<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El historial de crímenes e investigaciones por corrupción que salpican al Clan Gnecco

El último sentenciado del grupo familiar fue el exgobernador de Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco.

  • Luis Alberto Monsalvo Gnecco y su madre Cielo Gnecco Cerchar, en líos con la justicia. FOTOS: CORTESÍA.
    Luis Alberto Monsalvo Gnecco y su madre Cielo Gnecco Cerchar, en líos con la justicia. FOTOS: CORTESÍA.
15 de febrero de 2024
bookmark

El sentido de fallo condenatorio en contra del dos veces exgobernador de Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco, revivió las polémicas que hace años rodean al clan Gnecco, una familia involucrada con múltiples negocios y cargos públicos en ese departamento y la Costa Caribe, y con varios integrantes judicializados por sus presuntas relaciones con la corrupción y el paramilitarismo.

Al finalizar el juicio en su contra, esta semana, la Corte Suprema de Justicia halló responsable a Luis Alberto Monsalvo Gnecco por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación en favor de terceros.

Entérese: Alcaldía de Quintero se gastó $75.780 millones en publicidad: ¿en qué se fue tanta plata?

El tribunal decretó el sentido del fallo condenatorio y en el próximo 18 de marzo indicará el monto total de la pena.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, “los hechos ocurrieron durante el primer periodo en el que ejerció como mandatario departamental, entre 2012 y 2015 (...). Hubo cinco irregularidades sustanciales en el trámite y celebración del contrato 1178 de 2015, cuyo objeto era la prestación del servicio de alimentación escolar a los niños, por un valor inicial de $17.145 millones”.

Lea también: El abandono reina en el ecoparque que Luis Pérez “inauguró” hace 4 años en el Suroeste antioqueño

El contrato “fue direccionado para beneficiar a un consorcio específico, pasando por alto graves falencias en los estudios previos, pues no se estableció la población a beneficiar ni el número de raciones a entregar. Tampoco fueron priorizados los niños en situación de vulnerabilidad, ni se establecieron dietas ni complementos alimenticios (...). El presupuesto oficial no se ajustó a las necesidades contractuales ni a los precios del mercado, por lo que se generaron sobrecostos por $1.537 millones de pesos en favor del contratista”, añadió el ente acusador.

En 2020, Monsalvo Gnecco ya había sido condenado a cinco años de cárcel por el delito de corrupción al sufragante durante las elecciones regionales de octubre de 2011.

Decisiones judiciales cuestionadas

También está en problemas con la justicia su madre Cielo María Gnecco Cerchar, considerada una de las baronesas electorales de Cesar. La Fiscalía la investiga por cargos de secuestro extorsivo, homicidio y concierto para delinquir agravado.

El pasado octubre de 2023 hubo un escándalo relacionado con su proceso. En una aparente descoordinación con sus jefes, la fiscal quinta especializada de la Dirección Seccional de Cesar revocó la orden de captura en contra de Cielo.

Al enterarse de lo ocurrido, la Dirección Central de la Fiscalía compulsó copias para que esa funcionaria fuera investigada por Dirección contra la Corrupción, por haber recibido presuntos sobornos para beneficiar a la matriarca.

El caso que involucra a Cielo Gnecco partió de las declaraciones de desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), que la señalaron de haber ordenado en 2002 los secuestros y posteriores asesinatos de dos contratistas de la Gobernación de Cesar.

Según esas versiones, Jairo Hernández Hinojosa y Carlos Mendoza Guerra no le pagaron un soborno de $2.500 millones a la mujer, al cual se habían comprometido para que los favoreciera con contratos públicos.

Otro judicializado de la familia es Armando de Jesús Gnecco Vega (“Mandarino”), sobrino de Cielo, por concierto para delinquir y homicidio. La Policía lo capturó por ser el supuesto autor intelectual del asesinato de Efraín Ovalle, un líder político de Cesar, en 2012.

El crimen fue perpetrado por sicarios de la banda de “Marquitos Figueroa”, con la cual vincularon a Gnecco Vega. Sin embargo, en 2015 fue dejado en libertad por una jueza de control de garantías de Valledupar, bajo el argumento de que uno de los testigos se retractó.

Los antecesores

La relación del Clan con la ilegalidad se remonta a los años 80, según expedientes judiciales y archivos de prensa, cuando el cacique político Jorge Gnecco Cerchar se involucró con el narcotráfico y más tarde con los paramilitares.

Sobre estas conexiones han hablado comandantes de las Auc, como Salvatore Mancuso y “Jorge 40”, aunque nunca fue condenado, pues lo mataron en 2001, a sus 55 años de edad, en medio de vendettas internas de la mafia.

En la lista figura también su hermano Lucas Gnecco Cerchar, exgobernador de Cesar, quien resultó involucrado en un desfalco a las arcas del departamento cercano a los $10.000 millones, por medio de la Secretaría de Educación.

La Corte Suprema de Justicia lo condenó por ese hecho a 24 años de cárcel, en 2009. Ya en 1994 lo había sentenciado a 42 meses por constreñimiento electoral.

También fue investigado por nexos con el paramilitarismo y en particular con el asesinato del periodista Guzmán Quintero Torres (1999), pero falleció en 2023 sin que estos hechos se esclarecieran.

Su hijo José Alfredo Gnecco Zuleta, quien ha sido congresista en cuatro periodos, está siendo investigado por su presunta participación en el llamado “Cartel de la Toga”. Fue señalado por el testigo estrella del caso, el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.​

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD