<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Europa | PUBLICADO EL 23 junio 2021

Reino Unido habilitó herramienta para que jóvenes retiren fotos íntimas

  • FOTO @IWFhotline
    FOTO @IWFhotline
  • FOTO @IWFhotline
    FOTO @IWFhotline
Efe

Los menores de 18 años que deseen eliminar de internet fotografías o vídeos en los que aparecen desnudos podrán denunciar y retirar esas imágenes mediante una nueva herramienta online, según informa este martes la BBC.

El nuevo servicio, de la llamada organización Internet Watch Foundation And Childline (IWF), tiene como objetivo ayudar a menores que han sido engatusados para colgar ese tipo de instantáneas en la red, o cuyas parejas han publicado dichas imágenes sin su conocimiento.

La IWF, que examinará el contenido e intentará eliminar esas fotos si infringen la legislación, ha indicado que dicha herramienta ayudará a muchos menores angustiados.

La organización explicó al citado canal que son varios los motivos -entre ellos, la coerción- por los que una persona joven envía imágenes suyas desnuda o vídeos sin saber que estos terminarán circulando online. Algunos envían imágenes a un novio o novia que este o esta comparte sin su consentimiento.

En los últimos años, IWF ha observado que hay cada vez más imágenes de este tipo circulando que han sido creadas por los propios menores: 38.000 en los tres primeros meses del año, una cifra que dobla la registrada en el mismo periodo de 2020.

Ahora, por primera vez, los menores de 18 años preocupados por una fotografía de un desnudo tienen en su mano la manera de alertar al servicio online.

En caso de que la persona esté inquieta por la posibilidad de que una imagen pueda terminar en internet, la organización puede también crear una "huella digital" para esa imagen -conocida como hash- que compartirá con compañías tecnológicas a fin de evitar que la fotografía se descargue y comparta.

Los jóvenes pueden denunciar y reclamar las imágenes de forma anónima, siempre que se verifique su edad, o pueden dejar sus datos y obtener apoyo de Childline.

Esa herramienta es "la primera en el mundo" y dará a los jóvenes "el poder, y la confianza, de reclamar esas imágenes y asegurarse de que no caen en las manos equivocadas online", según la responsable de la IWF, Susie Hargreaves.

.