<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Hace 21 años, Sir Alex Ferguson le rompió la ceja a David Beckham con un botín: todo lo que desencadenó el hecho

Ocurrió el 15 de febrero de 2003, después de la derrota 0-2 ante Arsenal por la FA Cup

  • David Beckham abandonó Manchester United ese mismo año, a cambio de los 25 millones de euros que pagó Real Madrid. FOTO @EPLBible
    David Beckham abandonó Manchester United ese mismo año, a cambio de los 25 millones de euros que pagó Real Madrid. FOTO @EPLBible
15 de febrero de 2024
bookmark

En uno de esos sucesos que cambian la historia del fútbol, hace 21 años, el director técnico del Manchester United, Sir Alex Ferguson, rompió la ceja de David Beckham después de la derrota 0-2 ante Arsenal por la FA Cup.

El Arsenal, junto a Manchester United, eran los dos grandes equipos que competían en Inglaterra en esa época. Por eso los duelos ante los ‘Gunners’ tomaron una importancia extra.

En el camerino de Old Trafford, después del encuentro, Ferguson entró furioso lanzando agresiones verbales, como era habitual en el escocés. En medio de su discurso, pateó uno de los botines que estaban en el piso, con tan mala fortuna que este golpeó la cara de la máxima figura del equipo, David Beckham.

El impacto rompió la ceja del inglés, y fue necesaria la intervención del capitán Roy Keane, y de Ruud Van Nistelrooy, quienes se ubicaron en medio del conflicto y les separaron para que no pasara a mayores.

Así lo contó Diego Forlán, uruguayo que integraba el plantel en ese momento. “Ferguson no estaba contento porque Robert Pires había hecho un break por la izquierda, Gary Neville fue atrapado demasiado adelante y Beckham no cubrió”.

Después describió los hechos en camerino: “en el vestuario, Ferguson y Beckham empezaron a insultarse. Cada insulto era peor que el anterior y ambos hombres querían tener la última palabra, entonces Ferguson se fue y parecía que la discusión había terminado, pero luego Beckham dijo algo más”.

El delantero uruguayo no mencionó las palabras de Beckham, pero siguió con la historia: “Ferguson se dio vuelta y vio una bota tirada en el suelo y la pateó hacia Beckham. Un perno lo golpeó en la ceja y lo cortaron. Todos vimos la sangre y pensamos ‘no, eso no sucedió’ pero en un momento ambos hombres se estaban preparando para pelear. Fue entonces cuando Roy Keane y Van Nistelrooy intervinieron para separarlos”.

En su autobiografía, Ferguson describió el hecho. “David maldijo. Me acerqué a él y, al acercarme, pateé una bota. Lo golpeó justo encima del ojo, por supuesto que se levantó para atacarme y los jugadores lo detuvieron”.

Días después del hecho, Beckham declaró que “No tengo resentimientos por lo de la patada en la cara. Fue olvidado enseguida, dentro del club y dentro del equipo. Había otras personas que seguían especulando y hablando de ello, pero, conmigo y con el jefe, se había olvidado al día siguiente”.

Años después, al cuestionarle el hecho, Ryan Giggs, emblema de los ‘red devils’, mencionó que “En realidad, Beckham discutía cada dos semanas y era hora de que ambas partes siguieran adelante”.

Y así fue. A pesar de las palabras públicas, Beckham y Ferguson nunca pudieron zanjar sus diferencias. El entrenador sugirió más tarde que decidió expulsar a Beckham del club porque su estilo de vida en el mundo del espectáculo estaba ensombreciéndolo.

Cabe recordar que en ese momento el internacional inglés era el centro de atención del mundo debido a su relación con Victoria Adams, quien después se convertiría en su esposa. Al escocés no le agradaba porque la fama estaba afectando su nivel en el campo de juego.

Ferguson dijo que el incidente fue “uno de esos extraños actos de la naturaleza que suceden y luego terminan. Fue un fenómeno extraño, nunca volverá a suceder”.

El incidente, sumado a las sensaciones que tenía el entrenador desde tiempo atrás, hicieron que todo se rompiera. David Beckham abandonó el club para unirse al Real Madrid a cambio de 25 millones de euros.

Fue un movimiento sin precedentes debido al impacto económico y de marketing, que resignificó la manera como se hacía los fichajes en el fútbol. No había que pensar solo en el nivel futbolístico, y se empezó a considerar el impacto publicitario de los jugadores.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD