<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Fútbol | PUBLICADO EL 03 julio 2022

Esto dijo Luis Fernando Suárez sobre Qatar, la Selección Colombia y Nacional

El técnico Luis Fernando Suárez habló sobre Costa Rica, la Selección Colombia y el título de Nacional.

  • La satisfacción por el deber cumplido, cuando Luis Fernando Suárez logró la clasificación a Qatar sobre Nueva Zelanda. FOTO getty

    La satisfacción por el deber cumplido, cuando Luis Fernando Suárez logró la clasificación a Qatar sobre Nueva Zelanda.

    FOTO getty

  • La satisfacción por el deber cumplido, cuando Luis Fernando Suárez logró la clasificación a Qatar sobre Nueva Zelanda. FOTO getty

    La satisfacción por el deber cumplido, cuando Luis Fernando Suárez logró la clasificación a Qatar sobre Nueva Zelanda.

    FOTO getty

El técnico antioqueño Luis Fernando Suárez, quien clasificó a Costa Rica para el Mundial de Qatar después de superar en el repechaje a Nueva Zelanda ya está totalmente enfocado en lo que será su participación en el magno evento.

El estratega sabe que estar ubicado en el llamado “grupo de la muerte”, al lado de dos campeones del mundo como España y Alemania, y un Japón que viene progresando en su fútbol, no será una situación nada fácil de sortear.

Sin embargo, este desafío no lo asusta. Por el contrario, lo motiva. A esto se suma que contará con el apoyo de los colombianos debido a ser el único representante, en lo deportivo, que intentará poner el nombre en alto del país con su gestión en este campeonato.

Con su clasificación se convirtió en el segundo entrenador nacional con más mundiales dirigidos, junto con Hernán Darío “Bolillo” Gómez.

Suárez llegó a su tercera cita mundialistal luego de haber estado sentado en el banquillo de seleccionados como los de Ecuador, en 2006, y en el de Honduras, en 2014. Ahora, el antioqueño repite en la máxima cita con la selección costarricense, en un reto y un objetivo que para él se había convertido en una obsesión.

El técnico dialogó con EL COLOMBIANO sobre sus planes, la preparación de cara al Mundial y también se refirió al nuevo técnico de la Selección Colombia, Néstor Lorenzo. Tampoco dejó pasar la oportunidad para hablar del título de Atlético Nacional, equipo con el que también fue campeón como técnico en 1999.

El repechaje quedó atrás, ahora lo que sigue es el Mundial...

“Sí, hoy soy consciente de lo que nos estamos jugando, lo que significa la representación de un país en un Mundial que será muy particular porque se hace en una fecha totalmente distinta a lo acostumbrado (del 21 de noviembre al 18 de diciembre). Además, en un país exótico, pero con la exigencia que se debe tener cuando se representa y se es seleccionado para defender una nación. La responsabilidad y el compromiso son grandes, la presión inmensa. Hay que prepararse muy bien y ser muy conscientes de que cuando lleguemos tenemos que tener todo claro para afrontar esos primeros tres partidos de nuestro grupo”.

¿Cómo fue la experiencia en Qatar durante el repechaje?

“No tenemos queja ni del hotel, ni de la cancha, ni el estadio, todo en perfectas condiciones. El único problema fue el cambio de horario, que en determinado momento se dificultó. Lo obviamos de alguna manera entrenando muy tarde siempre. Incluso, dejábamos descansar al grupo hasta muy entradas las horas de la mañana. Eso fue lo único, pero cuando se dio el partido, que fue a las 9 de la noche, hora de Qatar, era el mediodía en Costa Rica así que estábamos totalmente despiertos. No tuvimos problema en ningún sentido. En el Mundial tendremos todas las condiciones para no tener inconvenientes”.

¿Desde cuándo piensan estar en Qatar para el inicio del Mundial?

