<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Fútbol | PUBLICADO EL 25 agosto 2020

Fútbol “made in China”

  • Quintero llegará al Shenzhen, en el que milita también Hárold Preciado, y que además tiene al noruego Ole Selnaes, al camerunés John Mary y al suizo Blerim Dzemaili entre los extranjeros. FOTO efe
    Quintero llegará al Shenzhen, en el que milita también Hárold Preciado, y que además tiene al noruego Ole Selnaes, al camerunés John Mary y al suizo Blerim Dzemaili entre los extranjeros. FOTO efe
  • Quintero llegará al Shenzhen, en el que milita también Hárold Preciado, y que además tiene al noruego Ole Selnaes, al camerunés John Mary y al suizo Blerim Dzemaili entre los extranjeros. FOTO efe
    Quintero llegará al Shenzhen, en el que milita también Hárold Preciado, y que además tiene al noruego Ole Selnaes, al camerunés John Mary y al suizo Blerim Dzemaili entre los extranjeros. FOTO efe

Este es el panorama de la Liga que encontrará Juan Fernando Quintero. Un torneo que sigue en desarrollo.

Con la llegada de Juan Fernando Quintero al fútbol chino surgen nuevamente los interrogantes sobre la competitividad de esa liga y su poder económico que, en la mayoría de los casos, prima sobre la figuración de los jugadores. Pero, ¿cuál ha sido el proceso de crecimiento de ese país para que hoy se pelee a las principales estrellas del fútbol mundial?

En la década de los 90, cuando se mencionaba a China como potencia deportiva, se pensaba en pesas, gimnasia, atletismo, artes marciales y tenis de mesa. El fútbol estaba relegado a puestos secundarios, con asistencias, en promedio, de 10 aficionados por partido. Claramente la atención de los hinchas no era la misma que despertaba en un vecino como Japón que, gracias a la serie animada de los “Supercampeones”, que recorrió todo el mundo, le dio un gran impulso a esta disciplina.

Sin embargo, como lo dice el empresario español Marc Salicrú, los chinos quieren ser potencia en todo y después de que asistieron por primera y única vez en su historia al Mundial de Corea y Japón 2002, las cosas cambiaron.

Antes, el sistema de gobierno era poco flexible. En 1994 se celebró la primera temporada de la Jia A, como bautizaron el torneo, que permitió la participación de clubes pertenecientes a empresas del Gobierno y vinculadas a estamentos como el ejército o la policía.

Fue solo después del Mundial de Corea y Japón que se flexibilizó la postura y de esa manera lograrían una mayor estabilidad en la Liga. La Federación modificó el campeonato, y en 2004 cambió su nombre a Superliga China. El nuevo torneo obligaba a sus participantes a cumplir una serie de requisitos económicos.

“En ese momento aparecieron las grandes empresas que ya invertían en importantes equipos de Europa y ahora sus esfuerzos se centraban en el crecimiento de la liga local: Grupo Dalian Wanda, Alibaba, Suning, Van Hao Sports, entre otras compañías que, con el apoyo del Gobierno, construyeron verdaderos emporios que hoy en día les permite realizar suculentas ofertas a los mejores jugadores del mundo”, explica Salicrú.

Empezaron a llegar jugadores y técnicos de renombre: Didier Drogba, Nicolas Anelka, Marcelo Lippi, Luiz Felipe Scolari, Fabio Cannavaro, Sven Goran Eriksson, Gervinho, Lucas Barrios, Eidur Gudjohnsen, Demba Ba, Paulinho, Tim Cahill, Marcelo M. Martins, Asamoah Gyan, Jackson Martínez, además de Carlos Tévez.

Hoy no quieren que a la Liga la consideren como un lugar para que los jugadores vayan en el ocaso de sus carreras y por eso se han enfocado en estrellas jóvenes, como el brasileño Óscar, quien con 25 años y un gran presente en el Chelsea de Inglaterra, fue transferido al Shanghai SIPG por 71 millones de dólares.

Ricardo “El Gato” Pérez fue el primer colombiano que actuó en el fútbol de ese país, en 1999 en el Sichuan Guancheng, y manifiesta que sí es una Liga competitiva, pero que tiene pocos escenarios para probarse. “Además del Mundial de Clubes, los equipos de China no participan en torneos de gran reconocimiento y por eso es difícil que sean reconocidos”.

