<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 14 octubre 2021

¿Se puede vivir entre cenizas de volcán?

  • En el último reporte de ayer la ceniza ya alcanzaba hasta 3.500 metros en varios puntos. Foto: EFE
    En el último reporte de ayer la ceniza ya alcanzaba hasta 3.500 metros en varios puntos. Foto: EFE
  • En el último reporte de ayer la ceniza ya alcanzaba hasta 3.500 metros en varios puntos. Foto: EFE
    En el último reporte de ayer la ceniza ya alcanzaba hasta 3.500 metros en varios puntos. Foto: EFE
Vanesa de la Cruz Pavas

Como si se tratara de nieve en una mañana fría luego de una fuerte nevada, las personas cercanas al volcán de La Palma, en las islas Canarias en España, han encontrado los suelos y hasta sus viviendas cubiertas por completo por montañas de ceniza.

Gris y no blanca y caliente y no helada como la nieve, esta ceniza es el producto de casi un mes de erupción que lleva el Cumbre Vieja y hasta el último reporte de ayer ya alcanzaba hasta 3.500 metros en varios puntos.

El volcán, desde el 19 de septiembre, ha emitido 21.868 toneladas diarias de dióxido de azufre y 1.848 de dióxido de carbono, y ayer se registró un pico de gran intensidad al superarse los 350 microgramos por metro cúbico de partículas, concretamente se registraron 830.

El número de personas desalojadas de sus viviendas es más de 6.000, sin contar a aquellas que la ceniza les ha imposibilitado acceder a sus hogares y movilizarse en sus barrios.

¿De dónde proviene la ceniza?

Hay tres formas en las que se puede producir la ceniza, explica Modesto Portillo, geólogo y profesor en Volcanología de la Universidad Nacional.

La primera es cuando el material caliente fundido sale del interior del planeta. Ese material cuando está adentro se llama magma, pero cuando sale se puede llamar lava o puede ser también volátiles (gases disueltos de CO2, vapor de agua, compuestos de azufre, cloro, etc.).

Para el último caso, los gases, se forma una burbuja que, al destaparse, libera la presión que ha formado y emite esos productos explosivos.

“Si sale solo lava se les dice efusivos, pero si hay gases y eructan es de forma explosiva y ese magma se fragmenta en diferentes tamaños. El producto de esa explosión pueden ser de tres formas: proyectiles de gran tamaño llamadas bombas volcánicas, otras que parecen nubes o las corrientes de densidad piroclástica y unas que ascienden tanto que llegan a la estratósfera y donde el material es tan fino que es transportado por el viento. Esta última es la ceniza y cae donde el viento diga”.

La segunda forma en la que se produce es cuando los flujos de lava se detienen, paran y se agrietan. De esas grietas, por la presión interna, como si fueran pequeños volcanes, sale ceniza al explotar.

Finalmente, la tercera forma es en el momento de la erupción.

¿Cuánto viaja la ceniza?

La ceniza, una vez deja el volcán, deja de depender de él. Será el viento el encargado de moverla y los kilómetros no podrán ser determinados, aunque a veces sí su dirección. “Hay unos que dan la vuelta al planeta y ni nos damos cuenta, no se sienten en el aire”, continúa Portillo.

La cantidad, por su parte, dependerá de qué tanto dura la erupción. “Es como tener una nube encima que no cesa. Seguirá cayendo mientras siga la erupción, que es la fuente, y esta podría durar días o meses, como hemos visto en La Palma”, donde ya casi es un mes.

Los peligros de la ceniza

Estas partículas tienen impactos inmediatos y a largo plazo en la salud. La piel se irrita, los ojos se llenan del material y arden, pican, respirar esto por mucho tiempo puede ser peligroso.

La vegetación se desertifica, se ve cubierta, y el ganado no tiene con qué alimentarse o se alimenta aún de esta ceniza que tiene fragmentos pequeños de vidrio y otros compuestos, lo que lo enferma y le puede causar la muerte.

Las actividades diarias se restringen y la ceniza puede llegar a ser tan pesada que puede tumbar los dejados de las casas.

Oportunidades en las amenazas

Los suelos donde una erupción tuvo lugar o alguno de sus productos (lava, ceniza o gases), eventualmente y con el paso de los años serán los más fértiles de todos. A esto se le conoce como meteorización.

Pero si lo que se busca es eliminar la ceniza, la única opción es moverla de lugar.

Esta, aunque no es frecuente, se puede aprovechar. “Ese material, la ceniza volcánica, es uno de los principales componentes de una mina de puzolana, de concreto, así que tiene usos y beneficios económicos, porque es muy reactiva y útil para la fabricación de cemento, agregados y demás materiales de construcción”.

Vanesa de la Cruz Pavas

Periodista de la UPB. Amante de las historias y de las culturas. Estoy aprendiendo a escuchar y a escribir.

.