<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 06 noviembre 2022

Lista la reforma tributaria... ¿y ahora en qué se gastarán los $20 billones?

Gobierno avanzó las bases del gasto social que buscará, pero no se conoce el plan específico.

  • El ministro Ocampo lideró la reforma tributaria encomendada por el presidente Petro. FOTO ARCHIVO
    El ministro Ocampo lideró la reforma tributaria encomendada por el presidente Petro. FOTO ARCHIVO
  • El ministro Ocampo lideró la reforma tributaria encomendada por el presidente Petro. FOTO ARCHIVO
    El ministro Ocampo lideró la reforma tributaria encomendada por el presidente Petro. FOTO ARCHIVO
Lista la reforma tributaria... ¿y ahora en qué se gastarán los $20 billones?
DIEGO VARGAS RIAÑO

Con la calma que lo caracteriza y algo de cansancio tras seguir los extensos debates en Senado y Cámara por más de 20 horas, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, agradeció a los coordinadores y ponentes de la reforma tributaria y, una vez aprobada en la noche del jueves, habló en nombre del Gobierno. Trató de defender la billonada que van a recaudar, aunque no hubo mayores detalles.

“Esta reforma tributaria es una gran contribución al cambio que pretende adelantar con fuerza el Gobierno Nacional (...) tendremos los recursos para avanzar en la paz social y ampliar programas de educación, salud, vivienda y acueductos para buena parte de la población colombiana que hoy carece de ellos”, dijo.

El “adulto responsable” del gabinete, como muchos consideran a Ocampo, defendió la iniciativa a capa y espada durante casi tres meses y estuvo abierto a negociar, razón por la que el recaudo esperado pasó de $25 billones a $20 billones. No obstante, todavía no respondió, con lujo de detalles y cifras, la pregunta del millón: “¿En qué se va a gastar la plata?”.

Esa duda ha derivado en varias críticas a la tributaria e incluso algunos se atreven a hacer sus apuestas. “Yo usaría toda la reforma (los $20 billones) para tapar el déficit fiscal (...) en un video que circuló algunos congresistas decían ‘esta reforma va a ser el principio del gasto que va a sacar de la pobreza a Colombia’; o sea, ahí ya nos dijeron que se la van a gastar toda, y eso es una pésima señal”, dijo Mauricio Santamaría, presidente de Anif.

Es que la falta de un plan minucioso da lugar a dudas sobre el destino de los billonarios recursos. Ocampo ha explicado –sin más detalles– que el 90% será para mayor gasto social: una parte irá para la reforma agraria y apoyar a los productores; con otro tanto se construirían acueductos en las zonas de mayores carencias; se respaldará a víctimas del conflicto; y se trabajará en programas de fortalecimiento de educación pública.

Las señales

En ese sentido, vale mencionar que en el pasado el presidente Gustavo Petro encabezó estrategias similares, como cuando fue Alcalde de Bogotá. En esa época estableció el “Mínimo Vital”, con el que otorgaba seis metros cúbicos de agua al mes, sin costo, para cerca de 700.000 usuarios de los estratos 1 y 2.

Además, recientemente anunció que el programa Ingreso Solidario se transformará en lo que queda del año para que las madres cabeza de familia reciban un subsidio de $500.000. Habrá que ver si el plan continuará y si se financiará con recursos de la tributaria.

En tanto, el plan de campaña de Petro anticipó que se construirán nuevas vías terciarias y se hará mantenimiento a las ya existentes “para el soporte de todo el sistema agroalimentario para el mercado interno y la promoción de exportaciones agropecuarias”.

Para el sector privado, si bien Colombia necesita inversión social y en eso hay consenso con el Gobierno, el 2023 no parece ser la época más adecuada para un ajuste tributario de las proporciones que contiene la reforma.

María Claudia Lacouture, presidenta de Amcham Colombia, criticó que esta iniciativa “afectará negativamente la competitividad de las empresas” y será una barrera para atraer inversión y generar empleo. A su juicio, causa incertidumbre que empezará a tener efectos en momentos de tensiones comerciales, conflictos bélicos, con inflación y tasas de interés altas e inestabilidad cambiaria.

Al respecto, el ministro Ocampo ha defendido los objetivos de la tributaria afirmando que “la teoría económica ha demostrado que generar tributos y gastarlos en programas sociales y ambientales, entre otros, no tiene un efecto recesivo” y, por el contrario, hay una incidencia positiva sobre la economía.

A la espera del PND

En todo a caso, respecto a cuándo se sabrá la estrategia definitiva del Gobierno con los $20 billones de recaudo adicional al año, fuentes aseguraron que una vez se surtan los Diálogos Regionales Vinculantes en los que se están escuchando a organizaciones, gremios y empresarios, entre otros, vendrá un proceso de consolidación de información.

A partir de ahí se espera que el 15 de noviembre el Departamento Nacional de Planeación le entregue al Consejo Nacional de Planeación las bases del Plan Nacional de Desarrollo (PND). Tras esto, el segundo órgano se tomaría hasta el próximo 7 de febrero para llevar al Congreso el PND, que será la hoja de ruta del Gobierno para el cuatrienio.

Es decir, el PND despejará las dudas sobre la inversión social de la que habló Petro en campaña, y particularmente para 2023 está por verse el tamaño de la adición que el Gobierno le hará al Presupuesto General de la Nación (PGN), anunciada desde hace algunas semanas por el ministro Ocampo.

Según Andrés Escobar, presidente de EConcept, habrá que estar pendiente de qué tamaño es la adición que le pedirá el Gobierno al Congreso para gastarse la tributaria, porque si solicita un monto superior habría efectos adversos.

Santamaría, de Anif, consideró que en la práctica ya se ha gastado un poco de la plata de la reforma –sin haberse aprobado por completo– teniendo en cuenta la fuerte devaluación del peso colombiano en las últimas semanas y la subida de las tasas de deuda y los TES.

Por el contrario, el investigador económico Jorge Coronel observó el lado positivo de este proyecto y mencionó que por primera vez Colombia rompió la tradición de hacer reformas enfocadas en impuestos indirectos al consumo, y hoy se está enfocando en impuestos directos y progresivos.

Coronel destacó que se le están poniendo límites a los beneficios y exenciones tributarias; el establecimiento de un umbral mínimo de 15% en la tarifa de renta, en línea con lo que recomienda la Ocde; y un margen diferencial para zonas francas, que cuando vendan al interior tributarán al 35%, y al 20% cuando lo hagan al exterior.

Se espera que este martes quede ultimado el texto de la reforma una vez concilien Senado y Cámara de Representantes. Luego pasará a sanción presidencial para finalmente convertirse en Ley de la República y, de paso, en la piedra angular para que el Gobierno saque a flote sus proyectos.

Infográfico
Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.

Si quiere más información:

.