Pérez agrega que tiene conocimiento de que ese país lanzó un plan para ser potencia en 2050 y que cuando se proponen algo lo consiguen. “Difícilmente encontré compañeros tan disciplinados en mi carrera como los que me tocó en ese país. Es una liga relativamente nueva y con el dinero que tiene nada raro que en unos años veamos a China como protagonista en las copas asiáticas y los mundiales”.

Juan Fernando Quintero se suma a Giovanni Moreno y Hárold Preciado como los tres colombianos que hacen Patria en la Superliga China .

16
equipos son los que conforman la Superliga China. Guangzhou, actual campeón.
24
mil espectadores es el promedio actual de asistencia a los estadios chinos.

Contexto de la Noticia

el 17% son extranjeros

El portal Transfermarkt afirma que en la actualidad hay 88 jugadores extranjeros (17% del total) en la Superliga China. Los clubes de ese país con mayor número de jugadores internacionales son el Shenzhen FC, el Beijing Sinobo Guoan y el Shanghai Shenhua, los tres con 5 futbolistas foráneos, seguidos por Shandong Luneng, Guangzhou R&F, Jiangsu Suning, Qingdao Huanghai, y el Guangzhou Evergrande, con 4.

20 cafeteros con quintero

Con Juan Fernando Quintero son 20 los futbolistas colombianos que han actuado en el fútbol de China: Ricardo Pérez, Arley Palacios, Hamilton Ricard, Martín García, Ricardo Steer, Duvier Riascos, Yovanny Arrechea, Giovanni Moreno, Luis

Carlos Cabezas, Carmelo Valencia, Luis Carlos Ruiz, Juan Gilberto Nuñez, Jair Reinoso, Wilmar Jordán, Fredy Guarín, Jackson Martínez, Fredy Montero, Jhon Valoy y Roger Martínez.

mayor valor que colombia

La Superliga China está avaluada en US$418 millones, casi el doble que la Liga colombiana: US$291 millones. Mientras que el Junior es el equipo más costoso del país: US$27 millones, el de mayor valor en China es el Shanghai SIPG: US$57 millones, casi tres veces el costo del elenco tiburón. Mientras que el jugador con la cotización más alta es el español Yannick Carrasco (US$25 millones), en Colombia es Miguel Borja (US$3,7 millones).

aprobaron tope salarial

La Asociación China de Fútbol (CFA) reveló nuevas reglas que restringen a un máximo de 3 millones de euros (3,3 millones de dólares), después de impuestos, el salario para jugadores foraneos, una medida que cuenta con el apoyo de los clubes.

Este tope salarial tiene como objetivo evitar que los equipos chinos gasten demasiado dinero, y de esa manera puedan tener una liga autosostenible y así mismo darle valor a los futbolistas locales.

El Crecimiento es una orden

El presidente chino y jefe del gobernante Partido Comunista, Xi Jinping, pidió que se convierta a China en una superpotencia futbolística. En la actualidad, el seleccionado nacional está ubicado en el puesto 76 de la Fifa, entre países mucho más pequeños y pobres como Bolivia y Uganda. Mientras que la Liga tampoco tiene buena figuración en el mundo (30). En ese aspecto sí la supera la liga colombiana, que es 5a. en 2020.

OPINIóN Es una liga competitiva y en evolución

Hamilton Ricard
Exjugador que estuvo en China
“Cuando yo estuve en ese país en el 2008 ya se percibía una afición importante por el fútbol. Allá los jugadores profesionales únicamente piensan en jugar, dormir, alimentarse bien y dar todo en la cancha. No es un fútbol fácil como muchos piensan”.
Martín García
Exfutbolista que actuó en China
“El extranjero vive allí una situación de contrastes, porque te tratan muy bien, pero esperan mucho de él en la cancha y cuesta adaptarse a la cultura. En lo deportivo y económico me parece que ese país está por encima de otros que se dicen grandes”.
Duvier Riascos
Delantero que pasó por China
“Es difícil porque estando allá muy pocos te siguen, pero ahora que hay un boom económico creo que la gente la está mirando más y en la medida que lleguen mejores jugadores ganará relevancia. Obvio que aún está lejos del nivel europeo”.
.