<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 13 enero 2022

Ratifican pérdida de investidura de exconcejal Bernardo Guerra

  • Bernardo Alejandro Guerra fue concejal de Medellín en varios periodos. Foto: Julio César Herrera.
    Bernardo Alejandro Guerra fue concejal de Medellín en varios periodos. Foto: Julio César Herrera.
  • Bernardo Alejandro Guerra fue concejal de Medellín en varios periodos. Foto: Julio César Herrera.
    Bernardo Alejandro Guerra fue concejal de Medellín en varios periodos. Foto: Julio César Herrera.
EL COLOMBIANO

El Consejo de Estado dejó en firme la pérdida de investidura de Bernardo Alejandro Guerra, exconcejal de Medellín. Ya el Tribunal Administrativo de Antioquia había fallado, en primera instancia, los argumentos del demandante, que alegaba que el exconcejal había incurrido en un conflicto de intereses durante su paso por la corporación. El Consejo de Estado, entonces, le dio la razón al Tribunal en cuanto al conflicto de intereses y determinó la pérdida de investidura.

La disputa jurídica llevaba varios años en curso. El demandante en cuestión es Jorge Hugo Elejalde, quien consideró que Guerra había cometido varias irregularidades. Entre ellas, que había excedido el tope de inversión en su campaña para llegar al Concejo en 2015, cosa que el Consejo de Estado no admitió. Para el alto tribunal no hubo tal exceso en el tope.

Sin embargo, para el alto tribunal sí hubo un conflicto de intereses. Resulta que Guerra Hoyos hizo control político en el Concejo a los constructores CDO, responsables del desastre del edificio Space. Ese edificio, como es de conocimiento público, colapsó en octubre de 2013, lo que llevó a que desde la corporación se hiciera seguimiento a la constructora.

Guerra Hoyos promovió la creación de una comisión accidental para hacer seguimiento a CDO y a los demás edificios que esa constructora había levantado. Entre ellos estaban, además de Space, Asensi, Continental Towers y Colores de Calasania.

El asunto es que Alejandra Guerra Lotero, hija de Bernardo Alejandro Guerra Hoyos, era la copropietaria del apartamento 828 de la etapa 1 del edificio Asensi. Según recoge el fallo del Consejo de Estado, el propio Guerra había admitido que su hija era dueña del 50% de un apartamento en esa unidad residencial.

El concejal, entonces, estuvo presente y tomó parte en los debates que promovieron bajar la carga tributaria para los propietarios de apartamentos construidos por CDO. El demandante argumentó que Guerra Hoyos solo se declaró impedido al final, pero que durante dos años no hizo el trámite legal para declararse impedido como lo contempla el reglamento interno de la corporación. Es decir, al final Guerra Hoyos terminó beneficiando a su hija como propietaria con la aprobación de ese acuerdo.

Elejalde, el demandante, emitió un comunicado de prensa después del fallo del Consejo de Estado. “De conformidad con lo previsto en la Constitución y la ley, los efectos de la pérdida de investidura son que Bernardo Alejandro Guerra Hoyos queda inhabilitado de por vida para ser concejal, alcalde, diputado y gobernador, siendo la sanción más grave que puede recibir un miembro de una corporación pública”, reza el comunicado.

Consultado al respecto, Guerra aseguró que el Consejo de Estado “desestimó una docena de acusaciones en mi contra”. Para el exconcejal, su actuación no constituyó un conflicto de intereses: “Las normas y precedentes judiciales sobre la materia nos dan la razón en que no hay conflicto de interés cuando se trata de la defensa de intereses generales”, dijo el exconcejal. Y enfatizó en que el proyecto de acuerdo no beneficiaba a su hija, sino que se trató de una calamidad pública.

Para Guerra, los denunciantes actuaron en retaliación a unas denuncias que él había hecho sobre un desfalco en Indeportes, en donde estarían implicados familiares de los demandantes. “Es evidente que fue una retaliación”, aseveró.

Es importante recordar que la decisión del Consejo de Estado es de fondo y no ofrece recurso de apelación.

.