<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 03 marzo 2022

Coronel (r) le dijo a la JEP que pidió falsos positivos de paramilitares, no de campesinos

  • El coronel (r) Héctor Alejandro Cabuya fue comandante del Batallón de Infantería número 21, en el Mera. FOTO: COLPRENSA
    El coronel (r) Héctor Alejandro Cabuya fue comandante del Batallón de Infantería número 21, en el Mera. FOTO: COLPRENSA
  • El coronel (r) Héctor Alejandro Cabuya fue comandante del Batallón de Infantería número 21, en el Mera. FOTO: COLPRENSA
    El coronel (r) Héctor Alejandro Cabuya fue comandante del Batallón de Infantería número 21, en el Mera. FOTO: COLPRENSA
Daniela Osorio Zuluaga

En un intento por evitar ser expulsado de la Jurisdicción Especial para la Paz, el coronel en retiro Héctor Alejandro Cabuya reconoció por primera vez su responsabilidad en los falsos positivos del Batallón de Infantería número 21 y salpicó a otros altos mandos que, según él, habrían ayudado a perpetrarlos en el departamento del Meta.

Pese a aceptar que sabía de esa práctica “sistemática” en el Ejército y en su batallón, se justificó diciendo que quien se encargaba de reclutar a las personas que serían ejecutadas extrajudicialmente le había asegurado que se trataba de criminales, y no de personas inocentes como finalmente terminó ocurriendo.

Según él, cuando necesitaba empezar a mostrar más resultados “o bajas en combate”, contactaba a otro hombre al que le decía, explícitamente, “que no podían tocar campesinos para estos resultados, a lo que él manifestaba que no me preocupara, que eran muchachos que no tenían una buena conducta dentro de las AUC”, dijo el coronel (r) en su aporte a la verdad.

En ese mismo documento, de 75 páginas, que llegó a las puertas de la Jurisdicción en febrero, Cabuya también aseguró que la práctica no ocurrió a escondidas de sus superiores, sino que, al contrario, eran ellos mismos las que la propiciaban.

Un ejemplo de ello, según el testimonio que le entregó a la JEP bajo juramento, fue que cuando se retiró del Ejército y se fue a los Estados Unidos, el entonces general Guillermo Quiñonez Quiroz, excomandante de la Cuarta División del Ejército, habría intentado que “le ayudara con esos mismos resultados, porque creía que yo era parte de las AUC”, dijo Cabuya.

El coronel (r) y los paras

Sobre ese punto de sus relaciones con las autodefensas, Cabuya negó haber propiciado de manera “directa” las relaciones ilegales entre los miembros del Ejército y esos grupos armados. Pero la justicia ordinaria opinó algo diferente en 2011, cuando ordenó capturarlo por nexos con los paramilitares y lo condenó tiempo después a 9 años de cárcel.

Incluso, el narcotraficante y paramilitar Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, llegó a salpicar a Cabuya y varios militares más del Batallón Vargas con ejecuciones extrajudiciales. Según Don Berna, el excomandante le pedía al Bloque Centauros entregar víctimas a los militares con uniformes y armas, para que después fueran presentados como guerrilleros muertos en combate.

Como esos, la JEP ha revelado por lo menos 6.402 falsos positivos más que se dieron en todo el territorio nacional y que, según la jurisdicción, se dieron como una práctica sistemática por algunos miembros del Ejército para mostrar resultados y bajas en combate.

Tras ser condenado, Cabuya huyó a norteamérica y se escondió de las autoridades al punto de ser buscado con circular roja de la Interpol hasta 2017, cuando fue capturado, deportado a Colombia y puesto a disposición de las autoridades por parte de Migración Colombia.

Tiempo después, el coronel (r) se unió a la JEP y pidió su libertad como uno de los beneficios que otorga esa jurisdicción. Sin embargo, se le fue negada dos veces por considerar que no ha hecho los aportes suficientes a la verdad.

Por ahora, será tarea de la justicia especial determinar si el plan de aporte a verdad es suficiente y le permite a Cabuya seguir como compareciente. De no ser así, el coronel (r) podría perder todos sus beneficios y sería devuelto a la justicia ordinaria.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.

.