<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 06 enero 2022

El salto de Lucio Bernal lo llevó de la pista al retail

El empresario bogotano con raíces paisas le contó a EL COLOMBIANO los planes que la empresa que preside, Home Sentry, tiene para este 2022.

  • Lucio Bernal, presidente de Home Sentry, contempla la apertura de al menos 2 tiendas en Medellín y la posible expansión a ciudades intermedias como Santa Marta, Ibagué y Montería. FOTO cortesía
    Lucio Bernal, presidente de Home Sentry, contempla la apertura de al menos 2 tiendas en Medellín y la posible expansión a ciudades intermedias como Santa Marta, Ibagué y Montería. FOTO cortesía
  • Lucio Bernal, presidente de Home Sentry, contempla la apertura de al menos 2 tiendas en Medellín y la posible expansión a ciudades intermedias como Santa Marta, Ibagué y Montería. FOTO cortesía
    Lucio Bernal, presidente de Home Sentry, contempla la apertura de al menos 2 tiendas en Medellín y la posible expansión a ciudades intermedias como Santa Marta, Ibagué y Montería. FOTO cortesía

Antes de convertirse en empresario Lucio Bernal Castaño obtuvo el protagonismo en el deporte, pues desarrolló sus afición por los carros y la mecánica ofreciéndose en 1978 como ayudante para preparar carros de carreras en la Copa Renault.

Luego un concesionario lo patrocinó y fue cuando despegó una carrera destacada en el automovilismo siendo piloto del equipo oficial de la Ensambladora Fiat Colombia, participante en las carreras de Fórmula Ford Inglesa (Silverstone y Donington), y campeón del Bolivariano de Automovilismo en Maracaibo, Venezuela.

Los años de vértigo en las pistas quedaron atrás y ahora preside a Home Sentry, una empresa que surgió de Mecanelectro, una sociedad fundada en 1953 por su padre, Lucio Bernal Bernal, quien era oriundo de La Ceja, y dedicado a la venta de equipos para construcción de carreteras y motores eléctricos.

En 1994 incursionó en el negocio del autoservicio y con el paso del tiempo se dio una migración hacia los artículos de hogar, implementos de cocina, decoración. Hoy la compañía tiene 12 tiendas físicas en 7 ciudades, que generan 700 empleos, y dispone de un canal de e-commerce.

¿Qué contempla el plan de expansión?

“Tenemos una de nuestras tiendas en el centro comercial Mayorca, en Sabaneta. Pensamos que en el Valle de Aburrá podríamos tener al menos dos puntos de venta más. La limitante que tenemos es encontrar los sitios adecuados que deberían ser de unos 2.000 a 3.000 metros cuadrados. Eso es complejo, pero iniciada la pandemia en 2020 la expansión física se frenó y ahora estamos en las gestiones para retormarla. A la gente le gusta ir, ver, mirar, tocar y las ventas físicas crecen mientras merman en el canal en línea. En Medellín nos interesaría construir las tiendas o tomar en arriendo los locales. Nos interesa el sector de El Poblado y algo hacia el norte de la ciudad”.

¿Y crecer en otras ciudades?

“En Cali tenemos una tienda en el norte y nos interesa estar en el sur. Hemos mirado ciudades intermedias como Santa Marta y pensamos en Ibagué y Montería. Estamos abiertos a buscar expansión”.

¿Cuánto invirtió la empresa en 2021 y cuánto tiene para 2022?

“Realmente no definimos un presupuesto y todo depende de las negociaciones en cuanto a nuevos locales, porque una cosa es que nos toque construirlo y otra que lo alquilemos, así que eso hace variar las inversiones. Descontando el local, una tienda nuestra demanda inversiones entre US$1,5 millones y US$2 millones”.

¿Quiénes son hoy sus competidores?

“Internamente manejamos 32 categorías, desde hogar y cocina hasta camping y automotriz, además de aseo, muebles y accesorios. Entonces, con una gama tan amplia son muchos los competidores, en ese contexto podríamos hablar de Homecenter, Falabella o Easy”.

¿Y con un portafolio de productos tan amplio, cuáles son los productos que tienen la mayor participación en los ingresos?

“Tal vez la categoría más consolidada es la de cocina-mesa que ofrece un surtido extenso de baterías de ollas, vajillas, vasos, individuales, saleros o procesadores de alimentos que representa el 18% de las ventas, le seguiría lencería de alcoba y decoración que en el pasado era costosa, pero ese es un segmento que se ha democratizado”.

¿De todo lo que vende Home Sentry, qué porcentaje es importado?

“El 54% de las ventas corresponde a productos importados directamente por nosotros y el 46% es local. Estas proporciones nos permiten ser diferentes, innovar, traer moda y últimas tendencias en artículos de hogar. Nuestras importaciones vienen de China, Estados Unidos, Japón, Panamá, Francia, Holanda y Brasil y otros 15 países”.

¿Qué lecciones le deja la pandemia del coronavirus?

“En marzo de 2020 nos tocó cerrar tiendas, fue un momento complejo al tener que mandar a los trabajadores a sus casas. Afortunadamente logramos conservar el nivel de empleo, pero el primer mes y medio fue muy incierto. Esto nos hizo acelerar el e-commerce, y comenzamos a traer a los empleados a trabajar a puerta cerrada para alistar los pedidos que llegaban por esa vía. Terminamos el 2020 con una disminución de ventas del 6%, nivel que no fue tan crítico”.

¿Con qué nivel de ventas cerró 2021, unos $190.000 millones?

“Algo de ese estilo. Los días sin IVA ayudaron mucho, eso mueve a cualquier consumidor, y las marcas y almacenes hacemos descuentos que terminan dándole ventaja a las personas para aprovisionarse de muchas cosas”.

¿Tuvimos días sin IVA en 2020 y 2021, qué bondades tiene esa iniciativa?

“Es muy importante, una jornada sin IVA frente a un día normal como un jueves, en nuestro caso, nos representó casi 3,3 veces más ventas, o sea que esto dispara los negocios. Frente a 2020 las cifras fueron similares, y en las tiendas físicas el crecimiento fue de 2,7 veces mientras que el e-commerce creció 16 veces”.

¿Qué impacto tiene la crisis de contenedores para atender la mayor demanda de los días sin IVA?

“Eso sumado a las restricciones de energía para las fábricas en China generó demoras en los despachos y en el tráfico de las mercancías. Los contenedores por los cuales pagábamos US$3.000 de China a Colombia hemos pagado hasta US$13.000, y los productos cuyo valor en origen es bajo se han encarecido. Por ejemplo, importar un contenedor con cajas plásticas para organizadores con un valor unitario bajo, que ocupan mucho espacio, sumado a las altas cotizaciones del dólar terminan valiendo el doble” (ver Para saber más).

¿Con cuáles temores inició este año?

“Como empresario me inquieta mucho la sobrerregulación del Gobierno, todas las entidades emiten y emiten normativas que obligan a disponer de oficiales de cumplimiento en diversos frentes que terminan aumentando los costos para las compañías”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS La crisis global de contenedores

El gremio de los comerciantes, Fenalco, sostiene que durante los últimos 18 meses, el costo de los envíos internacionales de bienes se ha incrementado de manera vertiginosa. El costo promedio de flete de un contenedor de 40 pies subió más de cinco veces desde el inicio de la pandemia, con aumentos que superan las ocho veces en rutas como la de Shanghái a Los Ángeles. La necesidad de implementar medidas para detener la propagación del virus implicó un aumento de las demoras de los trámites portuarios, lo que llevó a situaciones de congestión, cuellos de botella e incrementos de los costos.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

.