“En Costa Rica están pensando terminar la Liga a principios de noviembre, tipo el día 5, y nosotros queremos viajar inmediatamente, en un principio a Europa donde tenemos dos opciones, una Turquía y otra Francia. Allí haremos un campamento y nos iremos acomodando con la posibilidad de algunos partidos amistosos. Ya más o menos el 17 de noviembre estaremos viajando a Qatar, porque el primer partido será el 23 contra España”.

¿Cómo afrontar el grupo más complicado del Mundial con dos campeones del mundo y Japón?

“Estoy en el proceso de estudio. Soy consciente de la dificultad que presentan esas selecciones. Ya es fácil hablar de España y Alemania por todo lo que han hecho en su historia. También hay que hacer un reconocimiento a Japón por sus progresos. Van a ser tres rivales muy difíciles. Mi obligación es que cada uno de los jugadores de Costa Rica sepa a qué equipos se va a enfrentar, contra qué jugadores, qué individualidades tienen, cuáles son sus fortalezas colectivas y también sus debilidades. Vamos a hacer la forma de que cada uno de ellos se enteren de eso, incluso antes de empezar a entrenar. Esa es nuestra obligación, debemos jugar esos tres partidos primero en la mente”.

¿Con qué actuación quedaría satisfecho?

“El compromiso es muy alto, no solamente por lo que vamos a enfrentar sino porque en Costa Rica la gente está esperando algo parecido, o mejor, a lo que hizo Jorge Luis (Pinto) que puso una vara muy alta en Brasil 2014 (cuartos de final)”.

Usted no solo va a tener a Costa Rica haciendo fuerza sino también a Colombia que no clasificó al Mundial...

“Eso es lindo y ahí es de donde más fortalezas saco, porque si hay algo que me mueve a hacer las cosas correctamente es todo lo que he recibido de los colombianos. Ha sido espectacular y especial. Tengo que agradecer, primero a los costarricenses porque de verdad que han sido un apoyo incondicional, pero lo de Colombia es muy especial porque casi todos vieron el partido del repechaje y sufrieron con nosotros y eso me ha dado muchas más fuerzas para buscar hacer las cosas bien”.

Los colombianos en Brasil también acompañaron a Pinto en esa excelente campaña...

“Eso genera mayor presión todavía, pero no importa, vale la pena hacerlo por ellos”.

¿Cómo analiza la llegada de Néstor Lorenzo a la Selección Colombia?

“Espero lo mejor, que haya un trabajo bien hecho por parte de él y todos nosotros los técnicos colombianos. Uno no puede pensar en que Néstor Lorenzo va a llegar y cambiar todo de la noche a la mañana. La idea es que nosotros tengamos un pensamiento y un acompañamiento constructivos, donde cada uno ponga de su parte para que la situación mejore. En ese sentido, tenemos que estar metidos todos los futbolistas, entrenadores, dirigentes y la prensa, que también deben tirar para adelante. Le deseo todo lo mejor al profesor Lorenzo. Ojalá que las cosas para él caminen bien y tenga una buena fortuna”.

¿Cree usted que tiene ventaja él porque ya conoce al jugador colombiano?

“El que lo conozca me parece que es bueno, esa es una de las necesidades y obligaciones del entrenador, sobre todo, si es extranjero. En ese sentido, es una ventaja para él saber cómo piensa el colombiano, es un buen paso adelante. Lo que yo noto es que los jugadores que han trabajado con él le copian y eso también es importante e interesante”.

¿Por qué usted no ha podido dirigir la Selección Colombia?

“Seguramente he estado ocupado en otras cosas y después, las posibilidades que han dejado los otros técnicos han sido mínimas para uno, porque por ejemplo, Pekerman hizo ocho años espectaculares y en ese tiempo no se podía pensar en algo diferente. Son circunstancias del fútbol que hay que saber asimilar y muy normales dentro de este deporte”.

¿En algún momento se podrá dar que usted dirija a Colombia o ya lo ve lejano?

“Yo creo que ya no. Es una situación en la que la posibilidad es más probable que sea negativa que positiva. Lo que creo es que uno no tiene que estar pensando mucho en esa situación como un objetivo a cumplir ya. Si en determinado momento surge alguna posibilidad se analizará si es la mejor opción. Lo único que uno debe hacer es no pensar esto como una obsesión, si no mirar cuáles son las ventajas y desventajas que tiene y tomar la mejor decisión”.

