<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

No responda a ese correo electrónico, así ayuda al medio ambiente

En internet, aunque no parezca, la transferencia de datos contamina. Ayude con acciones sencillas.

  • FOTO sstock
    FOTO sstock
23 de enero de 2023
bookmark

Esos mil mensajes que tiene sin leer en el correo electrónico están contaminando el medio ambiente, es más, ese recibido que le respondió a alguien por cortesía, también. Si en algo coinciden los especialistas sobre el internet es que, aunque no sea tangible, afecta al medio ambiente.

Si le da un uso desmedido o se guarda información innecesaria en la red contribuye al gasto energético e hídrico del planeta. Tal vez no lo nota como en el cesto de basura en el que se acumula lo que botó, pero aunque no pueda percibirlo porque todo está en una caja que mide unos centímetros, lo que está en su teléfono móvil o computadora, desde aplicaciones, mensajes que no ha eliminado, correos que ya leyó y siguen ahí, se encuentra almacenado en centros de datos dispuestos en diferentes países.

Le puede interesar: ¿Por qué dejar el consumo de plástico de un solo uso?

“La clave está en la electricidad. Cada megabite que nosotros tenemos almacenados en la nube ocupa espacio físico en algún lugar del mundo y para su correcto funcionamiento requiere de aires acondicionados para mantener los equipos en temperaturas estables”, explica Steven Aristizábal Cárdenas, gestor de plataforma LMS de la Universidad CES. Cada dato que tiene almacenado en internet está contaminando al planeta.

Los centros de datos son necesarios para que exista internet. En Colombia hay varios de ellos e incluso empresas pequeñas y startups ya los tienen. También existen los de empresas grandes como Google y Amazon que los usan para respaldar su información.

Estos centros se llenan de servidores con muchísimos datos que hacen que se genere más energía y por lo tanto emisiones de CO2.

“La generación de energía dejará una mayor huella de carbono directamente relacionada a la contaminación que genera la tecnología”, agrega Jorge Mauricio Sepúlveda Castaño, decano de la Facultad de Ingenierías de la Universidad de Antioquia. También hay un gasto de recursos hídricos que se usan para la generación de la electricidad.

“Como hablamos de electricidad también hay generación termoeléctrica para el enfriamiento. Ya no hablamos solo de huella de carbono sino también de huella hídrica a través de las represas y las hidroeléctricas que generan una huella hídrica alta que afecta el medio ambiente”.

¿Qué es lo que contamina?

La transmisión de datos. Es decir, “el envío de datos por los medios digitales que tienen un punto de partida y uno de llegada”, explica Marcio Kenji, de la empresa Schneider Electric.

La interacción en internet se da gracias a la fibra óptica, cables o de manera inalámbrica. Gracias a esto es que se llegan y reciben los mensajes.

En palabras menos complicadas, lo que contamina en internet es el envío de mensajes por redes sociales o escribir correos electrónicos. Otro dato es que los correos o mensajes que no elimine están llenando un espacio en algún centro de datos y está contaminando.

Puede leer: La “memoria” de los árboles, una habilidad para almacenar información de su entorno

Las videollamadas, los mensajes por WhatsApp, Instagram, Youtube, igual. Incluso ver películas, series o videos en general contamina e influye la calidad en la que los pone. Según la revista National Geographic, subir una foto del día a Instagram demanda el 7 % de la energía mundial.

Por eso, los especialistas proponen que desde pequeñas acciones se logre un cambio o al menos una consciencia del uso del internet desde lo individual.

¿Qué puede hacer?

La respuesta parece sencilla, pero acostumbrarse al uso medido del internet es difícil, porque muchas personas han crecido con la idea de que en la red todo es posible.

Uno de los consejos es que en su cotidianidad no responda los correos electrónicos con un “gracias” o “recibido”. Aunque ha sido una práctica frecuente para mostrar cordialidad, son innecesarios. Además, borre los correos que son muy antiguos y no los necesita más.

Evite consumir sus videos en la calidad más alta y hacer videollamadas por cualquier razón y trate de que la cámara no esté encendida, “porque con la cámara activada puede contaminar más”, aconseja Jorge Mauricio Sepúlveda.

Si usted tiene a su compañero de trabajo cerca, no lo llame para preguntarle algo sino que levántese y búsquelo.

Tenga también en “favoritos” las pestañas en las que suele consultar para que no le toque escribir en el buscador, ya que este al momento de la búsqueda llega al centro de datos y eso gasta energía.

Además, si se dirige por ejemplo a la página de un banco puede escribir arriba en la barra de búsqueda la dirección específica completa del sitio web al que quiere entrar y no poner en el buscador el nombre de la página, porque así hará muchas búsquedas.

“Elija bien las palabras con las que va hacer las consultas, elimine las aplicaciones que no use, comprima los archivos que envía por el correo electrónico y cierre las pestañas que no está usando”, recomienda Sepúlveda.

Con esas acciones puede contribuir a no contaminar más en internet, que es una preocupación mundial que va en aumento.

¿Por qué?

Según Jorge Mauricio Sepúlveda, el 2% de las emisiones globales de CO2 son por usar el internet y tener guardada información innecesaria o hacer uso desmedido de los servicios que ofrece.

Incluso, la contaminación que provoca el internet puede ser comparada con otras industrias que también contaminan como el uso de la gasolina en los carros.

“Uno de los grandes consumidores y generadores de huella de carbono son las videoconferencias que pueden ser equiparables a cuando le ponemos gasolina a un automóvil. En las ciudades ponemos día sin carro, día sin moto, ¿y el día de la desconexión? Así también disminuiríamos la huella en la Tierra”, dice el decano.

El experto Steven Aristizábal coincide. Dice que únicamente con su correo electrónico dándole un uso promedio, puede producir entre 130 y 140 kilogramos de CO2. Eso equivale a un viaje de 300-330 kilómetros en carro.

Según los especialistas, entre los años 2023 - 2025 se espera que se dupliquen las emisiones de CO2 con el internet porque el 66% de la población mundial tendrá conectividad lo que gastará más energía para que funcione.

Otra solución más ambiciosa es incentivar desde las políticas de los países el uso de las energías renovables como la eólica y la solar, que se pueden usar para mantener el funcionamiento del internet y así disminuir la emisión de CO2.

Esas decisiones son muy grandes y a veces no solo dependen de usted. Pero mientras tanto, puede seguir estos consejos más personales.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*