<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 23 septiembre 2021

Covid-19 también afecta el corazón

  • La vacunación es el mejor método para evitar complicaciones severas o respuestas cardíacas peligrosas. FOTO SSTOCK
    La vacunación es el mejor método para evitar complicaciones severas o respuestas cardíacas peligrosas. FOTO SSTOCK
  • La vacunación es el mejor método para evitar complicaciones severas o respuestas cardíacas peligrosas. FOTO SSTOCK
    La vacunación es el mejor método para evitar complicaciones severas o respuestas cardíacas peligrosas. FOTO SSTOCK
Por Juliana cifra marín

Generalmente relacionamos esta enfermedad con los pulmones, pero otros órganos se pueden perjudicar.

A casi dos años de la aparición del virus, aún todo está por decir. Sin embargo, se sabe que aunque el sistema respiratorio es el más afectado, otros órganos pueden verse comprometidos.

“El Covid genera una respuesta inflamatoria sistémica exagerada. Esto afecta el pulmón, pero además compromete el sistema de coagulación y puede afectar otros órganos”, afirma la urgentóloga Laura Salgado Flórez y añade que los seres humanos en condiciones normales tenemos un equilibrio entre los factores de coagulación y de anticoagulación, que con el Covid se rompe y puede generar trombos, aun en pacientes que ya están en una etapa posterior. “Estos trombos pueden viajar al pulmón y generar un tromboembolismo pulmonar. Cuando esto ocurre, el corazón debe esforzarse más para bombear la sangre y su lado derecho se empieza a afectar. El peligro es que se dé una falla cardíaca derecha porque el corazón no resiste el aumento de la presión”, explica.

Según Jorge Luis Ferreira Daza, cardiólogo, el corazón se puede comprometer de manera directa cuando el virus afecta la célula cardíaca o como respuesta secundaria a la inflamación, mala oxigenación, cambios metabólicos o hemodinámicos en otros órganos como el pulmón, con el cual mantiene un circuito circulatorio directo.

“Hasta un 25 % de quienes han sufrido Covid, pueden ver comprometido el corazón en diferentes estructuras. El miocardio (músculo del corazón), pericardio (membrana que envuelve el corazón) y las arterias coronarias son las más frecuentes”, explica el cardiólogo Ferreira y añade que el compromiso en estas estructuras pueden llevar a trastornos eléctricos conocidos como arritmias, infartos de miocardio y en los casos severos a una falla cardíaca aguda, choque cardiogénico o incluso la muerte.

“Fuera de los problemas de coagulación, se puede dar una inflamación del miocardio por el virus. Esto se ve en aproximadamente 7 % de los afectados por Covid y se detecta por unos biomarcadores que se llaman las troponinas cardiacas. La miocarditis puede ser asintomática o puede generar dolor torácico, palpitaciones y arritmias”, afirma la urgentóloga Salgado y agrega que también puede ocurrir que el compromiso miocárdico se dé por algo llamado tako-tsubo o miocardiopatía. En estos casos el cuerpo está liberando tantas hormonas secundarias al estrés que afectan el corazón. Incluso el compromiso cardíaco puede ser tan extenso que el paciente presente un choque cardiogénico que es cuando el corazón, que es la bomba, ya no es suficiente para asegurar la llegada de sangre a los tejidos.

Sistema vascular

En el tema vascular las dos complicaciones más graves son la trombosis venosa y la trombosis arterial, afirma el médico vascular Andrés Tobón Ramírez y añade que el riesgo está directamente relacionado con la severidad de la enfermedad y si una persona tiene predisposición al Covid severo, corre el riesgo de presentar estos problemas vasculares.

La analogía es muy simple, es como si estuviéramos hablando del acueducto y el alcantarillado. El acueducto lleva el agua limpia a la casa y el alcantarillado saca la que está sucia y la lleva a las plantas para que se purifique y se pueda utilizar otra vez. El acueducto serían las arterias, que llevan la sangre oxigenada a todos los tejidos para que puedan funcionar y el alcantarillado serían las venas.

Según Andrés Tobón, el gran riesgo de la trombosis venosa es que puede favorecer que los trombos migren al corazón y de allí a los pulmones, generando una embolia pulmonar, que tiene una alta tasa de mortalidad.

Cuando se generan trombos en las arterias, estos pueden tapar las que llevan la sangre por ejemplo a una pierna o un pie (las extremidades son las más afectadas en estos casos de Covid) si se muere ese tejido por falta de oxígeno, se pueden presentar complicaciones que deriven en una septicemia o una amputación.

Los trombos son parte del problema vascular, pero no el único. “Algunas personas pueden manifestar un cuadro de vasculitis (inflamación de las paredes, específicamente de las arterias de calibre pequeño y mediano) que generan síntomas como fiebre, dolor de cabeza, fatiga, pérdida de peso, molestias y dolores generales”, afirma el médico vascular.

¿Quiénes están en riesgo?

El riesgo está relacionado con la severidad de la enfermedad. “Lógicamente son más susceptibles las personas que tienen enfermedad cardiovascular previa, preexistencias o factores de riesgo”, afirma José Luis Ferreira Daza, pero aclara que los problemas cardiovasculares derivados de la Covid le pueden ocurrir a una persona sana, sin factores de riesgo y sin enfermedad cardíaca previa. “Hay que tener en cuenta que a mayor edad, mayor riesgo de complicaciones, por la suma de sus comorbilidades o preexistencias, como por la fragilidad de su sistema inmune”, añade.

En cuanto a si tienen más riesgo de tener una trombosis quienes han tenido una previamente, el cardiólogo asegura que no necesariamente. “Depende de la causa desencadenante del primer evento trombótico. Lo que sí se sabe es que el riesgo aumenta cuando son trombosis relacionadas con condiciones de base que persistenten en el tiempo y que favorecen la producción de trombos”

.