<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 21 noviembre 2022

Brujería, el escudo secreto de los narcos

Medallas, conjuros y “cerramientos” nutren las creencias de los capos, aunque no siempre funcionan.

  • En 2016 la Policía allanó una casa que funcionaba como plaza de vicio en Barrio Antioquia, suroccidente de Medellín. Encontraron un altar de santería con ramas, velas y calaveras. FOTO cortesía
    En 2016 la Policía allanó una casa que funcionaba como plaza de vicio en Barrio Antioquia, suroccidente de Medellín. Encontraron un altar de santería con ramas, velas y calaveras. FOTO cortesía
  • Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”. FOTO cortesía
    Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”. FOTO cortesía
  • Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
  • En 2016 la Policía allanó una casa que funcionaba como plaza de vicio en Barrio Antioquia, suroccidente de Medellín. Encontraron un altar de santería con ramas, velas y calaveras. FOTO cortesía
    En 2016 la Policía allanó una casa que funcionaba como plaza de vicio en Barrio Antioquia, suroccidente de Medellín. Encontraron un altar de santería con ramas, velas y calaveras. FOTO cortesía
  • Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”. FOTO cortesía
    Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”. FOTO cortesía
  • Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.

El bajo mundo del narcotráfico colombiano está plagado de dinero, traiciones y muertes, pero también de una marcada tendencia a entregarle el alma a fuerzas oscuras.

Brujería, santería, satanismo, esoterismo y tarotismo conforman el equipaje de muchos de los narcos conocidos, junto a los kilos de coca y el arsenal bélico.

Este informe periodístico recoge algunos de los casos más sonados, que involucran a peces gordos de la mafia con prácticas mágicas.

Alias “Matamba”, “Gavilán”, “Mocho Vives”, “Morro” y “Pijarvey” ocuparon múltiples titulares de prensa, no solo cuando cayeron en operativos policiales, sino cuando los investigadores revelaron los extraños rituales que hacían.

Estos se pueden clasificar de tres maneras:

1). El uso de talismanes mágicos para protegerse de los enemigos. Esto incluye collares, cadenas, brazaletes, tatuajes y medallones.

2). Conjuros para agredir a los rivales y la Fuerza Pública, entre los que se incluye el uso de muñecos de vudú, tierra de cementerio, fotos maldecidas y prendas del oponente.

3). Ritos para “cerrarse” el cuerpo y hacerlo impenetrable contra toda clase de armas.

A pesar de eso, estos personajes suelen terminar encarcelados o muertos, por lo que los investigadores creen que, en el fondo, son embaucados por los hechiceros.

Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”.<span class=mln_uppercase_mln> </span><span class=mln_uppercase_mln>FOTO</span> <b><span class=mln_uppercase_mln>cortesía</span></b>
Estas son las garras disecadas de un gavilán, las cuales fueron acondicionadas como collar protector de “Gavilán”. FOTO cortesía

La adicción de “Matamba” por una bruja

Juan Castro Estupiñán (“Matamba”), líder de la banda “Cordillera Sur”, era adicto a los consejos de una bruja del Pacífico. Se sentía seguro cuando ella le recetaba pócimas para ser exitoso en los negocios, el amor y la salud. Era tal su dependencia por esos remedios que en mayo de 2022, cuando la persecución en su contra era más fuerte por su fuga de la cárcel, se arriesgó a contactarla en Venezuela, exponiendo su propia ubicación. La Policía lo localizó por eso en Santander y lo dio de baja.

Las garras embrujadas de “Gavilán”

Roberto Vargas Gutiérrez (“Gavilán”), fue paramilitar y subcomandante del cartel Clan del Golfo. Según desertores del grupo, ordenó amputarle las garras a un gavilán, las mandó a disecar y con ellas se fabricó un collar, el cual fue rezado por una bruja. Lo usaba como talismán, para protegerse de los enemigos, pero lo perdió escapando de un operativo en la ciénaga de Tumaradó el 11 de agosto de 2017. Sin esa protección, fue dado de baja por la Fuerza Pública el 31 de agosto siguiente, en Urabá.

El gato de la suerte de “Pijarvey”

Martín Farfán Díaz (“Pijarvey”), líder de la banda “Libertadores del Vichada”, murió en un operativo policial en 2015. Recibía el consejo frecuente de pitonisas chocoanas, quienes le recomendaron usar el “talismán del gato negro”. Se trataba de un tatuaje, que exhibía en uno de los brazos, al cual le atribuían poderes mágicos. Según las brujas, “Pijarvey” debía mirarlo fijamente durante tres minutos, y luego cerrar los ojos. Así, tendría una visión que le traería suerte.

Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
Este es el altar con frutas y una cabeza reducida que le encontraron a “Mocho Vives” en una casa de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.

La cabeza reducida de “Mocho Vives”

Norvey Palacio Hernández (“Mocho Vives”), cabecilla de la banda “la Terraza”, fue capturado en octubre de 2020 en Medellín. Recurría a prácticas de santería para protegerse de los rivales y blindar sus operaciones. Los investigadores que allanaron uno de sus escondites en el barrio Manrique, encontraron un altar hecho con una bandeja de frutas, sal, dulces, arroz, un velón y “una cabeza reducida”: un pedazo de árbol al cual le tallan la forma de un rostro humano, para usarlo en ritos de santería.

El blindaje mágico de alias “Morro”

Jorge Pérez Marín (“Morro”) era cabecilla de “la Oficina”. Se decía que estaba “cerrado”, refiriéndose a un conjuro que le blinda el cuerpo ante toda clase de ataques. Esta práctica se basa en el mito griego de Aquiles, el guerrero invulnerable, salvo por un punto débil en su talón. En el caso de “Morro”, ese punto estaba justo en la coronilla. Cuando lo mataron en 2012, los sicarios lo arrodillaron, le acercaron la pistola a la coronilla y le dispararon justo ahí para “desbloquearle” el hechizo. Luego lo remataron.

*Para conocer más historias de este tipo, visita Revelaciones del Bajo Mundo, el podcast de EL COLOMBIANO.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Si quiere más información:

.