<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 28 febrero 2022

Las confesiones de un Char sobre la compra de votos en la Costa que salpican al senador Laureano Acuña

En su testimonio ante la JEP, en septiembre del 2019, David Char expuso los juegos de poder del Atlántico.

  • David Char Navas le habría ofrecido a Laureano Acuña hacer parte de su equipo político. FOTOS COLPRENSA
    David Char Navas le habría ofrecido a Laureano Acuña hacer parte de su equipo político. FOTOS COLPRENSA
  • David Char Navas le habría ofrecido a Laureano Acuña hacer parte de su equipo político. FOTOS COLPRENSA
    David Char Navas le habría ofrecido a Laureano Acuña hacer parte de su equipo político. FOTOS COLPRENSA
EL COLOMBIANO

Aunque el exsenador David Char Navas dio su testimonio a la JEP en septiembre del 2019, convirtiéndose en el primer político con vínculos paramilitares aceptado por esta jurisdicción, su testimonio ha cobrado relevancia por las aspiraciones que aún mantiene su familia y por los otros políticos salpicados que buscan permanecer en el poder.

Uno de ellos, el senador Laureano Acuña, fue nombrado durante la audiencia publicada el domingo por el canal Caracol. De acuerdo con la versión de Char Navas, Acuña era una promesa política en el Atlántico y su gran acogida como líder barrial podía beneficiar políticamente a la familia Char. “Laureano es una persona que, pues, es conocida en el Atlántico que maneja mucho esta forma de comprar votos”, precisó el excongresista en audios compartidos con la JEP.

Sin embargo, según dijo Char Navas, los padrinos políticos de Acuña eran los Gerlein, quienes no permitieron que el actual senador por el partido Conservador –que, además, está buscando la reelección–, se fuera para otro “bando” y lograron convencerlo de permanecer en el clan político, a pesar de la oferta económica de Char Navas.

“Los Gerlein sabían que estaban perdiendo a un buen líder. De hecho, ya era concejal de Barranquilla. Y él después me pidió que lo excusara, pero que él tenía que regresar a las toldas de los Gerlein”, relató el exsenador en una versión reservada, obtenida por Caracol, quien además contó que le había entregado 40 millones a Acuña para que se fuera para su equipo.

Char Navas y Acuña se habrían conocido, según el testimonio, dos décadas antes, lo que coincide con los dos periodos que tuvo Acuña en el Concejo de Barranquilla entre el 2002 y el 2009. Así mismo, los habría presentado Eduardo Pulgar, de quien Char Navas confirmó una supuesta compra de votos en Barranquilla –siendo parte del mismo equipo político– y quien hoy se encuentra condenado por tratar de corromper a un juez.

Este testimonio de presunta compra de votos se suma al audio revelado por el abogado de Aída Merlano, Miguel Ángel del Río, en el que se escucha a Laureano Acuña conversar con el candidato a la Cámara de Representantes por el partido Vamos Juntos, Edison Massa: “Yo lo que quiero que entiendas viejo Massa es que el Atlántico es más costoso que cualquier departamento”, se escucha en el audio. “A revisar qué es lo que tenemos que movilizar pa’ poder cuadrar 70.000 votos. Mínimo tenemos que comprar 70.000 votos, de ahí nos vamos empujaos”, apunta en el audio.

A pesar de que Acuña emitió un comunicado en contra de lo expuesto por el abogado del Río, afirmando que “lo que se escucha es una conversación coloquial”, propia de la región, “donde dos amigos conversan de manera espontánea”, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema lo llamó a dar su versión libre el próximo 28 de marzo, día en el que dará sus explicaciones al magistrado Francisco Farfán, el mismo que lleva la indagación preliminar contra Arturo Char.

Las familias del Atlántico

David Char Navas es primo del actual precandidato presidencial Alejandro Char, cuyo caso de presunta corrupción ha cogido relevancia no solo por las aspiraciones de “Álex” sino por la reaparición de la prófuga Aida Merlano, quien nuevamente se refirió a la “compra de votos” en el Atlántico por parte de las familias Gerlein y Char.

“Allá no existe la democracia. Allá lo que existe es una compra de consciencia”, afirmó Char Navas sobre lo que se vive en el Atlántico durante su testimonio ante la JEP, en el que reconoció sus alianzas con grupos de autodefensa y cuyos aportes a la verdad fueron suficientes para otorgarle la libertad transitoria, luego de haber sido capturado en el 2017 por los delitos de concierto para delinquir y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego.

Char Navas expuso que desde hace 30 años tres casas políticas se han repartido tanto el poder como los contratos en la región: la familia Name, la familia Gerlein y la familia Char; y dio detalles sobre las acciones de corrupción que cometió en sus campañas al congreso en 2002 y 2006.

“Era un voto seguro, pero más costoso. Pero no había que hacer ningún trabajo con ningún líder porque aquí tenía metida la mano la Registraduría. Había gente de las registradurías que ponían al servicio la venta de mesas”, relató Char Navas sobre el carrusel electoral, una práctica de compraventa en la que se pagaba directamente a quienes contaban los votos, sin requerir de una gestión con líderes barriales.

Así mismo, Char Navas señaló que el dinero de la familia Gerlein la manejaba Julio, quien también se ha visto salpicado por los señalamientos de corrupción de Aida Merlano a medios nacionales. Sin embargo, el fallecido excongresista Jorge Gerlein sería el encargado de la entrega de materiales de construcción para comprar líderes y, de paso, votos.

“Estoy hablando de bolsas de cemento, estoy hablando de bloques, eso era para las casas de los líderes o mejorar la zona donde el líder tuviera la cantidad de votos. El señor Jorge Gerlein era el que llevaba los camiones y los parqueaba en la zona y los entregaba a los líderes, obviamente un porcentaje antes de la votación”, expuso Char Navas ante la JEP.

Miguel Ángel del Río también reveló, el pasado 10 de febrero, un audio que sería de Julio Gerlein en el que afirma haber aportado 12.000 millones de pesos para la elección de Aida Merlano en 2018. Precisamente, el 28 de agosto de ese año la Fiscalía General anunció que imputaría cargos contra el empresario barranquillero por su presunta responsabilidad en este caso de compra de votos; sin embargo, más de tres años después, su juicio ni siquiera ha comenzado.

.