<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Tendencias | PUBLICADO EL 10 mayo 2022

Conozca la imagen más nítida hasta ahora del universo primitivo, la envió el James Webb

La Nasa acaba de presentar las primeras imágenes de uno de los instrumentos del telescopio, el Miri, y ya son mejores que ninguna otra.

  • Comparación entre las imágenes infrarrojas obtenidas con los telescopios Spitzer (izquierda) y Webb (derecha, mucho más nítidas). Foto: Nasa-Sinc
    Comparación entre las imágenes infrarrojas obtenidas con los telescopios Spitzer (izquierda) y Webb (derecha, mucho más nítidas). Foto: Nasa-Sinc
  • Comparación entre las imágenes infrarrojas obtenidas con los telescopios Spitzer (izquierda) y Webb (derecha, mucho más nítidas). Foto: Nasa-Sinc
    Comparación entre las imágenes infrarrojas obtenidas con los telescopios Spitzer (izquierda) y Webb (derecha, mucho más nítidas). Foto: Nasa-Sinc
Sinc-Tendencias

El mejor regalo de navidad para la astronomía y la comunidad científica fue el año pasado, sin duda, el lanzamiento exitoso del telescopio espacial más grande y potente jamás creado, el James Webb. Hoy, casi cinco meses después, sigue sorprendiendo y dando pequeños regalos.

Esta vez, como informó la Nasa, el Webb envió las primeras imágenes de su instrumento llamado Miri, que son en longitudes infrarrojas, y ya sorprendió por su nitidez y claridad.

Y eso sin tener todo el telescopio en funcionamiento aún, porque el pasado 28 de abril la Nasa informó que finalizó el enfoque del observatorio, pero que todavía se están probando los diferentes instrumentos uno por uno.

Aún así, los científicos ya confirman que el Miri abre nuevas posibilidades para la exploración espacial por tener una sensibilidad que han calculado hasta cien veces mayor que su predecesor, el telescopio Spitzer.

El principal objetivo del Webb es explorar los orígenes cósmicos: observar las primeras galaxias del universo, revelar el nacimiento de las estrellas y planetas y examinar los exoplanetas en busca de condiciones que favorezcan la vida; y Miri será un elemento clave en esta exploración.

Sobre el Miri

Se llama, en inglés, Mid-Infrared Instrument, y es el más sofisticado enviado al espacio para trabajar en el rango del infrarrojo térmico (longitudes de onda de cinco a 28 micras).

Miri aúna una cámara de imagen, un espectrógrafo de campo integral y un coronógrafo. Y todo ello con una sensibilidad de diez a cien veces más que su inmediato predecesor, el telescopio Spitzer (también de la Nasa), y una resolución angular de seis a ocho veces superior.

La comparativa entre sus imágenes muestra el salto de gigante en la visión infrarroja del universo.

“Las características de MIRI hacen que sea un instrumento único y esté llamado a ser una pieza fundamental en la exploración del universo, desde exoplanetas y discos protoplanetarios (que dieron lugar a sistemas planetarios), pasando por las regiones de formación de estrellas, hasta los agujeros negros en galaxias cercanas y la formación y evolución de galaxias desde los primeros tiempos de universo y a lo largo de su historia”, apunta Luis Colina del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA).

Primeras estrellas del universo

Pablo Pérez Gónzalez, experto en cartografiados cosmológicos y miembro del equipo Miri del universo primigenio, explica: “Todas las galaxias distantes que hoy conocemos, que existían en el primer 5 % de la edad del universo, están formando estrellas muy activamente. Pero las observaciones que nos han proporcionado hasta ahora telescopios como Hubble, GTC o Alma indican que no estamos viendo las primeras estrellas que se formaron en esos objetos. La prueba es que en todas esas galaxias existen elementos más pesados que el hidrógeno o el helio, los únicos que estaban presentes cuando no existía ninguna galaxia”.

“Nuestros datos actuales –continúa–, solo nos revelan la presencia de las estrellas muy jóvenes masivas y calientes, que son tremendamente brillantes. MIRI, de manera única y gracias a su sensibilidad y resolución espacial, nos dará información sobre estrellas más viejas, más pequeñas y evolucionadas que están presentes en esas galaxias distantes, que dominan su masa total, y que hasta ahora han permanecido completamente ocultas a nuestros telescopios, cegados por las muy brillantes estrellas jóvenes”.

.