<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Política | PUBLICADO EL 24 agosto 2021

Juan Luis Castro, hijo de Piedad Córdoba, renunció al Senado

  • En reemplazo de este senador llegará Yezid García. FOTO COLPRENSA
    En reemplazo de este senador llegará Yezid García. FOTO COLPRENSA
  • En reemplazo de este senador llegará Yezid García. FOTO COLPRENSA
    En reemplazo de este senador llegará Yezid García. FOTO COLPRENSA
Juan Pablo Patiño

El senador por el partido Verde llegó al Congreso de la República en 2018.

El médico Juan Luis Castro Córdoba, quien ocupó la curul como senador durante tres años, presentó su renuncia al legislativo este martes.

La plenaria del Senado aceptó la renuncia del congresista con 65 votos a favor y dos en contra.

Según explicó el senador, su renuncia al Congreso se debe a que desde hace varios meses sufre “una serie de quebrantos de salud” y agregó que para él esto representa un impedimento ético, pues “no tengo las condiciones necesarias para asumir mi cargo en el Congreso de la República como se amerita”.

Castro Córdoba resaltó, a través de un comunicado, que durante su período como congresista impulsó la ley que volvió al río Cauca sujeto de derechos, así como la ley de comida chatarra.

Tras la renuncia de carácter “irrevocable”, la silla de Castro Córdoba en el legislativo será ocupada por Yezid García, confirmó la senadora verde, Angélica Lozano.

El hijo de la también ex senadora, Piedad Córdoba, llegó al Congreso de la república en 2018 en representación del partido Alianza Verde.

En su paso por el Congreso, Castro Córdoba promovió debates y audiencias públicas con el fin de mejorar el sistema de salud.

En el portal Congreso Visible figura como el autor de “Ley de Rurales” que pretende mejorar las condiciones de salud en las zonas más apartadas de Colombia.

Castro Córdoba también registra 23 proyectos de ley de su autoría.

Juan Pablo Patiño

Cazador de historias. Futbolista frustrado: me tocó gambetear con las palabras.

.