<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 25 abril 2021

¿Vecinos con música a alto volumen? Esto debe saber frente al tema

En Envigado, en 2021 van 2.179 reportes de afectación a la tranquilidad, según la Alcaldía

  • La policía y las líneas de atención de cada municipio atienden las llamadas de alteraciones al ruido en Colombia. FOTO Camilo Suárez
    La policía y las líneas de atención de cada municipio atienden las llamadas de alteraciones al ruido en Colombia. FOTO Camilo Suárez
  • La policía y las líneas de atención de cada municipio atienden las llamadas de alteraciones al ruido en Colombia. FOTO Camilo Suárez
    La policía y las líneas de atención de cada municipio atienden las llamadas de alteraciones al ruido en Colombia. FOTO Camilo Suárez
Carlos López

Desde este sábado circulan en redes sociales varios videos de un grupo de personas a las que la Policía en Envigado les solicitó que le bajaran el volumen a la música, pues varios vecinos denunciaron que desde el jueves pasado no para la bulla en el edificio.

En las imágenes, se ve a una mujer discutiendo con los uniformados, quienes le decían que en la noche del viernes habían recibido quejas de una fiesta con música a alto volumen en el apartamento. La mujer, se escucha en el video, les respondió que estaban haciendo ejercicio.

La denuncia ciudadana escaló hasta la Alcaldía de Envigado. El mandatario de ese municipio, Braulio Espinosa, compartió el video en su cuenta de Twitter diciendo que ante estos casos de intolerancia la justicia no actúa.

“Les cortamos la energía, los capturamos y llevamos hasta la autoridad para que en minutos los soltaran. Este es un llamado a que las medidas restrictivas desde el gobierno departamental y nacional sean contundentes”, puntualizó Espinosa.

Este tipo de situaciones son recurrentes, según las autoridades, y en plenas restricciones por la cantidad de contagios por covid-19, complican la situación sanitaria.

Solo en Envigado, según cifras del Centro de Comunicaciones, Comando y Control (C4) del municipio, en lo que va del año, las autoridades llevan 2.179 reportes de alteraciones por ruido y comportamientos que afectan la tranquilidad de las personas. Mientras que el año pasado hubo 8.161 casos.

Los detalles de la historia

El secretario de Seguridad de ese municipio, Rafael Alejandro Betancur, le dio a este diario más detalles sobre qué hacer en estos casos, y habló puntualmente de la situación con la mujer en el sector de Gualandayez. Según él, este caso se viene presentando desde el 8 de febrero de este año.

“Ese día me reportó una persona que una vecina había ocupado el edificio, y que había realizado reuniones desde el jueves hasta el lunes”, contó el secretario.

Como ya tenían conocimiento del caso, la Policía empezó a rondar la zona con más frecuencia. Sin embargo, ayer fue cuando pudieron tomar más acciones, que terminaron no siendo efectivas.

El encuentro en la puerta del edificio entre la Policía y la mujer acompañada de dos personas, se dio cuando ella volvía de recoger a un amigo que minutos antes había sido llevado a un Centro de Traslado de la Policía, según el secretario de Seguridad.

“Nosotros intentamos una mediación policial, con la ayuda de esta institución, pero no fue posible”, dijo Betancur.

Como no fue posible, la Policía se llevó a las tres personas de nuevo al Centro de Traslado. Allí, el caso fue presentado ante un fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata (Uri) de la Fiscalía, el cual dijo que no encontraba ningún tipo de delito.

Con esto, la mujer y sus acompañantes a las horas quedaron libres, como lo anunciaron en redes sociales varias personas indignadas.

Los policías tomaron dos medidas, como lo dicta la ley: pusieron un comparendo tipo III a esas personas y a otras cuatro que participaron de los hechos. Y, con ayuda de un técnico electricista de la Alcaldía, cortaron la energía en el apartamento.

La multa tipo III que tendrán que pagar estas personas, de acuerdo a la Ley 1801 de 2016, equivale a $484.547 (16 salarios mínimos diarios legales vigentes).

Sin embargo, el secretario Betancur dijo que tiene conocimiento de que la ciudadana tiene un bafle con batería, el cual puede usar así no haya energía en el lugar.

¿Qué pasa si las personas no bajan el volumen?
Estos casos, como el de este sábado en Envigado, no solo son frecuentes en el Área Metropolitana, sino en todo el país. La primera reacción de la gente ante ellos es llamar a la Policía.

Los uniformados deben recibir la solicitud, acudir al lugar e intentar mediar con los implicados. Si no hacen caso, pueden poner el comparendo, y luego cortar la energía con la ayuda del municipio. En este punto, el secretario Betancur dijo que “la ley permite hacerlo cuando el corte se puede hacer desde afuera, pues no pueden entrar a la casa”.

De acuerdo a esto, si el corte no se puede hacer y las personas siguen con la bulla y no abren la puerta para conciliar, se agotan las posibilidades inmediatas de hacer algo.

Otra instancia es dar a conocer a las autoridades una querella, en la cual se exponga el caso. Pero “si normalmente ese procedimiento puede durar seis meses, con los retrasos de la pandemia, puede durar mucho más”, dijo el secretario.

Por eso, para no entrar en todos esos procesos con las autoridades, desde varios municipios se han hecho campañas invitando a las personas a tener más conciencia, pues la música a alto volumen puede afectar la tranquilidad de los vecinos.

El vacío está en que, sin ser culpa de los uniformados, los procedimientos amparados por el Código de Policía no son suficientes, y no resultan siendo prontamente efectivos a las peticiones de la ciudadanía.

Carlos López

Soy comunidador social y periodista. Me interesan, entre muchas cosas, temas de conflicto armado, medio ambiente y derechos humanos.

Si quiere más información:

.