pronunciamientos que han generado risas y dudas entre el electorado, se suma el proceso judicial que también le ha costado popularidad, que sus contendores usan para cuestionarlo.

A Hernández se le acusa de presunta celebración indebida de contratos, por supuestamente haber permitido que se adjudicara de manera irregular un contrato de $336 millones, por 30 años, para la implementación de una tecnología en el relleno sanitario El Carrasco, en Girón, Santander. El pasado 18 de abril, no aceptó los cargos y la próxima cita es el 4 de junio, para el estudio de un preacuerdo y el 21 de julio se instalará el juicio oral.

Con todo, la candidatura del bumangués ha pasado tan de agache, que hasta se ha dicho que no tiene verdaderas intenciones de llegar a la presidencia, pese a la seguridad que muestra en sus pocas apariciones en medios..

Pero quizás sea demasiado tarde para un remonte del exalcalde –si es que tiene alguna intención de buscarlo–, porque según encuestas no supera el 11% de intención de voto en primera y segunda vuelta, y tanto Gustavo Petro como Federico Gutiérrez le tomaron una ventaja amplia.

Los tropiezos del bumangués, sus críticas a los opositores y el proceso de corrupción han dado de qué hablar, pero no le han traído, al menos según los pronósticos, ningún bien. “Hablamos el 30 de mayo”, responde con una aparente seguridad sobre el resultado de los próximos comicios en los que todo indica que tiene muy pocas posibilidades de salir victorioso

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES EL CASO DE VITALOGIC

El caso de presunta corrupción en contra del exalcalde de Bucaramanga supone que, al parecer, habría presionado a la Empresa de Aseo de Bucaramanga (Emab) para que adjudicara el contrato a Jorge Alarcón, de Vitalogic, RSU. Supuestamente, Luis Carlos Hernández, hijo del ingeniero, firmó en una notaría un acuerdo de corretaje para el cobro de una comisión si Emab licitaba con Vitalogic. La Fiscalía también investiga al exgerente de la Emab, José Manuel Barrera; a Rubén Amaya, jefe de disposición final, y a otros presuntos implicados. Hernández no aceptó cargos en la audiencia del 18 de abril pasado. El 4 de junio para el estudio de un preacuerdo y el 21 de julio se instalará el juicio oral.

Pía Wohlgemuth

Comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana.

.