<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Otros Deportes | PUBLICADO EL 11 enero 2021

El renacer del medallista Urán

  • Desde los 4 años, las piscinas, la plataforma y el trampolín han sido su vida, ahora lo hace con un nuevo rol. FOTO Getty
    Desde los 4 años, las piscinas, la plataforma y el trampolín han sido su vida, ahora lo hace con un nuevo rol. FOTO Getty
  • Desde los 4 años, las piscinas, la plataforma y el trampolín han sido su vida, ahora lo hace con un nuevo rol. FOTO Getty
    Desde los 4 años, las piscinas, la plataforma y el trampolín han sido su vida, ahora lo hace con un nuevo rol. FOTO Getty
Por luz élida molina marín

Debutó en Sídney 2000 y fue cuatro veces finalista en la máxima cita. Ahora forma talentos.

Viajar desde que era muy pequeño, conocer otros países, culturas y dejar de estar en hospitales a causa del asma que sufría, son algunas de las cosas que más recuerda Juan Guillermo Urán Salazar de sus primeros años como deportista.

En la actualidad, cuando mira el pasado, además de estar agradecido con todo lo que le permitió el deporte, siente algo de nostalgia, pues con orgullo recuerda que fue, junto a Víctor Ortega, quien abrió el camino de Colombia en los saltos Olímpicos, siendo los primeros en llegar a una final en las justas de Beijing 2008 en las que terminaron en el sexto lugar.

Ya son 20 años desde que apareció en unos Juegos Olímpicos, su debut fue en Sídney 2000, el mismo año en el que María Isabel Urrutia ganó el primer oro para Colombia y cuando conoció a otro de sus deportistas favoritos Kobe Bryant (quien falleció el año pasado).

Tenía 17 años cuando llegó a Sídney y desde ese momento su nombre alzó vuelo en el ámbito mundial como uno de los mejores, una gran promesa deportiva del país.

En la región no tenía rival, en las competencias sus oponentes lo admiraban y desde el trampolín o la plataforma Juan Guillermo demostraba no solo la técnica y la perfección que el chino Fu Quiang le forjó, sino ese talento y el arrojo que tenía para desafiar las alturas.

Esas condiciones lo llevaron a ser el deportista con más finales Olímpicas, pues en su palmarés conserva cuatro, tanto en individual como en sincronizado en las justas de Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008. Ya para Londres 2012 fue sancionado por dopaje, y eso marcó su retiro de la competencia.

Cristina Ríos, juez internacional de clavados afirma que, lo que vivió Urán, aunque fue difícil, le permitió madurar y tras muchos meses de dolor, consiguió el impulso para dar los primeros pasos para convertirse en formador de las nuevas generaciones.

“Juan Guillermo es un deportista de mucho talento, que vivió un proceso muy bonito y que gracias a las experiencias que acumuló en su carrera, siendo uno de los mejores, tiene ahora mucho para aportarle a las nuevas generaciones”, resaltó.

En ese proceso también fue fundamental la sicóloga Etel Pinsky Fraiman, ella junto a Ríos, acompañaron al deportista durante los meses de soledad, dolor y tristeza que experimentó luego de conocer la sanción (2 años).

Urán, quien siempre ha sido el orgullo de su casa, reconoce también que su mamá Amparo Salazar, su hermana Diana Marcela y su abuela, han sido los bastiones en los que este deportista, múltiple medallista de Juegos Suramericanos de 2010 y de todos los eventos del ciclo Olímpico (Bolivarianos, Centroamericanos y Suramericanos) se ha apoyado para salir adelante.

Luego de estudiar y capacitarse como entrenador, Juan Guillermo arrancó en Eafit y en la escuela de natación en la Liga Antioqueña, donde ha tomado aire.

“En esta nueva faceta soy feliz, me gusta poder compartir con los niños, me hace acordar de mis inicios, además, en la liga estoy cerca de las nuevas caras que están en competencia, en quienes veo con un gran potencial. A ellos, siempre les digo que trabajen fuerte y que sean felices en lo que hacen, porque esa es la esencia, ser feliz a pesar de los sacrificios, de la dedicación y la disciplina que se debe tener para estar en el alto rendimiento”, resalta.

En la actualidad además de estudiar y formar deportistas, aprovecha el tiempo para darle rienda suelta a sus pasatiempos como montar bicicleta y trotar, cosas que le ayudan a mantenerse en forma físicamente, pues quiere ser ejemplo para sus dirigidos, así como lo fueron para él, los técnicos Fu Quian, Óscar Urrea y Wilson Molina.

No para de soñar y por eso espera que alguno de los deportistas que se están formando en categorías de alta competencia puedan lograr el anhelo que todos han perseguido en este deporte, una medalla Olímpica

38
años tiene Juan Guillermo Urán, cuatro veces finalista en Juegos Olímpicos.
Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

.