<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Entretenimiento | PUBLICADO EL 13 septiembre 2021

La historia del lío de los hermanos Vives por el control de Gaira

  • En agosto de este 2021 el establecimiento reabrió bajo el nombre El Cumbia House de Gaira. FOTO Colprensa.
    En agosto de este 2021 el establecimiento reabrió bajo el nombre El Cumbia House de Gaira. FOTO Colprensa.
  • En agosto de este 2021 el establecimiento reabrió bajo el nombre El Cumbia House de Gaira. FOTO Colprensa.
    En agosto de este 2021 el establecimiento reabrió bajo el nombre El Cumbia House de Gaira. FOTO Colprensa.
Jaime Horacio Arango D.

Más que la actuación, en la que alcanzó a sobresalir con roles en producciones como Café, con aroma de mujer, La mujer doble o El auténtico Rodrigo Leal, la verdadera pasión de Guillermo Vives es la cocina.

En 1998, con el apoyo de su mamá que le cedió la tarjeta de crédito para comprar un refrigerador y de una tía que le prestó plata para comprar los víveres para la cocina, Guillermo abrió el bar restaurante Gaira, en el Norte de Bogotá, en el cruce de la carrera 13 con calle 96.

El sitio se convirtió con el paso de tiempo en un lugar de fiesta y de encuentro de los actores y músicos colombianos, entre ellos su hermano Carlos Vives, quien entró como socio del proyecto, en el que también aparecía su mamá, la paisa Aracely Flórez Restrepo.

De entrada los roles de cada hermano estaban claramente definidos, Guillermo era el encargado del componente gastronómico y Carlos de lo artístico, tanto así que este último tenía allí su estudio de grabación.

A mediados de la primera década de este siglo, la empresa cayó en una crisis económica y tuvo problemas de impuestos, que casi la llevan al cierre.

Una fuente cercana a la familia le contó a EL COLOMBIANO que parte de esa reactivación se debió a Claudia Elena Vásquez, quien le prestó a la sociedad cerca de un millón de dólares (producto de la venta de su spa) y se sumó al equipo de trabajo de Carlos y Gaira.

Tras la inyección de capital, Gaira recuperó sus bríos y se transformó en uno de los sitios más visitados de Bogotá: allí se hacían conciertos y eventos, tanto que así que los lanzamientos que Caracol Televisión tenía de sus proyectos, entre ellos La Voz, donde estuvo Carlos Vives, los hacía desde el restaurante-bar.

La pandemia

Durante la pandemia del coronavirus y los confinamientos durante gran parte de 2020, desde Gaira plantearon diferentes estrategias (entre ellas los domicilios y pequeños conciertos virtuales) para mantener a flote el negocio, sin embargo los gastos operacionales siguieron siendo muy superiores a los ingresos y tuvo que cerrar sus puertas en septiembre del año pasado, aunque inicialmente informaron que era una medida temporal.

Desde ese momento se ventilaron algunos desacuerdos entre los hermanos Vives por la decisión del cierre.

Los rumores cobraron fuerza cuando en junio de este año Guillermo, a través de su cuenta en Twitter, anunció que ya no hacía parte de la sociedad. “Fueron 22 años de intenso trabajo, solo me resta desearle buena suerte y éxitos”, escribió

El pronunciamiento coincidió con la noticia entregada por el mismo Carlos Vives, que Gaira volvía a abrir (lo hizo en agosto) bajo el nombre Gaira Cumbia House y que había comprado la parte accionaria de hermano y mamá en el negocio.

La polémica

Lo que parecía una simple diferencia familiar por el concepto que cada uno de los socios quería sobre el establecimiento (Carlos quiere un formato parecido a la franquicia Hard Rock Cafe destacando no solo la música nacional sino la gastronomía) se desencadenó en un debate por las declaraciones que Guillermo dio en el programa de televisión y que lo luego reiteró en su cuenta en Instagram.

En el espacio Buen día, Colombia, del Canal RCN, donde estuvo como invitado, Guillermo reiteró que no tiene ningún tipo de relación con su hermano, asegurando que todo “está perdido” entre ellos y aseguró que Gaira ya era un negocio de los Vives-Vásquez, no de los Vives-Restrepo.

Posteriormente, en su cuenta en Instagram puso el post: “Carlos Vives, no te inventes una historia de la que Colombia fue testigo. Tu nivel de narcisismo jamás te permitirá reconocer el talento de los demás”, escribió en la red social.

La respuesta

Carlos Vives no se ha referido a los comentarios de su hermano, solo ha hablado acerca de los cambios en Gaira y de ese concepto que busca para el tradicional sitio de entretenimiento.

EL COLOMBIANO conoció que, aunque el músico no se pronunciará, sí hará público un documento que actualmente están estudiando sus abogados, sobre cómo fueron las condiciones del negocio que le permitió comprarle las acciones a su hermano, mamá y otros socios.

Jaime Horacio Arango Duque

Periodista, apasionado por el cine, la televisión y el fútbol. Egresado de la U. de A, y envigadeño de nacimiento y residencia.

.