<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 22 septiembre 2022

Justo y Bueno devuelve locales, pero deuda sigue

La Supersociedades anunció la terminación de la etapa de presentación de deudas de Justo y Bueno (Mercadería SAS).

  • La mayoría de locales arrendados por Justo y Bueno ya fueron regresados a sus dueños, pero quedan deudas que no está claro quién pagará. FOTO Esneyder Gutiérrez
    La mayoría de locales arrendados por Justo y Bueno ya fueron regresados a sus dueños, pero quedan deudas que no está claro quién pagará. FOTO Esneyder Gutiérrez
  • La mayoría de locales arrendados por Justo y Bueno ya fueron regresados a sus dueños, pero quedan deudas que no está claro quién pagará. FOTO Esneyder Gutiérrez
    La mayoría de locales arrendados por Justo y Bueno ya fueron regresados a sus dueños, pero quedan deudas que no está claro quién pagará. FOTO Esneyder Gutiérrez

Como parte del proceso de liquidación de Mercadería S.A.S. (Justo y Bueno), la Superintendencia de Sociedades aseguró que ya se han entregado a sus propietarios 980 de los 1.059 locales que permanecían ocupados por esa empresa.

Según esas cifras, el cronograma de devoluciones que se trazó del 9 al 27 de agosto se cumplió en un 92,5%, es decir que hasta el viernes pasado restaban por entregar a sus dueños 79 locales.

Pero, ¿cómo ha sido ese proceso?, ¿qué tan satisfechos han quedado los propietarios con el trámite?, y ¿quedaron saldadas las deudas? Las respuestas no son del todo positivas, pues si bien los locales fueron recuperados, aún es incierto el futuro de obligaciones que no han sido reconocidas (ver Antecedentes).

Jaime Vélez, dueño de un inmueble que Justo y Bueno utilizó en el municipio de Bello, expresó su satisfacción por haberlo recibido, aunque con una cuenta de servicios por pagar de $14 millones.

Tampoco tiene claro quién le va a responder por los 17 meses de arrendamiento que no recibió, o si alguien le reconocerá el valor del acarreo que debió contratar, dos camiones, para entregarle al liquidador las estanterías, enfriadores y algunas mercancías que quedaron luego del cierre.

Una situación parecida comentó Fredy Monsalve, propietario de otro local en Santa Fe de Antioquia, quien por estos días adelanta una reclamación ante EPM, para que no le cobren los servicios en mora por $22 millones.

A juicio de Monsalve, la empresa de servicios públicos debió suspender el suministro de energía luego de dos meses de impago por parte del arrendatario, lo que hubiera detenido el incremento de la factura.

Además, considera que si bien él es el dueño del inmueble, EPM no lo puede declarar como deudor solidario, dada la actuación negligente que tuvieron los administradores de Justo y Bueno.

“Me tocó buscar por el pueblo a los empleados para que me entregarán las llaves, y pagar de mi bolsillo un camión para que llevará hasta Itagüí las cosas que dejaron acá”, dijo Monsalve, a quien también le deben 17 meses de arriendo.

Fase cerrada

Ayer, conforme a las etapas del proceso de liquidación judicial de Justo y Bueno, que según la Superintendencia avanza en los términos de la Ley 1116 de 2006, se agotó el plazo para la presentación de acreencias.

Esta información permitirá próximamente conocer el real pasivo a cargo de la sociedad, y conocer en detalle que se les adeuda a los trabajadores, proveedores y arrendatarios.

En otro aspecto en el que coinciden Vélez y Monsalve es que si bien ellos hacen parte de la masa de acreedores de la compañía, sus esperanzas son bajas, pues no creen que aparezca dinero para pagarles.

La Superintendencia de Sociedades también precisó que actualmente no obra en el proceso alguna propuesta de salvamento por parte de inversionistas interesados en rescatar a la empresa, de forma que, cualquier ofrecimiento para vincular a un nuevo negocio locales que fueron arrendados por la sociedad en liquidación, o la contratación de exempleados de Mercadería ocurrirá por fuera del proceso liquidatorio.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Las propuestas que no aparecieron

El pasado 4 de agosto y luego de que no se presentaran las ofertas que se anunciaron en varias ocasiones para mantener en operación a Justo y Bueno, la Supersociedades dio por terminado la aplicación del mecanismo de salvamento previsto en el artículo 6° del Decreto 560 de 2020, y dio paso a un proceso de liquidación judicial en los términos de la Ley 1116 de 2006. También le ordenó al liquidador, Darío Laguado, que presentara un cronograma de entrega de la totalidad de los inmuebles arrendados por esa organización comercial.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Si quiere más información:

.