<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Otros Deportes | PUBLICADO EL 20 diciembre 2021

Salud mental y deportistas de élite: la competencia pendiente

  • Con 24 años, Biles es la gimnasta más exitosa de la historia. En el último año ha compartido su lucha por la salud mental en el deporte élite. FOTO: Tomada de Instagram @simonebiles
    Con 24 años, Biles es la gimnasta más exitosa de la historia. En el último año ha compartido su lucha por la salud mental en el deporte élite. FOTO: Tomada de Instagram @simonebiles
  • Con 24 años, Biles es la gimnasta más exitosa de la historia. En el último año ha compartido su lucha por la salud mental en el deporte élite. FOTO: Tomada de Instagram @simonebiles
    Con 24 años, Biles es la gimnasta más exitosa de la historia. En el último año ha compartido su lucha por la salud mental en el deporte élite. FOTO: Tomada de Instagram @simonebiles
loading
AFP

Depresión, ansiedad, ‘burn-out’, conocido en español como desgaste profesional, estrés, entre otros, son algunas de las afectaciones a la salud mental que experimentan los deportistas de élite.

En 2021, el tema tomó especial importancia en la discusión pública, con casos muy sonados como el de la gimnasta Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio.

“Somos humanos, no simples atracciones”, dijo Biles, de 24 años, multicampeona de gimnasia y de quien se esperaba que fuera la superestrella de los Juegos Olímpicos, en cambio, acaparó la atención por afectaciones a su salud mental que la ponían en riesgo físicamente.

Biles dio prioridad a su recuperación mental. Paró la competición varios días y volvió al final para colgarse una medalla de bronce.

Dos meses después, la campeona explicó que tendría que haber abandonado antes de Tokio por el estrés acumulado en los últimos años. Es importante recordar que Biles obtuvo cinco medallas en los Juegos de Rio, en 2016.

Biles se ha propuesto terminar con el tabú de la salud mental en el deporte élite. Además, es una de las víctimas del exmédico del equipo estadounidense, Larry Nassar, condenado por haber agredido sexualmente a más de 250 gimnastas.

Unas semanas antes fue la tenista japonesa Naomi Osaka la que compartió públicamente sus problemas de ansiedad, marcados por “varios episodios depresivos” en pleno torneo Roland Garros en París.

La salud mental puede verse afectada de múltiples maneras y en diferentes grados, y los deportistas no son ajenos a la problemática.

En el documental “Juego, set y crisis de angustia”, el tenista estadounidense Mardy Fish describe el problema de ansiedad que le impidió un día llegar a la pista y la ayuda que necesitó para superarlo. Actualmente, es el capitán del equipo de Copa Davis de su país.

Recientemente, la esgrimista francesa Ysaora Thibus contó sus problemas después de los Juegos de Tokio.

“La salud mental no debe ser más un tabú, ni para el deportista, ni en la sociedad”, explicó esta deportista, que quiere implicarse en la proyección pública de estas cuestiones, que hasta ahora quedaban demasiado en una esfera familiar o profesional.

A menos de tres años de los Juegos Olímpicos de París 2024, los diferentes países hacen balance de medallas y planean los mejores métodos de entrenamiento para triunfar en la cita francesa.

El acompañamiento psicológico puede ser, por ejemplo, especialmente importante para los franceses, que tendrán la presión de competir en casa.

Por otra parte, el contexto de crisis sanitaria ha pesado también en los ánimos de los deportistas.

El aplazamiento o cancelación de las competiciones supuso para algunos una pausa reparadora, pero para otros fue un freno que les sumió en el desánimo y el estrés.

Los casos de depresión y ansiedad aumentaron en más de un cuarto en el mundo en 2020, según un estudio publicado recientemente en The Lancet. Los deportistas no escaparon a esta preocupante tendencia.

.