<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Fútbol | PUBLICADO EL 01 agosto 2022

Eurocopa Femenina: Inglaterra, campeona en una final con cifra récord de asistencia

Así como sucedió en la Copa América femenina, en la Eurocopa también se evidenció un buen nivel y se tuvo presencia masiva de público.

  • Inglaterra salió campeona de la Eurocopa, la cual quedará en la memoria no solo por el buen nivel durante el torneo sino también por su gran presencia de público en los estadios. FOTO: EFE
    Inglaterra salió campeona de la Eurocopa, la cual quedará en la memoria no solo por el buen nivel durante el torneo sino también por su gran presencia de público en los estadios. FOTO: EFE
  • Inglaterra salió campeona de la Eurocopa, la cual quedará en la memoria no solo por el buen nivel durante el torneo sino también por su gran presencia de público en los estadios. FOTO: EFE
    Inglaterra salió campeona de la Eurocopa, la cual quedará en la memoria no solo por el buen nivel durante el torneo sino también por su gran presencia de público en los estadios. FOTO: EFE
AFP

Dura, disputada, táctica, la final de la Eurocopa de fútbol que ofreció a Inglaterra su primer título femenino, contra Alemania (2-1 en la prórroga), este domingo en Wembley, delante de una afluencia récord, fue el apoteosis de una competición que demostró los progresos espectaculares del fútbol femenino los últimos años.

Inglaterra puso fin a una larga espera, desde el Mundial de 1966 ganado por los hombres: “Football’s coming home” (El fútbol vuelve a casa), el himno oficioso de las selecciones nacionales inglesas puede al fin sonar con un aire que no resulte irónico.

Ante más de 87.000 espectadores, un récord en la Eurocopa, masculina y femenina, Chloe Kelly dio el gol de la victoria a las ‘Leonas’ en el minuto 111. En el tiempo reglamentario Lina Magull (79) había respondido a Ella Toone (62).

Al infligir a las alemanas su primera derrota en una final de la Eurocopa, después de que conquistaran 8 de 13 ediciones, las inglesas se ganaron el corazón de un país rendido a sus pies a lo largo del torneo.

“No logro parar de llorar. Lo hablábamos, lo hablábamos y ahora lo hemos hecho. Lo importante era hacerlo sobre el terreno de juego (...) Lo que dejará el torneo será sobre todo un cambio en la sociedad”, dijo Leah Williamson, defensora y capitana de Inglaterra al micrófono de la BBC.

Tres años después de un Mundial-2019 en Francia que ya había dado muestras de la trayectoria ascendente del fútbol femenino, y a pesar de la pandemia de covid-19 entre medias, la Eurocopa inglesa finalizó con un éxito indiscutible.

Un éxito popular en primer lugar, como demuestran los 87.192 espectadores en las gradas en la final, mucho más que el precedente récord para un partido de la Eurocopa masculina, 79.115, para la final de la edición de 1964 entre la anfitriona España y la URSS (2-1).

Mala suerte de Alexandra Popp

La afluencia total de esta Eurocopa, con 574.875 espectadores presentes en los estadios, pulverizó también la mejor marca para la competición continental femenina, realizada 5 años atrás en Países Bajos con 247.041 espectadores.

“Las cifras son extraordinarias, pero la mayor sorpresa, para mí, son los que están sorprendidos porque el fútbol femenino esté a tal nivel”, afirmó el presidente de la UEFA Aleksander Ceferin durante un foro en Londres.

“Vuestro éxito va mucho más allá del trofeo que tan merecidamente habéis ganado”, dijo la monarca Isabel II en un comunicado. “Todas ustedes dieron un ejemplo que será una inspiración para las niñas y mujeres de hoy, y para las futuras generaciones”, añadió la monarca.

Las cifras son vitales para ayudar al desarrollo pero el nivel de juego está también en neta progresión, a nivel técnico, táctico y físico.

La final fue un claro ejemplo de ello con una batalla competida entre los dos mejores equipos del torneo.

Alemania podrá lamentar haberse visto privada desde las semifinales de su extremo Klara Bühl, positivo en covid, y, unos minutos antes del inicio, de su capitana y máxima goleadora Alexandra Popp, por “problemas musculares” durante el calentamiento.

“Les dije que podíamos estar orgullosas, eso no bastó pero lo dimos todo hasta el final”, estimó la seleccionadora alemana Martina Voss-Tecklenburg.

Un gol histórico

Hubo que esperar a que los dos entrenadores movieran los banquillos para que el partido tomara velocidad de crucero.

Luego de un pase de Georgia Stanway, que había estado cerca de una segunda amarilla en el primer tiempo, Ella Toone se presentó sola ante la arquera alemana a la que superó picando el balón con una gran sangre fría, seis minutos después de su entrada en juego (62).

Las inglesas se echaron demasiado atrás y lo pagaron caro.

Lina Magull, que había encontrado el poste en el minuto 66, terminó por igualar en el 79.

“Llegué a la selección en 2015 y alcanzamos algunas semifinales. Pero este grupo es extraordinario, con todas estas jugadoras que salen del banco para ayudarnos, eso resume bien este equipo”, declaró la centrocampista inglesa Fran Kirby.

Ya en la prórroga, el gol de Chloe Kelly, a la salida de un córner (2-1, 111), no permanecerá en el recuerdo por su belleza, pero pasa por derecho propio a la historia del fútbol inglés.

Si quiere más información:

.