<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 29 noviembre 2021

Toque de queda en El Poblado no protege a menores de los delitos

  • En algunos sectores de El Poblado, como en la fotografía, se siguen viendo menores de edad entre las 7:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, sin la compañía de un adulto. FOTO camilo suárez
    En algunos sectores de El Poblado, como en la fotografía, se siguen viendo menores de edad entre las 7:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, sin la compañía de un adulto. FOTO camilo suárez
  • En algunos sectores de El Poblado, como en la fotografía, se siguen viendo menores de edad entre las 7:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, sin la compañía de un adulto. FOTO camilo suárez
    En algunos sectores de El Poblado, como en la fotografía, se siguen viendo menores de edad entre las 7:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, sin la compañía de un adulto. FOTO camilo suárez
Por edison ferney henao h.

Aunque el balance de las autoridades en la zona comercial de El Poblado es positivo, tras dos meses de su implementación comerciantes y expertos tienen reparos.

Dos meses han pasado desde que se implementó el toque de queda para menores de edad en El Poblado y la medida, según comerciantes y defensores de esta población, se ha quedado a media máquina. Los 59 menores de 18 años que han infringido la restricción, según cuentas de la Secretaría de Seguridad, no dan un parte de tranquilidad en esa zona. Variada es la lista de reparos.

En principio, la restricción se fijó como una forma de mitigar la vulneración de los derechos de niñas, niños y adolescentes, específicamente por las dinámicas de explotación sexual que allí han abundado. La calle 7 hasta la 11, entre las carreras 33 y 43F —en la parte central—, el Parque Lleras y Provenza fueron los sectores focalizados.

Pese a esto, la presencia de menores de edad, entre las 7:00 de la noche y 5:00 de la mañana, continúa siendo notoria en esos puntos. Y aunque a las infracciones se suman 13 solicitudes de antecedentes, 82 sustancias psicoactivas y 11 armas blancas incautadas, además de cuatro comercios suspendidos, según el despacho de Seguridad, varios factores podrían explicar lo bajo de estos indicadores.

Sentir ciudadano

El toque de queda, cuenta Luis Guillermo Orjuela, director ejecutivo de la corporación Zona Rosa —que agrupa a por lo menos 100 comercios en el Parque Lleras—, rodó bien cuando recién lo anunció el alcalde Daniel Quintero, quien lo calificó como una “batalla frontal contra el abuso sexual y trata de menores”.

Entonces, la baja de esta población en las zonas comerciales de El Poblado fue notoria, lo que sucedió, dice Orjuela, fue que se relajó el acompañamiento por parte de las autoridades. “Como es un tema de menores, y a veces la Policía no puede actuar, estos tienden a estar presentes en algunos corredores sin algún responsable”, afirma Orjuela.

Similar es la percepción de Juanita Cobollo, líder del gremio de comerciantes de Provenza, quien confirma que en los últimos días ha advertido la presencia de adultos que, en su opinión, estarían impulsando nuevamente la explotación sexual de menores de edad en esa zona.

Lo que dice Cobollo es que el trabajo de la Policía del cuadrante en El Poblado ha sido positivo. Pese a eso, afirma que hay “descuido” por parte de la Policía de Infancia y Adolescencia, además de los despachos de Inclusión Social y Espacio Público, pues dice que, pese a la medida, “el tema se volvió paisaje y otra vez hay niños en las calles”.

Este panorama, comenta Iván Muñoz, integrante de la Mesa contra la Explotación Sexual de Menores en Medellín, se veía venir. Un toque de queda no es una estrategia oportuna para atacar, en su opinión, el problema de la explotación sexual. A corte del mes de octubre, según cifras de la Secretaría de Inclusión Social, 128 niñas y adolescentes fueron atendidos por estar en riesgo de explotación en la ciudad (159 padecieron esa situación en 2020).

Lupa a la medida

Muñoz sostiene que el toque de queda, además de descargar la responsabilidad de la explotación en la población víctima, se queda corto, porque la actuación de los criminales en poco se ve afectada. “Es un pañito de agua tibia. Cuando la medida se suspenda, va a florecer de nuevo”, explica Muñoz, quien aclara que son varios los retos en los que desemboca la prohibición.

Primero, se desplaza la explotación a los sectores vecinos, donde no aplica el toque de queda; también se apela al enganche en vía pública, mediante adultos, y se usan residencias; o, en un tercer momento, se dispara la oferta a través de canales virtuales y plataformas como WhatsApp.

Otro reto, que no es menor según Muñoz, es la ploriferación de identificaciones falsas, con las cuales los delincuentes hacen más engorroso el trabajo de las autoridades. Y el tema, agrega Muñoz, se agudiza cuando se trata de menores de edad migrantes. “En algunos casos, sus documentos no tienen fotografías”.

Aunque la visión de este último es crítica y la iniciativa se ha visto desbordada por la criminalidad, comerciantes como Orjuela y Cobollo piden que esta se refuerce, en vez de suspenderse, para que en el sector se sientan de nuevo los resultados, como en las primeras semanas de su entrada en operación.

“Tenemos entendido que el toque de queda operará hasta el 31 de diciembre”, detalla Orjuela, para quien la medida debería ser indefinida y llegar a más puntos en la ciudad. “¡Es que un niño de 10 o 15 años no tiene que estar haciendo nada en la calle a esas horas de la noche”, concluye Cobollo, en medio de una medida que, además de generar debate, avanza a media máquina

Contexto de la Noticia

Paréntesis medida tampoco convence en guarne

El coronel Daniel Mazo Cardona, comandante de la Policía Antioquia, explicó que en este municipio del Oriente también entró en operación la medida de toque de queda para menores de edad, debido al incremento en el consumo y venta de drogas y licor. Hasta el momento, dos menores han infringido la prohibición, dos negocios han recibido sanciones y se han dado cuatro capturas por supuestas agresiones sexuales en contra de esta población. Pese a que el servidor sostiene que la iniciativa busca salvaguardar la convivencia local y el bienestar de los menores, mediante 3.557 intervenciones realizadas este año, varios sectores han cuestionado su efectividad.

.