Usted siempre ha estado vinculado a Nacional, ¿cuál es el sentimiento de verlo campeón con “El Arriero”?

“Me alegró por él y obviamente por el club. Hernán se lo merecía, ha trabajado toda la vida, empezó en Nacional, lo entregó todo. Luego cuando regresó a las divisiones menores hizo una labor callada y de una manera correcta. Ahora, cuando le toca esto de asumir como encargado, fue muy inteligente al asociar, no solamente la parte futbolística con buenos resultados, sino también la parte emocional con la representatividad y el sentido de pertenencia de un club. Eso hace un técnico completo, que maneja estrategias en determinado momento, que sabe que tiene jugadores con capacidad, pero que cuando no se pone al servicio del equipo no sirve. Herrera ha hecho la sinergia que debe tener un grupo para convertirse en equipo”.

Además armó familia y está rodeado de un excelente grupo de trabajo...

“Hay que tener en cuenta que el fútbol no es solamente una propuesta y una estrategia y aplicarla, sino que es también un estado emocional y convertir deseos individuales en colectivos y me parece que eso es lo que se ha conseguido con esta etapa de Herrera y el cuerpo técnico que tiene en Nacional”.

A esto se le suma el respaldo que tiene de los jugadores de Nacional...

“Hernán se lo ganó a pulso desde que empezó y él sabía que siempre había una Espada de Damocles, una amenaza persistente ahí, y que tenía que estar consiguiendo muy buenos resultados para sostenerse en el cargo. Ahora, esa situación debe cambiar y a él lo deben mirar en Nacional desde otro punto de vista y ojalá sea así”.

¿Cuál debe ser el papel del técnico, motivador o táctico y estratega?

“Todas estas cosas deben funcionar igual, uno no puede obviar alguna. No todo se puede hacer apunta de emotividad, pero tampoco todo con táctica y estrategia. No se puede hacer de robots buenos jugadores y a veces eso es lo que se cree hay que hacer, robotizar el fútbol. Hacer determinados movimientos y con eso ya quedarse tranquilos. Me parece que no debe ser así. Hay que ponerle la parte emotiva, las ganas, el sentido de pertenencia, que todos tiren para el mismo lado y los egos se queden afuera, pero si nos quedamos solo con esa parte y no jugamos a nada, tampoco conseguimos algo”.

¿Cómo hizo para convencer a los jugadores en Costa Rica?

“A veces uno como técnico se equivoca porque cree que debe adoctrinar y uno lo que tiene es que convencer con el trabajo y buena disposición y después entender al jugador. No creo que uno sea el generador de algo. Lógico que si se está liderando algo, hay que manejar determinadas situaciones, señalar un camino, pero si eso no está arropado por el grupo no se consigue nada. Lo más importante es que los jugadores se adueñen del objetivo y del camino y también propongan. Esa siempre ha sido mi labor y es una de las cosas que siempre he considerado vital. El sentido de que el futbolista se crea dueño de la consecución de un objetivo lo hace realizar dobles esfuerzos para conseguirlo, porque no hace cosas para el técnico sino con el técnico. Esa fue la clave para conseguir la clasificación al Mundial de Qatar”.

¿A qué otras situaciones hay que ponerles cuidado en el Mundial?

“Los equipos estamos en una burbuja, todo el mundo habla de los cambios culturales que existen y que seguramente habrá un choque de culturas grande cuando vaya un montón de gente occidental a Qatar. Nosotros estaremos en hoteles en los que prácticamente estaremos solos. Así que me parece que va a ser muy similar a cualquier otro Mundial. La única diferencia es que en los anteriores uno tenía que viajar en avión 3 o 4 horas de una ciudad a otra. En Qatar el estadio más lejano queda a 30 minutos por tierra, eso va a ser lo especial. Es como jugar un Mundial en una sola ciudad, no en un país, una situación extraña”.

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.

.